martes, 12 de septiembre de 2017

CAMINO REAL DEL NORTE - ETAPA II - EL TANQUE - ICOD DE LOS VINOS (Por La Vega)


CAMINO REAL DEL NORTE - ETAPA II
EL TANQUE - ICOD DE LOS VINOS
Opción 2 - Por La Vega


FICHA TÉCNICA


TÉRMINO MUNICIPAL: El Tanque, Garachico e Icod de los Vinos.
COMO LLEGAR: La autopista TF-5 termina en una rotonda en la entrada del municipio de El Tanque Alto; ese punto conecta con la carretera TF-82 que en un momento determinado tiene una bifurcación con la TF-421 que nos llevará directamente al núcleo urbano de El Tanque Bajo.
COMIENZO: Iglesia de San Antonio de Padua en el casco histórico del municipio de El Tanque.
FINAL: Iglesia de San Marcos, en el casco histórico de Icod de los Vinos.
DIFICULTAD: Media.
DURACIÓN: Indeterminada.
LONGITUD: 11,8 Km.
PROVISIÓN DE AGUA: Núcleo urbano de El Tanque Bajo; Lavaderos en el Camino al Agua Blanca; Casco urbano de Garachico; Núcleo urbano de San Juan del Reparo; Caserío de La Vega; Fuente Madre del Agua; Naciente Viñátigo; Núcleo urbano de Icod de los Vinos.
LUGARES DE INTERÉS: Iglesia de San Antonio de Padua y casco histórico del Tanque Bajo; Iglesia de San Pedro de Daute; Iglesia de Santa Ana y casco histórico de Garachico; Iglesia de San Juan Bautista; Parroquia de San Bernabé Apóstol; Ermita de San Bernabé; Caserío de Ruiblás; Fuente Madre del Agua; Casa Boquín; Naciente Viñátigo; Torreón de la Pólvora; Plaza de la Constitución; Iglesia de San Marcos; Plaza de la Pila y casco histórico de Icod de los Vinos.
VENTAJAS: Trayecto histórico por el Camino Real del Norte, que unido al Camino Real del Sur circundaba la totalidad de la Isla.
INCONVENIENTES: No hay ningún tipo de señalización del camino.
PELIGROSIDAD: Ninguna.
TIPO DE RUTA: Senderismo.

CARTOGRAFÍA:


DESCRIPCIÓN:

Este trayecto corresponde a la variante que discurre por La Vega y que une el Tanque Bajo con Icod de los Vinos, según el mismo recorrido que en la ETAPA II - OPCIÓN 1.

Casco histórico de El Tanque Bajo.

Camino empedrado hacia Garachico.

Núcleo urbano de Garachico.

Saliendo del núcleo urbano de Garachico.

Iglesia de San Juan Bautista.

Después de subir desde Garachico hasta San Juan del Reparo y estando en la Iglesia de San Juan Bautista, iniciaremos el ascenso por la Calle la Rosa que transcurre con firme asfaltado y fuerte desnivel, entre la parte trasera de la Iglesia, donde hay una ilustración de San Juan Degollado y las viviendas allí situadas; a los doscientos metros hay una bifurcación a la izquierda que es el Camino de las Vegas por el cual seguiremos rumbo ascendente por una zona agrícola que discurre entre multitud de huertas y fincas de cultivo. 



A los quinientos metros aproximadamente la calle llanea un tramo por la zona conocida como Morbeque y Casa Bonita cruzando bajo un puente la autopista TF-5; después continúa de nuevo ascendiendo, esta vez seguiremos el recorrido con menos desnivel y siempre bordeado por los muros de piedra seca que son delimitadores de la infinidad de propiedades agrícolas donde hay alguna que otra edificación ocasional. 

Camino de Las Vegas.

Más adelante nos toparemos con el Camino Lomo León que cruza nuestro andar perpendicularmente y sigue en fuerte ascenso hacia la carretera; de frente vemos como sigue el Camino de las Vegas con firme de tierra, que avanza entre frondosa vegetación mayoritariamente formada de Helecheras (Pteridium aquilinum) y Vinagreras (Rumex lunaria), que se dirige hacia un bosque de Brezos (Erica arborea) que bordea luego todo el recorrido que discurre por el Lomo Alto y el Risco de la Cintura. 

Pista cementada por Lomo Alto en dirección a Las Vegas.

En unos quinientos metros estaremos cruzándonos con el Camino del Natero que viene desde la zona agrícola de Los Almendreros, aparece con firme cementado y termina justo en este punto donde estamos; en pocos metros aparece también por nuestra izquierda el Camino del Drago que viene desde el Caserío de Genovés y que continúa ascendiendo gradualmente con firme cementado por la zona conocida como La Madelfa, caminaremos por el mismo hasta llegar unos cuatrocientos metros después, a la carretera TF-373. 


Núcleo urbano de La Vega.

Accedemos a la vía por una rampa ascendente y enseguida vemos una señal informativa que nos da la bienvenida al Caserío de la Vega, junto al mojón de la carretera que señala el punto kilométrico 5, caminamos ya dentro del límite jurisdiccional del municipio de Icod de los Vinos; en la primera curva nos encontramos un Calvario y una pequeña zona de descanso en un apartadero de la carretera con una panorámica inmejorable de la costa de Icod de los Vinos y de la totalidad del valle que rodea el municipio, incluido el Teide (3718 m.). Continuamos por la calzada llaneando sin desviarnos en ningún cruce, entre los muros de piedra seca que delimitan las numerosas huertas de esta zona agrícola y las viviendas que bordean la calle, que son todas de una sola planta y muchas de ellas edificadas al más puro estilo arquitectónico canario. 
En unos instantes estaremos en la Parroquia de San Bernabé Apóstol, que se alza sobre una plaza panorámica con vistas al caserío, tiene una esplendorosa torre campanario, adosada a un templo de una sola nave datado en el siglo XX.


La calle continúa su curso entre algunas viviendas más señoriales, pero que conservan aún el sabor de antaño; mas adelante iremos solamente entre huertas de cultivo por un tramo de carretera sin casas y avanzando por un pasillo terroso que discurre por un costado de la misma y que más adelante enlaza con un paseo acerado que tiene unos bancos para poder descansar si lo quisiéramos. A continuación veremos una vieja Cruz de madera a un lado de la carretera y al otro lado la Ermita de San Bernabé, en cuyo exterior crece una vistosa Palmera Canaria (Phoenix canariensis), un santuario contemporáneo provisto de un pequeño campanario con una balconada y unas escaleras de acceso desde la misma vía.

Ermita de San Bernabé.

A la izquierda de la carretera desciende en línea recta entre unas casas, un tramo asfaltado que desemboca en pocos metros en la misma, evitando una curva muy cerrada; caminamos unos metros hacia la izquierda y veremos, al final de la valla, cómo se adentra una vereda por nuestra derecha entre unos Pencones (Opuntia maxima), que discurre al lado de una canalización, con restos de empedrado oculta por la vegetación y en línea recta, hasta desembocar en la carretera TF-366, cerca del kilómetro 4. 

Restos del viejo camino empedrado, oculto bajo la vegetación.

Enseguida cruzamos la vía y tomamos una estrecha pista asfaltada que desciende bruscamente hacia el Barrio de Las Canales; antes de la bajada hay un camino cementado por el cual iremos, que llanea bordeando el exterior de una casa aislada, continuando luego junto a un muro de piedra seca y paralelo a la carretera pero a un nivel inferior de la misma. 



Más adelante, ya dentro del Paisaje Protegido de Acantilados de la Culata, desciende bruscamente junto al borde exterior de una vivienda, para llegar y dejar atrás una construcción perteneciente a un tramo subterráneo de la autopista TF-5; a partir de aquí iniciamos un sendero bastante perdido bajo la frondosa vegetación, que desemboca más adelante en el Camino de Boquín, donde están las primeras casas del Caserío de Ruy Blas. 


Fuente Madre del Agua.

Continuamos entre las mismas por firme cementado donde podremos observar algunos restos del viejo empedrado, hasta cruzarnos con la Calle Madre del Agua, por la que nos desviaremos unos instantes para visitar la Fuente Madre del Agua, un manantial natural donde fluye continuamente el agua, que es canalizada después de llenar unos viejos lavaderos y una fuente con varios chorros del preciado líquido. 

Lavaderos Fuente Madre del Agua.

Continuamos descendiendo entre las casas, de las cuales algunas evidencian su estado de abandono, luego bordeamos los muretes de piedra seca de numerosas huertas de cultivo, terminando el firme cementado cuando lleguemos a un estanque y unos garajes. Comienza aquí un paso estrecho con firme escalonado bajo un frondoso Palmeral (Phoenix canariensis), que enseguida se convierte en una vereda muy irregular que zigzaguea junto al exterior de una vieja casa aislada y que da paso a una bajada muy pendiente y resbaladiza que discurre junto a una canalización de agua en desuso. 

Casa Boquín.

Camino Boquín.

Al terminar dicha rampa llegaremos a la Casa Boquín, una vivienda de arquitectura típica canaria, recientemente restaurada por su propietario que es el Cabildo Insular de Tenerife y pendiente de su puesta en valor por dicha institución. Hay otra casa anexa con un mirador exterior hacia el municipio de Icod de los Vinos, que nos ofrece una bella estampa del entorno que consta de múltiples huertas de cultivo y varias casas más que forman un conjunto.


El camino continúa en descenso, con firme empedrado, escalonado y en todo momento protegido por un pasamano de madera, que desciende en continuo zigzag bajo un frondoso palmeral de Palmeras Canarias (Phoenix canariensis). 

Mirador.


Seguimos la señal de Camino Real, ya que hay algunos pasillos anexos por los cuales está prohibido circular; pasaremos luego junto al Naciente Viñátigo, un manantial natural del que fluye algo de agua. Después, el camino avanza con su empedrado original bordeando huertas de cultivo anexas, entre multitud de Helecheras (Pteridium aquilinum) y un frondoso Cañaveral (Arundo donax), con vistas permanentes del Valle de Icod y el núcleo urbano de la ciudad. 

Naciente Viñátigo.

Llegaremos a una pista de tierra que es el acceso a varias casas que vimos desde el mirador anterior, la dejamos atrás y continuamos en descenso sobre un empedrado restaurado que da paso al camino original que sigue en descenso, bordeando un murete de piedra seca y una valla compuesta de postes de madera y cuerdas; desde este punto tenemos a la vista el Caserío de Las Canales, por donde pasa la primera opción de este tramo del Camino Real del Norte, donde se vislumbra la silueta de la Iglesia Nuestra Señora de las Mercedes. 


Camino Real con empedrado restaurado.

Vistas de Icod de los Vinos.


El camino continúa descendiendo por una loma que se eleva entre el Barranco de Ruy Blas y el de Caforiño, con su firme empedrado original casi intacto, que discurre entre multitud de Inciensos (Artemisia thuscula), Pencones (Opuntia maxima) Vinagreras (Rumex lunaria), Hinojos (Foeniculum vulgare), Verodes (Kleinia neriifolia), Cornicales (Periploca laevigata), etc. y va avanzando con un continuo zigzagueo con vistas permanentes hacia el núcleo urbano de Icod de los Vinos, que a medida que avanzamos se va acercando mas. 

Restos del empedrado original.

Ya casi al final, bordeamos un muro de cemento que pertenece a un estanque de agua y luego iremos junto a varias construcciones hidráulicas y una maraña de tuberías hasta llegar a la altura del Torreón de la Pólvora, una construcción situada en un montículo adyacente, usada en la antigüedad como polvorín que es originaria del siglo XVII.

Torreón de la Pólvora (izq.).

Parque del Drago.

Solo nos queda desembocar en la Calle el Barranco y coger hacia la izquierda, pasando de largo el acceso al Parque del Drago y dirigiéndonos al núcleo principal del municipio que se extiende alrededor de la Plaza de la Constitución, un pintoresco espacio donde se encuentra la Casa Museo de los Cáceres y muy cerca de la Iglesia del Patrocinio, lugares de obligada visita cultural; separada por una calle, está la Plaza de la Pila y la Iglesia de San Marcos, lugar ideal para iniciar una visita turística por la ciudad.

Plaza de la Constitución.


© Texto y fotografías de Francisco Fariña


No hay comentarios:

Publicar un comentario