miércoles, 5 de junio de 2019

CIRCULAR DE LAS RAÍCES (PR-TF-25.1)


CIRCULAR DE LAS RAÍCES
(PR-TF-25.1)

FICHA TÉCNICA

TÉRMINO MUNICIPAL: El Rosario.
CÓMO LLEGAR: En el punto kilométrico 10 de la carretera TF-24, hay una bifurcación donde hay un restaurante al borde de la vía, que termina unos trescientos metros después en un espacio vallado donde se inicia la Pista Forestal de los Ovejeros.
COMIENZO: Inicio de la Pista Forestal de los Ovejeros
FINAL: Mismo lugar.
DIFICULTAD: Baja.
DURACIÓN: Indeterminada.
LONGITUD: 5,3 km.
PROVISIÓN DE AGUA: En el restaurante que está al borde de la carretera TF-24 y en el Parque Recreativo de las Raíces.
LUGARES DE INTERÉS: Parque Recreativo de las Raíces; Recorrido íntegro bajo un pinar de Pino Canario (Pinus canariensis).
VENTAJAS: Sendero homologado y señalizado como PR-TF-25.1. Conexiones con el recorrido principal PR-TF-25, con la Circular de las Barreras, SL-TF-301 y con el denominado Lomo del Centeno, SL-TF-299.
INCONVENIENTES: El Parque Recreativo de las Raíces suele estar siempre masificado de visitantes.
PELIGROSIDAD: Nula.
TIPO DE RUTA: Senderismo.


CIRCULAR DE LAS RAÍCES (PR-TF-25.1)



CARTOGRAFÍA:



DESCRIPCIÓN:

Inicio de la ruta.
En la rotonda que hay finalizar el acceso asfaltado a la Pista de los Ovejeros y a la Pista de la Rápida, hay unas señales del sendero homologado PR-TF-25.1 que es el denominado Circular de Las Raíces, que comenzaremos dirección al Campamento de La Esperanza. Empezamos la ruta por una vereda que discurre paralela a la carretera, en suave ascenso bajo un frondoso pinar y unos metros más adelante avanzamos descendiendo hasta observar como por nuestra derecha continúa un evidente sendero que discurre justo en un punto donde hay un ejemplar de Pino Canario (Pinus canariensis) que está breado, esto quiere decir que tiene un hueco donde cabe una persona, fruto de los cortes que se le hacían al tronco para extraer la brea o resina para utilizarla en diversos usos tradicionales.

Pinar de Pino Canario (Pinus canariensis).

Continuamos luego en suave descenso bajo un frondoso pinar que discurre bordeando las laderas de Montaña Chica (1082 m.), donde nacen y crecen bastantes ejemplares de Codesos de Monte (Adenocarpus foliolosus) y Jaguarzos (Cistus monspeliensis); avanzamos después con fuerte desnivel, donde el bosque nos deja entrever entre sus árboles una bonita panorámica de una parte del Valle de Güimar, donde es notoria la imagen de la Montaña del Socorro o Montaña Grande (276 m.), coronando el espacio protegido de la Reserva Natural Especial del Malpaís de Güimar. 



Durante el trayecto es posible ver varios ejemplares de Pino Canario (Pinus canariensis) de gran porte y muchos otros, breados; seguimos por el sendero que va discurriendo sobre el Lomo del Agujero, cruzando la cabecera del Barranco de Maravedís y más adelante, mediante un tramo escalonado con peldaños de madera, pasaremos a bordear el Barranco de las Honduras, un cauce de poca profundidad pero muy evidente, en las inmediaciones del lugar conocido como Las Honduras de Montaña Chica. Paralelo a dicho cauce y después de haberlo dejado atrás, continúa la vereda bajando hasta llegar a una pista asfaltada que es el acceso a la Zona Recreativa de las Raíces.


Barranco de Las Honduras (dcha.)

Rebasada dicha pista, continuaremos por el sendero marcado que empieza con unos escalones de madera y luego continúa unos metros hasta llegar a un amplio llano al borde de otra pista asfaltada que sirve de acceso al Campamento Juvenil de La Esperanza; en este espacio hay un cartel informativo sobre el sendero homologado PR-TF-25 y todas sus variantes, incluida la que estamos realizando. 


Señalización en las cercanías del Campamento de La Esperanza.

Continuamos por una pista forestal en suave ascenso, que también está señalizada, la BC-2.1, la cual se dirige hacia Las Lagunetas y que comparte paso con el PR que estamos haciendo; discurre en suave ascenso paralela a dichas instalaciones, cruzando más adelante el cauce inapreciable del Barranco de las Honduras y llegando poco después a una bifurcación donde hay un poste de madera con varias señales de dirección, entre ellas las referidas a la pista forestal BC-2.1 y el PR-TF-25.1; a nuestra izquierda también veremos señalizado el SL-TF-301.1 que desciende hacia Las Barreras mediante el Camino Maravedí a unirse, después de poco más de un kilómetro, con el sendero principal SL-TF-301, denominado Circular de Las Barreras.



Conexión con el SL-TF-301.1.


Nosotros continuaremos por la pista en un cómodo paseo que transcurre llaneando bajo el pinar, que alberga un sotobosque de Escobones (Chamaecytisus proliferus), Amagantes (Cistus symphytifolius), Jaguarzos (Cistus monspeliensis) y Cerrajones (Sonchus acaulis), lo hacemos sin desviarnos en ninguna bifurcación con otras pistas secundarias y avanzando por el Lomo del Agujero y el Lomo de Maravedís, ambos separados por los cauces casi inapreciables del Barranco de Maravedís y el de Isidoro González. 




Más adelante llegaremos al borde del Barranco de las Pasadillas, donde veremos cómo cruza un camino que se une en la vertiente contraria con el Camino de Bedijo, que a su vez desciende paralelo al cauce de dicho barranco uniéndose más adelante con el SL-TF-299 que se dirige al pueblo de Barranco Hondo. 

Barranco de Las Pasadillas.

Nuestra ruta da un giro brusco a la derecha y continúa en ascenso bordeando el cauce de dicho barranco, discurre entre una población muy numerosa y frondosa de Jaguarzos (Cistus monspeliensis) y avanza por una pista bastante amplia y despejada que termina más adelante en una senda más estrecha y sinuosa que desemboca, solo unos metros después y mediante un remonte escalonado, en el aparcamiento del Parque Recreativo de las Raíces.


Seguimos a la izquierda, haciendo caso de la señalética que nos indica esa dirección, la cual nos marca la continuación de la variante PR-TF-25.1 y al mismo tiempo, ya que comparte paso, el sendero principal PR-TF-25. Bordeando la zona recreativa, nos alejamos de la misma por otra pista forestal, la Pista de las Leñas, que llanea entre un talud rocoso bajo Los Cabecitos, donde crecen infinidad de Bejequillos Canarios (Aeonium spathulatum) y una de las vertientes del Barranco de las Pasadillas, también cubierta de diferentes especies vegetales; avanza llaneando algo sinuosa entre bastante vegetación, donde podemos observar Magarzas (Argyranthemum frutescens), Cardos (Galactites tomentosa), Codesos de Monte (Adenocarpus foliolosus), Escobones (Chamaecytisus proliferus), Corazoncillos (Lotus campylocladus) y un largo etcétera. 

Parque Recreativo de Las Raíces.

Señalética del PR-TF-25.1 y BC-2.1.

Pista de Las Leñas.

Luego va ascendiendo paulatinamente por la zona de Bedijo, donde hay unas viejas edificaciones dentro de una zona agrícola con vistas hacia el horizonte donde es visible la isla de Gran Canaria; continuamos subiendo siempre por la misma pista forestal hasta que nos tropecemos con otra vía donde hay unas señales, a la derecha continúa la BC-2.1 qué es la Pista de las Leñas y a la izquierda avanza el PR-TF-25.1 que es el que nos interesa. 


Unos pocos metros más adelante otro poste con señales nos indica de nuevo varias opciones, de frente continúa el PR-TF-25 que, por el Camino Paso del Muerto sigue su rumbo hacia Las Lagunetas conectando y compartiendo recorrido con el SL-TF-299; a la derecha es el PR-TF25.1, Circular de las Raíces, la variante que nosotros hemos elegido para regresar al punto de inicio de nuestra ruta.





En suave ascenso, continuamos la marcha en un agradable paseo bajo el pinar donde algunos ejemplares de Escobones (Chamaecytisus proliferus) crecen en el sotobosque que está formado de Chagorros (Sideritis canariensis) y Cerrajones (Sonchus acaulis); en unos metros cruzamos la Pista de las Leñas que atraviesa el sendero perpendicularmente a nuestra marcha y luego zigzagueamos gradualmente por un entorno muy agradable, llegando en un momento determinado, al borde del Barranco de Bedijo, un cauce de poca profundidad que cruzaremos mediante un tramo en línea recta. 


Barranco de Bedijo.

Después, el paseo continúa bajo el pinar por la zona conocida como Pasada de los Arrieros y enseguida el camino forma un brusco giro a la izquierda para salvar el cauce del Barranco de las Pasadillas, éste conforma una garganta un poco más angosta y frondosa que la anterior, pudiendo observar un ecosistema más selvático compuesto de Codesos de Monte (Adenocarpus foliolosus), Escobones (Chamaecytisus proliferus), Zarzas (Rubus bollei), Cruzadillas (Hipericum reflexum), entre otras muchas especies vegetales. 

Barranco de Las Pasadillas.



Al cruzar el cauce hay unos escalones de piedra que nos dejan en el fondo del barranco y luego asciende hacia el borde de la vertiente contraria, donde veremos otro ejemplar de Pino Canario (Pinus canariensis) que está breado. Seguimos avanzando con más desnivel de subida, dejando la zona recreativa a nuestra derecha y siguiendo las indicaciones del PR que nos lleva a desembocar un poco más adelante, donde hay un espacio vallado de madera, en el mismo lugar donde dimos por iniciado este recorrido.


© Texto y fotografías de Francisco Fariña


No hay comentarios:

Publicar un comentario