jueves, 1 de marzo de 2012

CIRCUNVALACIÓN VALLE DE GÜIMAR - ETAPA III


CIRCUNVALACIÓN VALLE DE GÜIMAR
ETAPA III
(Piedras del Mal Abrigo - Choza de la Loca)

FICHA TÉCNICA


TÉRMINO MUNICIPAL: Güimar y Arafo.
COMO LLEGAR: El punto de partida se encuentra en el punto kilométrico 35 de la carretera de acceso al Parque Nacional del Teide, la TF-24.
COMIENZO: Piedras del Mal Abrigo (2199 m.).
FINAL: Choza de la Loca o Refugio de Orticosa.
DIFICULTAD: Baja.
DURACIÓN: 5,30 Horas.
LONGITUD: 15,5 Km.
PROVISIÓN DE AGUA: No.
LUGARES DE INTERÉS: Piedras del Mal Abrigo; Montaña de Igueque; Montaña y Morra de la Negrita; Mirador de la Crucita; Camino de los Peregrinos; Refugio de Ayosa; Montaña de Ayosa; Roque de Ayesa; Mirador de Chipeque; Mirador de Chimage; Choza de la Loca.
VENTAJAS: Ruta de alto valor paisajístico. Conexión con los primeros metros de la RUTA 21, que va hacia el Corral del Niño y con la RUTA 17, Montaña de Igueque, que utilizamos para el ascenso a la Cara Norte del Pico del Valle desde el Mirador de la Crucita. Visita al Mirador de Chipeque y de Chimage.
INCONVENIENTES: A partir del Mirador de la Crucita no está señalizada. Hay pequeños tramos de asfalto. El antiguo Camino de Joco está casi perdido.
PELIGROSIDAD: Nula.
TIPO DE RUTA: Senderismo.

CARTOGRAFÍA


DESCRIPCIÓN

Comenzamos esta tercera etapa de la circunvalación del Valle de Güimar, a unos 2199 metros de altitud, donde habíamos terminado la anterior, en las Piedras del Mal Abrigo, en el kilómetro 35 de la carretera TF-24 de acceso al Parque Nacional del Teide.

Piedras del Mal Abrigo (i); RUTA 21 (d).


La TF-24 en las Piedras del Mal Abrigo.

Con unas vistas fantásticas del volcán comenzaremos el recorrido caminando por la misma carretera unos pocos metros hasta que veamos a la izquierda la señalización de la RUTA 21 del Parque Nacional, que comienza adentrándonos por un estrecho sendero que se dirige a las inmediaciones de Montaña Limón (2106 m.), la cual veremos con su particular cráter de perspectiva plana elevándose sobre el Valle de la Orotava; el recorrido discurre entre multitud de Retamas del Teide (Spatocytisus supranubis) y Hierba Pajonera (Descurainia bourgeauana), hasta que una bifurcación hacia la derecha nos hará desviarnos por otro angosto camino hacia las lavas de Montaña Yegua Blanca (2255 m.). Andaremos llaneando por el evidente sendero, ya que está delimitado por una hilera de piedras y discurre entre la vegetación; enseguida cruzaremos un minúsculo barranquillo y comenzaremos a ascender suavemente por las faldas de dicha montaña, el firme es terroso, pero a la vez muy compacto por el uso; atrás va quedando la preciosa imagen de la silueta de Montaña de Izaña (2382 m.), inconfundible por albergar en su cima algunas edificaciones pertenecientes al Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y la carretera TF-24 que se dirige a la base del Teide (3718 m.).

Montaña Yegua Blanca (2255 m.).

Montaña de Izaña (2382 m.) y El Teide.

Esa misma carretera discurre paralela al sendero que vamos haciendo, que continúa ascendiendo muy suavemente hasta coronar la cima de Montaña Yegua Blanca (2255 m.); es una cumbre amplia y llana desde donde podemos apreciar fácilmente el impresionante Valle de la Orotava que asciende hacia el Teide (3718 m.), veremos también Montaña Limón (2106 m.), Montaña de los Atajos (2127 m.) y Montaña de Guamaso (2152 m.), incluso algunos conos volcánicos de menos importancia; por el lado contrario, el del Valle de Güimar, veremos el mar de nubes que durante muchos días al año cubre dicho valle y la silueta de la isla de Gran Canaria que parece que flota en el océano.

En la Montaña Yegua Blanca.



Llegando a la TF-24 y enlazando con la RUTA 17.

Luego comenzaremos a descender paulatinamente haciendo zigzag por las inmediaciones del Bailadero de las Brujas, entre multitud de grandes ejemplares de Retamas del Teide (Spatocytisus supranubis), hasta que el sendero desemboque en la carretera; cruzaremos ésta con la consiguiente precaución, y justo enfrente hay una valla de hierro que impide el paso al tráfico rodado y donde hay una señalización que indica el comienzo de la RUTA 17, que rodeando la Montaña de Igueque (2273 m.) se dirige a la cumbre de Montaña de la Negrita (2245.).



Valle de La Orotava.

Es una pista forestal de superficie llana y ancha que discurre por las faldas de dicha montaña, la cual veremos que está casi cubierta en su totalidad por Retamas del Teide (Spatocytisus supranubis), Hierba Pajonera (Descurainia bourgeauana) y Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus); frente a nosotros veremos la cima de Montaña de la Negrita (2245 m.) y hacia la izquierda el Valle de la Orotava al completo, y como no, al omnipresente Teide (3718 m.). Seguimos unos quinientos metros hasta llegar a una bifurcación donde hay una pequeña señal que indica que la dirección correcta es hacia la izquierda, ya que a la derecha la pista no tiene salida, terminando en El Pedregal, cerca del comienzo de la ruta de acceso a la Cara Norte del Pico del Valle. Iremos descendiendo hasta alcanzar otro cruce de pistas en una amplia degollada desde donde podremos distinguir perfectamente la cumbre del Pico del Valle (2026 m.), en el Valle de Güimar; tomaremos a la izquierda caminando junto a la pista y en unos metros nos desviaremos del camino hacia una elevación amplia con algunas rocas de formas curiosas desde donde la vista del Parque Nacional del Teide y del Valle de la Orotava es espectacular.

Teide (3718 m.).

Valle de La Orotava.

Valle de Güimar.
De vuelta al sendero ascenderemos entre un caos de rocas, donde crecen algunos Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus) al abrigo de las mismas y en unos metros estaremos en lo alto del Roque de Gadameña, punto culminante de la Montaña de la Negrita (2245 m.), uno de los puntos mas altos de la ruta y donde es conveniente hacer una parada para regocijarnos en las vistas que no tienen ningún desperdicio en un ángulo de 360º; con el Valle de Güimar a nuestros pies, el primer paisaje que nos llamará la atención es la curiosa cima del Pico del Valle (2026 m.), un farallón de grandes dimensiones que se eleva sobre las paredes verticales y rocosas de tan impresionante montaña que cobija a la Montaña de las Arenas, un cono volcánico nacido de la erupción de 1705 que tuvo en vilo a las poblaciones de Arafo y Güimar.


Pico del Valle (2026 m.) y caldera de Pedro Gil. 

La costa sur de la isla, con la isla de Gran Canaria en el horizonte también es visible, al igual que la capital Santa Cruz de Tenerife y el Macizo de Anaga; de frente se extiende la vertiente dorsal, con la Montaña de la Crucita (2061 m.) en primer término y mas allá es posible distinguir el nacimiento la ladera que cierra el Valle de La Orotava por el sur y que parte desde la Montaña de Joco (1953 m.). Mas a la izquierda se extiende el amplio Valle de La Orotava, la Ladera de Tigaiga que lo cierra por el norte y coronada por el mismísimo Teide (3718 m.) y por último, una mínima parte del Macizo de Teno y la Isla de La Palma en el horizonte oceánico.
La dorsal de la isla separa los valles de Güimar y La Orotava.

Luego el sendero se convierte en un estrecho y sinuoso paso muy pedregoso y resbaladizo que discurre en descenso entre Retamas del Teide (Spatocytisus supranubis) y Malpicas (Carlina xeranthemoides) hacia otro balcón natural de obligada parada, ya que el paisaje es tan cautivador que no da opción a despreciarlo. Continúa descendiendo por las faldas de Montaña de la Negrita (2245 m.) por firme muy degradado y sinuoso hasta que en un momento determinado, nos desviaremos unos metros del sendero para pararnos de nuevo en otro mirador natural muy expuesto y vertiginoso, donde unas paredes rocosas totalmente verticales se precipitan hacia la cabecera de varios cauces secundarios que a su vez desembocan en el Barranco de Casme, el cual recorre la Caldera de Pedro Gil hasta la Montaña de Las Arenas (1589 m.), donde se cruza con el Barranco de las Saletas.



Morra de La Negrita con vistas al Valle de Güimar.

Sigue en descenso por firme algo mas compacto, aunque hay algunos tramos mas degradados; mas adelante una zona rocosa donde crece el Perejil de Cumbre (Pimpinella cumbrae), Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus) y Alhelíes del Teide (Erysimum scoparium), nos da paso a cruzar un dique rocoso que se extiende un buen tramo perpendicularmente a la Montaña de la Negrita (2245 m.) y en unos pocos metros estaremos en la Morra de la Negrita (2097), otra cúspide con increíbles vistas situada sobre el lugar conocido como Las Barandas. A partir de aquí, el desnivel no es tan pendiente y el sendero discurre por la Morra la Casilla, entre multitud de Retamas (Spatocytisus supranubis) y Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus), bastante cerca de la carretera y por el borde del pinar que se inicia hacia la Caldera de Pedro Gil; la cima del Pico del Valle (2026 m.) va quedando a un nivel superior y la imagen sobre el valle sigue siendo espectacular.

Valle de La Orotava desde Montaña de la Negrita.



Mas adelante continúa por unos tramos en línea recta y con firme mas compacto, el sendero sigue estando delimitado por una hilera de piedras y se va internando poco a poco entre el escaso pinar que precede a la ingente masa boscosa que se extiende hacia la caldera de Pedro Gil; en pocos metros iremos zigzagueando por las laderas rojizas de la Montaña Colorada que sobre el Lomo del Agua, cae hacia el Barranco de Hoya Fría, ya en el interior de dicha caldera; después una brusca bajada junto a una señal informativa de la RUTA 17, desembocaremos en la Pista Forestal de Pedro Gil que se interna hacia la Montaña de las Arenas (1589 m.). Una vez en dicha pista, nos dirigiremos al Mirador de la Crucita, un mirador situado en Las Crucitas, junto a la carretera TF-24, en un collado entre el Pico del Valle (2026 m.) y la Ladera de Chajamanga, con vistas hacia la Caldera de Pedro Gil y parte del municipio de Arafo; este es punto de reunión, parada y descanso, de los romeros que cada año peregrinan desde el municipio de La Orotava hasta Candelaria, pasando por el casco urbano de Arafo, a visitar a la Virgen de Candelaria, Patrona de Canarias, parte de esta ruta está descrita en El Camino de los Peregrinos, que finaliza en Arafo.

Mirador de La Crucita (d).
Caldera de Pedro Gil.

Al otro lado de la carretera y justo enfrente del mirador, hay una subida con fuerte desnivel que da acceso a un estrecho sendero que circula paralelo y a un nivel superior de dicha carretera; al principio hay una bifurcación que se desvía a la izquierda y en fuerte ascenso hacia la cumbre de la Montaña de la Crucita (2061 m.), después de evitarla, seguiremos llaneando entre Pinos Canarios (Pinus canariensis), algunos Codesos de Cumbre (Adenocarpus viscosus) y Jaguarzos (Cistus monspeliensis) en un agradable paseo con vistas, mientras la vegetación lo permita, hacia la Caldera de Pedro Gil y la imponente masa rocosa del Pico del Valle (2026 m.). Iremos transitando con suaves remontes y pequeñas bajadas, encontrándonos ocasionalmente con pequeñas terrazas naturales que se asoman, tanto al Valle de Güimar como al Valle de la Orotava.

Teide (3718 m.).

En las inmediaciones del Refugio de Ayosa.

A la izquierda, en un nivel inferior hay un antiguo refugio de pastores, que sólo consta de un hueco en la roca con una pared de piedra perfectamente construida; luego continúa entre algunos Codesos de Cumbre (Adenocarpus viscosus) y grandes ejemplares de Escobones (Chamaecytisus proliferus) donde las vistas panorámicas pasan a ser mas protagonistas sobre el Valle de la Orotava, ya que hacia el otro valle, el pinar es un poco mas frondoso. De pronto, y después de haber recorrido aproximadamente un kilómetro y trescientos metros, comienza a descender, algo resbaladizo por el pinocho y bastante sinuoso, hasta que de nuevo desemboquemos en la carretera TF-24, en las inmediaciones del kilómetro 29, justo enfrente de donde se encuentra el Refugio de Ayosa, que está a una cota inferior de dicha carretera.

Refugio de Ayosa.

Unas anchas escaleras de piedra sirven de acceso al exterior del refugio, hay un sendero que ignoraremos a la derecha y que se desciende por la Hoya de los Fariñas, hacia la Pista de Pedro Gil y a nuestra izquierda, junto al vivac, veremos los restos de una edificación de piedra que está cortada por una vereda que se interna en el pinar y que discurre llaneando bajo este hasta que en pocos metros pasemos junto a los restos de otra antigua construcción de piedra, continuamos de frente en suave ascenso, pasando luego junto a un dique rocoso que se extiende monte arriba; mas adelante se termina el sendero en unas pequeñas huertas donde hay unos soportes de madera para colocar colmenas y que actualmente están en uso por colmeneros de la zona, por lo tanto hay que tener precaución en la estación primaveral con las abejas.



A partir de aquí nos dirigiremos hacia la derecha y por terreno rocoso, hacia la cercana cumbre del Roque Acebe (1993 m.), una espectacular cresta peñascosa con increíbles vistas de la Caldera de Pedro Gil y del Valle de Güimar. Regresaremos al sendero y desandaremos nuestro camino hasta encontrarnos de nuevo las ruinas de una construcción de piedras, es aquí donde nos desviaremos a la derecha hacia la carretera; una vez allí, en la Degollada Castellanos, empezaremos a subir por una estrecha senda entre Malpicas (Carlina xeranthemoides), Codesos (Adenocarpus viscosus) y algunos Escobones (Chamaecytisus proliferus), el camino se dirige junto a un pluviómetro, hacia el borde de un escaso pinar que marca el límite de la cresta dorsal que recorre la isla de norte a sur; va discurriendo zigzagueante y bajo algunos pinos, con vistas hacia el Valle de la Orotava; cuando terminemos de ascender, encontraremos una pequeña bajada que accede a un tramo que discurre junto a un dique rocoso donde hay unos pequeños refugios de piedra, luego continuaremos llaneando y asomándonos, de vez en cuando y cuando la vegetación lo permite, hacia los valles de Güimar y la Orotava. Pocos metros después, en un tramo con firme muy pedregoso, asciende fuertemente y muy sinuoso hasta una cúspide rocosa donde es conveniente pararse un momento para observar el paisaje, el Teide (3718 m.) es la imagen mas espectacular, así como la cresta montañosa que discurre entre los dos valles mas importantes de la isla, citados anteriormente.

En la Montaña de Ayosa (2076 m.).

Luego el sendero se va abriendo paso entre algunos Pinos Canarios (Pinus canariensis) para irse acercando a la cumbre de la Montaña de Ayosa (2076 m.), donde hay varias instalaciones de telecomunicación; es una cima compuesta de grandes rocas redondeadas por la erosión y entre ellas algunos espacios para estar cómodamente; las vistas son inmejorables, desde la Caldera de Pedro Gil protegida por el Pico del Valle (2026 m.) al sur, pasando por la Ladera de Chajamanga bajo la cima, que discurre hacia la Montaña de las Arenas, donde comienza el Barranco de las Gambuezas, y terminando en la planicie costera que forma el Valle de Güimar; mas al norte puede verse perfectamente la silueta del inconfundible Roque de Ayesa (2032 m.) y la Ladera de Chafa, cerrando el valle por el norte. Buscaremos unas marcas rojas en una piedra que nos indica el camino a seguir; va descendiendo muy pedregoso entre Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus) y algunos Codesos (Adenocarpus viscosus) y se va internando poco a poco en el pinar hacia la Degollada de los Pasos, un collado junto a la carretera, despejado de vegetación y cerca del Mirador de Ayosa, desde donde hay vistas panorámicas del Valle de la Orotava. Continuaremos dentro del bosque por un sendero muy estrecho y cubierto de pinocho, transcurre con nivel llano y sinuoso hasta que en poco tiempo encontremos un cruce de senderos, seguiremos de frente reservando el de la izquierda para la continuación de la ruta, ya que en muy poco tiempo y mediante un suave ascenso bajo el monte, estaremos en el Roque de Ayesa (2032 m.), una amplia terraza rocosa, rodeada de una impresionante masa boscosa y de formaciones volcánicas de color rojizo dentro de un espectacular paraje natural, en una de las cumbres mas altas del Valle de Güimar, con unos paisajes únicos e irrepetibles ya que en un radio de 360º no podremos despreciar las fabulosas panorámicas de la práctica totalidad de la isla.

En el Roque de Ayesa (2032 m.).

El Teide desde Roque de Ayesa.

De regreso al sendero principal, llegaremos al cruce que ignoramos anteriormente y continuaremos de frente y en fácil descenso por las suaves laderas de Montaña de Ayesa (2023 m.), un cono volcánico imperceptible que rodea la cabecera del Barranco de la Laja; el sendero discurre con suaves y largas curvas bajo el pinar, hasta que lleguemos a la carretera, accediendo a ella por una pequeña resbaladera entre Codesos (Adenocarpus viscosus), algunos Escobones (Chamaecytisus proliferus) y Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus).

Pista forestal por la Degollada de Joco.

Una vez en ella, caminaremos unos cien metros hasta ver a la izquierda como se inicia una pista forestal que se adentra para discurrir paralela a dicha carretera en la Gollada de Ayesa; va fluyendo plana con vistas al Valle de la Orotava, en sus márgenes crecen Alhelíes Montuños (Erysimum bicolor), Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus) y en algunas zonas, abundantes Cañahejas (Ferula linkii); seguiremos por la Degollada de Joco y mas adelante bordearemos la Montaña de Joco (1953 m.), para luego descender bruscamente por firme muy degradado y entre multitud de Amagantes (Cistus symphytifolius), hasta la Gollada del Pino, donde nuestro recorrido se cruza con una nueva pista forestal. En este punto hay un artilugio experimental, se trata de un captaniebla, un sencillo ingenio para aprovechar la llamada “lluvia horizontal”; junto a el comienza otra pista forestal que termina muy cerca en la Fuente de Joco. Ignorando la pista forestal principal que desciende hacia La Orotava, veremos a nuestra derecha una senda casi imperceptible que asciende suavemente entre multitud de Codesos (Adenocarpus viscosus) hacia el Mirador de Chipeque, un mirador dotado de paneles informativos situado en una explanada rodeada de Retamas (Spatocytisus supranubis) que se asoma al Valle de la Orotava y desde donde puede apreciarse preciosas panorámicas del Parque Nacional del Teide, rodeado de la inmensa masa forestal del Parque Natural de Corona Forestal; también es posible visualizar la silueta de la Isla de la Palma en el horizonte.

Mirador de Chipeque

Por la vía asfaltada de acceso a dicho mirador iremos caminando en suave descenso hasta que en unos quinientos metros encontremos el Mirador de Chimage, otro espacio público y señalizado, con vistas al Valle de Güimar. Seguiremos por el asfalto hasta cruzarnos con la carretera TF-24, por la cual iremos hacia la izquierda con la máxima precaución, y en unos doscientos metros, en un apartadero de la misma, nos desviaremos a la derecha, remontando y buscando un angosto sendero que se adentra en fuerte descenso por el Lomo de Izmaña; este era el camino utilizado antiguamente para acceder a la Fuente de Joco, discurre casi perdido, sinuoso y resbaladizo por una zona pedregosa y siempre bajo el pinar, enseguida pasaremos junto a un dique rocoso que se sitúa perpendicular a la traza del camino y luego continúa entre algunos Escobones (Chamaecytisus proliferus) y Codesos (Adenocarpus viscosus) hasta que nos encontremos mas adelante, otra muralla rocosa que salvaremos zigzagueando por un costado.

Por las inmediaciones de Montaña de Izmaña.

En las inmediaciones de Montaña de Izmaña (1798 m.) encontraremos otro sendero por la izquierda que asciende por la Vera de los Escobones, el cual ignoraremos, y sin parar de bajar nos encontraremos de repente una zona rodeada de peñones rocosos que iremos sorteando hasta desembocar en una pista forestal; el sendero sigue su curso, casi inapreciable, por una loma entre el Barranco de San Pedro y el del Charquillo hacia los altos del municipio de Arafo; nosotros tomaremos la pista forestal hacia la izquierda, llaneando cerca de la Montaña el Charco (1627 m.) donde, si nos fijamos, se adentra un sendero hacia la derecha que se une al anterior.

Pista Forestal.

Continuamos por la pista, siempre en compañía de altos Pinos Canarios (Pinus canariensis) de repoblación, el sotobosque está formado por Codesos (Adenocarpus viscosus) y Escobones (Chamaecytisus proliferus), creciendo en los márgenes de los barranquillos colindantes; en una larga recta, donde hay una pared rocosa, nos cruzaremos con otra pista forestal que se desvía hacia la izquierda y un poco mas adelante desembocaremos en otra que se dirige hacia Los Lomitos y Punta del Pinar, cerca de la Media Montaña (1225 m.).


Una suave bajada nos lleva a rodear el Barranquillo Bujero de Tierra, de riscos cargados de Bejeques (Greenovia aurea), y luego seguiremos llaneando junto a unos farallones de material volcánico pertenecientes a Montaña del Guanche (1689 m.), donde crecen gran cantidad de Codesos (Adenocarpus viscosus) en los márgenes del camino. Mas adelante una inesperada subida nos lleva a pasar junto a la cabecera del Barranco de la Gota y luego a continuar por la Morra del Guanche hasta desembocar en la carretera TF-523, junto a Montaña Colorada (1634 m.).

Choza de la Loca en Orticosa.

Unos trescientos cincuenta metros de distancia nos separan ascendiendo por la carretera, hasta la entrada a la Pista Boca del Valle, donde se encuentra la Choza de la Loca o Refugio de Orticosa, punto final de esta etapa y por consiguiente el inicio de la siguiente, que termina en Araya.


 
© Texto y fotografías de Francisco Fariña

3 comentarios:

  1. Fantástico trabajo el realizado con la circunvalación al Valle de Güimar.

    Un saludo !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Francisco, un placer.
      FRANCISCO FARIÑA

      Eliminar
  2. Te llevo siguiendo hace años y sin duda es la mejor de todas las páginas en esta materia. Sobre todo por las veredas que se salen de lo habitual, aunque con el peligro que ell conlleva, porque me he metido en cada sitio por tu culpa...
    Oye, que respecto a este camino, no consigo dar con la entrada de la vereda después de Chimague. Y lo he intentado también en sentido contrario, pero no hay manera. ¿me confirmas que son DOSCIENTOS metros aproximadamente desde la desembocadura de la carretera? es que ni el mapa ni tus indicaciones concuerdan.
    gracias de nuevo

    ResponderEliminar