martes, 18 de noviembre de 2014

TEGUESTE – MESA DE TEJINA


TEGUESTE – MESA DE TEJINA


FICHA TÉCNICA

TÉRMINO MUNICIPAL: Tegueste.
COMO LLEGAR: Desde la ciudad de La Laguna, tomaremos la carretera TF-13 hacia Las Canteras, que se dirige directamente hasta el municipio de Tegueste.
COMIENZO: Plaza de San Marcos, en el casco urbano del municipio de Tegueste.
FINAL: Mismo lugar.
DIFICULTAD: Baja.
DURACIÓN: 4 horas.
LONGITUD: 7,3 Km.
PROVISIÓN DE AGUA: En el casco urbano de Tegueste hay todo tipo de servicios.
LUGARES DE INTERÉS: Plaza de San Marcos; sendero homologado PR-TF-12.1; Puente de Palo; Plaza de la Arañita; Mesa de Tejina con vistas panorámicas del Valle de Tegueste; Placeta Pedro Melián Díaz con el Calvario y Chorros; Camino de los Laureles; Casa de los Tacoronte; Casa de los Zamorano.
VENTAJAS: Vistas panorámicas del Valle de Tegueste. Recorrido por el Camino de los Laureles, principal e histórica vía de acceso al municipio.
INCONVENIENTES: El descenso por el Lomo Naranjo es medianamente expuesto y sin camino definido.
PELIGROSIDAD: Baja.
TIPO DE RUTA: Senderismo.


CARTOGRAFÍA Y CROQUIS



DESCRIPCIÓN


Plaza e Iglesia de San Marcos.

Iniciamos esta ruta en la espaciosa Plaza de San Marcos, donde se alza la pintoresca Iglesia de San Marcos, templo originario de antes del año 1530, aunque instituida Parroquia en el 1606. Continuamos por la Calle Federico Fajardo, haciendo caso de la señalización del PR-TF-12.1, que es una variante del PR-TF-12 que comienza en la Cruz del Carmen y termina en Bajamar; enseguida conectamos con la Calle la Audiencia, por la cual andaremos unos metros hasta enlazar con la Calle Puente de Palo, un estrecho paso con firme adoquinado que nos lleva a cruzar un puente de madera sobre el Barranco de las Tapias que más abajo se une al Barranco Agua de Dios, catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de Zona Arqueológica, ya que se han encontrado importantes yacimientos arqueológicos.

Calle Puente de Palo. 

Después de cruzar el puente subiremos unas escaleras y llegaremos a la Calle el Naciente, donde está la Plaza de la Arañita, lugar donde se erigió el primer templo del pueblo, consagrado a San Marcos y a partir del cual se desarrolló el actual municipio, es un lugar de descanso bajo algunas Palmeras (Phoenix canariensis); iremos a la izquierda y es aquí donde abandonaremos el PR-TF-12 que continúa de frente por la Calle el Caidero paralelo al Barranco de la Palmita. 



Veremos un poste con señales que hacen referencia al Camino de las Peñuelas, el SL-TG-01, el cual se dirige por nuestra derecha a La Laguna; iremos al contrario junto a algunas casas de arquitectura típica canaria y con la vista de El Bailadero (686 m.), una meseta montañosa que se alza albergando el Llano de las Brujas y que es límite natural del Parque Rural del Macizo de Anaga. Seguimos llaneando hasta encontrar una bifurcación donde abandonamos la Calle el Naciente y tomamos la Calle el Sardán, ahora ascendemos suavemente y vemos otra señal del SL que nos indica la dirección a tomar hacia Bajamar. Hay un muro de piedra seca que delimita el camino, donde crecen grandes Palmeras Canarias (Phoenix canariensis) y alguna Higuera, junto a varias casas aisladas; luego la subida se hace más acusada, llegando al final del asfalto y encontrándonos con el inicio de un camino de tierra delimitado por un pequeño murete de piedra y con restos de empedrado en su superficie. Desde este punto las vistas del municipio de Tegueste son bastante notorias, pudiendo observar la costa de Tejina y Valle Guerra, ambos núcleos poblacionales pertenecientes a La Laguna; también son patentes las imágenes de Montaña de Guerra (655 m.) y el Picacho los Lázaro (457 m.), unidos en una pequeña cuerda montañosa que desemboca en la costa.

Camino de la Costa.

Panorámica de Tegueste.

Continuando el recorrido, nos encontramos con unos escalones de piedra y un panel informativo que hace referencia al Camino de la Costa; dicha escalera da acceso a un precioso sendero empedrado, sobre una loma en la Piedra de Cha María Juana, desde donde el Valle de Tegueste se abre a nuestros ojos con una panorámica extraordinaria. El trayecto discurre entre Tabaibas (Euphorbia mellifera), Verodes (Kleinia neriifolia), Cornicales (Periploca laevigata), con algunos Pencones (Opuntia maxima) y Piteras (Agave americana) y continúa más adelante bastante sinuoso, formando un zigzag que va tomando altura paulatinamente; luego pasamos bajo un corto pasillo vegetal formado por unos grandes Belloteros cuyos troncos cubiertos de corcho afloran sobre el camino. Seguimos ascendiendo luego con suave desnivel, casi llaneando, bajo la Hoya Risco Negro, el firme es más arenoso y nos encontraremos en un momento determinado con una zona de tosca rojiza en el suelo, resguardada por un talud rocoso, donde podremos observar algunas cazoletas guanches.



Luego llegaremos a un pequeño bosque de Eucaliptos (Eucalyptus globulus), que crecen a un nivel inferior del paso del sendero y enseguida, después de un pequeño remonte, estaremos en La Gollada, desde donde las vistas panorámicas del valle son espectaculares; frente a nosotros tenemos el Lomo Naranjo, que culmina en la Meseta de Aramagüe. 

Camino empedrado (i); cazoletas Guanches (d).

Panorámica del Valle de Tegueste.

Hay una bifurcación en el sendero junto a unos muros de piedra seca que antiguamente delimitaban unas huertas de cultivo, una era de trilla y un poste con señales SL de dirección; hacia la derecha asciende con fuerte desnivel y paralelo al murete, un camino sinuoso por el Lomo Juan Perera hacia el Llano de las Brujas y La Orilla; de frente continúa dicho SL hacia Bajamar por el citado Camino de las Peñuelas y a nuestra izquierda se inicia otro en dirección a la Mesa de Tejina. 


Cruce de caminos.

Por este último iremos junto a un Bellotero y entre Inciensos (Artemisia thuscula), Malpicas (Carlina salicifolia), Tabaibas (Euphorbia mellifera) y Pencones (Opuntia maxima), por firme terroso y cerca de una casa de piedra; luego zigzaguea por algunos restos de empedrado y sigue muy marcado junto a unos Eucaliptos (Eucalyptus globulus) bajo el Lomo Naranjo, por el cual iremos tomando altura paulatinamente por un sendero terroso y muy marcado. 

Lomo Naranjo (i).

La Gollada.

En algunas ocasiones hay unos escalones de piedra colocados en los remontes más empinados para facilitar el paso; por el borde de la senda crecen algunos Brezos (Erica arborea), Inciensos (Artemisia thuscula) y Pencones (Opuntia maxima), y en las zonas más rocosas multitud de Pasteles de Risco (Aeonium canariense). Más adelante zigzaguea en grandes tramos por el Lomo las Cabras y empezaremos a tener unas fantásticas vistas de la costa de Bajamar y de las montañas que componen el Lomo de la Cruz, la Mesa de Vargas y Roque de El Moquinal (796 m.), separados por el Barranco de Porlier y el de La Goleta.



Seguidamente continúa casi llaneando por un tramo recto y más adelante pasa bajo un túnel vegetal formado por varios ejemplares de Hayas (Myrica faya), no sin antes fijarnos en una fuente natural formada por unas surgencias de agua en la pared porosa, donde hay unos pequeños bebederos tallados en dicha pared. 



Luego hay un tramo cubierto de Helecheras (Pteridium aquilinum) al abrigo de un talud rocoso que conserva la humedad del ambiente, donde crecen también algunas Tabaibas (Euphorbia mellifera), Matorriscos (Lavandula buchii), Taginastes (Echium leucophaeum) y Malpicas (Carlina salicifolia), entre muchas otras especies. 


Vistas hacia Bajamar.

Sigue el sendero hacia una degollada cerca de la Hoya de las Tres Piedras, por la cual remontaremos hasta llegar a la misma y con ella a la cima de la Mesa de Tejina; esta degollada separa dos espacios, a la derecha se extiende la auténtica Mesa de Tejina, una amplia extensión formada por un llano donde crecen multitud de especies vegetales y a la izquierda hay una cumbre rocosa formada por una cresta algo delicada que tiene un acceso al sendero de subida.



La Mesa de Tejina sobre Bajamar.

Iremos hacia la Mesa de Tejina por el borde de la misma, observando las panorámicas que ofrece el lugar de toda la costa de La Laguna hasta Tacoronte; hacia la derecha veremos Bajamar y Punta del Hidalgo, bajo nuestros pies la costa de Tejina y Valle de Guerra y hacia la izquierda la costa de Tacoronte en Mesa del Mar. Al borde del acantilado es notorio una cresta rocosa inaccesible llamada Piedra del Viento y un punto culminante en La Atalaya, donde conviene pasar un buen rato admirando el paisaje anteriormente descrito. 

Bejeques (d).
En la cumbre de Mesa de Tejina.

Toda la extensión de la meseta está poblada de varias especies vegetales como Inciensos (Artemisia thuscula), Matorriscos (Lavandula buchii), Palominas (Echium plantagineum), Taginastes (Echium leucophaeum), Malpicas (Carlina salicifolia), Bejeques (Aeonium ciliatum) y Cardones (Euphorbia canariensis) y Pencones (Opuntia maxima) en los riscos más expuestos, así como un reducto muy pequeño de un bosque de Brezos (Erica arborea), acompañado de algunos Codesos (Adenocarpus foliolosus). 


Brezos en la cumbre de Mesa de Tejina.

Caminaremos rodeando el lugar y regresaremos hacia la degollada que nos sirvió de acceso a la Mesa de Tejina; en este punto ignoramos el sendero y remontamos por una pequeña cresta rocosa hacia la derecha, que nos lleva a pasar junto a una cueva-refugio y luego a seguir cresteando para llegar a otra pequeña planicie cubierta de vegetación; seguimos avanzando hasta tener a la vista la montaña que alberga el Llano de la Brujas y que vimos desde la bifurcación señalizada donde empezamos el ascenso a cumbre. 


De regreso dejando la Mesa de Tejina detrás.

Desde la subida al Llano de las Brujas.

Desde este punto se divisa un paisaje fantástico del Valle de Tegueste y bajo nuestros pies el Lomo Naranjo por donde discurre una estrecha senda muy sinuosa que va salvando poco a poco el gran desnivel que hay, iremos con sumo cuidado hasta llegar a la base junto a un Eucalipto (Eucalyptus globulus); en este punto conectaremos con el sendero de subida a la Mesa de Tejina y tomaremos a la derecha por el mismo camino que nos trasladará de nuevo, en suave descenso, hasta el casco urbano de Tegueste. 

De regreso hacia Tegueste.

Calle de la Arañita.

Placeta Pedro Melián Díaz.

Una vez estemos a la altura de la escalera de la Calle Puente de Palo, por donde pasa de largo el PR-TF-12.1, iremos por la Calle la Arañita hasta la Placeta Pedro Melián Díaz, donde está El Calvario, una pequeña Ermita del siglo XIX, edificada sobre una antigua casa mortuoria y El Chorro, una fuente de abasto público de agua; todo este conjunto está en un cruce de caminos y un entorno bajo Palmeras (Phoenix canariensis) y un pequeño Drago (Dracaena draco). Haremos caso de la señalización existente y seguiremos el recorrido del SL-TG-01 que nos dirige hacia el Camino de los Laureles, un ancho camino con pavimento adoquinado que comienza junto a la Casa de los Tacoronte, una enorme casa señorial, que fue residencia en el siglo pasado de un cónsul francés. 

Camino de los Laureles.

El recorrido sigue en suave ascenso entre grandes ejemplares de Laureles (Laurus novocanariensis), Mocanes (Visnea mocanera), Barbusanos (Apollonias barbujana) y Palo Blanco (Picconia excelsa), junto a otras especies de Laurisilva; el trayecto está perfectamente delimitado por un murete de piedra recientemente construido, aunque en algunas ocasiones podremos ver el muro original hecho de piedra seca; durante el recorrido podremos pararnos a informarnos sobre las particularidades de esta importante vía de comunicación del municipio, en los paneles informativos colocados estratégicamente para dicho fin.


Casa de los Zamorano.

Después de uno quinientos metros de camino, llegaremos a La Encrucijada, donde se cruza la carretera TF-13 que se dirige hacia Bajamar y Punta del Hidalgo; de frente continúa asfaltado y con fuerte pendiente el Camino de las Peñuelas hacia La Laguna, como así lo indica una señal con indicativo SL-TG-01, el cual ignoraremos. Otra señal del Camino de las Canteras, el SL-TG-03 es la que dirige nuestros pasos hacia la derecha, junto a una parada de guaguas, hacia un camino delimitado por una pared de piedra y con firme terroso que avanza paralelo a la carretera junto a la Finca de los Zamorano, un espacio acondicionado para fines deportivos. Unos cuatrocientos cincuenta metros después giraremos a la derecha bordeando un muro que pertenece a la Casa de los Zamorano, una edificación restaurada y convertida en centro de interpretación y exposición del patrimonio etnográfico del municipio de Tegueste; enseguida iremos por la trasera de la misma y giramos a la izquierda hasta desembocar en un parquin, donde veremos los restos restaurados de un portón almenado y rematado con una cruz de madera con vistas hacia la Mesa de Tejina. Pasaremos por debajo del mismo para confluir en la Calle General Mola, por donde caminaremos hasta llegar de nuevo a la Plaza de San Marcos, justo en el centro urbano del municipio, dando por finalizada la ruta.


© Texto y fotografías de Francisco Fariña
    francisco_farina@yahoo.es