miércoles, 18 de mayo de 2016

LA QUINTA – BOCA DEL PASO – LA QUINTA (Por el PR-TF-71,71.1 y 71.2)


LA QUINTA – BOCA DEL PASO – LA QUINTA
(Por el PR-TF-71,71.1 y 71.2)


Señalización en la Boca del Paso.
FICHA TÉCNICA: 

TÉRMINO MUNICIPAL: Adeje. 
COMO LLEGAR: Al Caserío de La Quinta se llega desde la autopista TF-1 por la salida nº 79 que conecta con el Polígono Industrial Barranco de las Torres; allí está la Calle Bentinerfe que tiene un acceso al Camino de las Moraditas que conecta directamente con La Quinta. 
COMIENZO: Caserío de La Quinta. 
FINAL: Mismo lugar. 
DIFICULTAD: Baja. 
DURACIÓN: 2,30 horas. 
LONGITUD: 4,8 Km. 
PROVISIÓN DE AGUA: No. 
LUGARES DE INTERÉS: Caserío de La Quinta y Ermita de Santa Margarita; Lavaderos y Era; El Aserradero; Mirador Boca del Paso; Casa de los Picos. 
VENTAJAS: Recorrido por senderos homologados y por un entorno natural de importancia paisajística dentro del Parque Natural de Corona Forestal y de la Reserva Natural Especial del Barranco del Infierno. 
INCONVENIENTES: Ninguna digna de mención. 
PELIGROSIDAD: Nula. 
TIPO DE RUTA: Senderismo.

MAPAS Y CROQUIS DE LA RUTA

 

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA: 


El Caserío de La Quinta pertenece a la Histórica Villa de Adeje; está situado en las medianías del municipio, a una altitud similar a otros caseríos dispersos pertenecientes a la misma jurisdicción, como el vecino Taucho y los más alejados Tijoco Alto y Vera de Erques. 

 
Ermita de Santa Margarita en La Quinta (Izq.).

En el núcleo urbano del mismo, formado por un conjunto de casas alrededor de una pequeña plaza, se encuentra la Ermita de Santa Margarita o también conocida como Ermita del Socorro, datada originalmente en el siglo XVI, aunque fue restaurada después de ser abandonada completamente y construida de nuevo sin haber respetado la originalidad de su estructura, aunque en su interior conserva las imágenes propias del siglo XVI, una de ellas la que le da nombre. 

Inicio de la ruta.
 

En el exterior de la plaza hay un panel informativo relativo al PR-TF-71 y sus variantes, así como unos viejos lavaderos y una era de grandes dimensiones junto a la calle que asciende bordeando un espacioso patio perteneciente a una vieja hacienda hecha al más puro estilo arquitectónico canario. Iniciamos la ruta junto a una señal vertical que indica la dirección a seguir hacia El Aserradero y hacia el Caserío de Ifonche por el PR-TF-71.2, es un camino ancho bordeado por unas huertas, que asciende suavemente paralelo al cauce del Barranco de Aponte; el trayecto continúa luego junto a una valla metálica por una zona mixta, combinando tramos rocosos, otros compactos y algunos restos de empedrado. 


 

Desembocaremos poco después de haber girado a la derecha, en una calle asfaltada que es la Calle la Serrería, la cual cruzaremos, para luego seguir andando por el camino que está marcado por un murete de piedra seca y acompañado por una tubería galvanizada; este camino tiene firme muy pedregoso y cruza el Barranquillo de la Fuente por donde andaremos sobre una zona muy degradada. 

 Pinar.
   

Luego discurre serpenteando y remontando por el Llano del Espejo entre Jaguarzos (Cistus monspeliensis), Tabaibas (Euphorbia lamarckii), Hinojos (Foeniculum vulgare), Tederas (Bituminaria bituminosa), etc, nunca perdiendo de vista la tubería que discurre por dentro de la caja del camino. Evitaremos otra senda que se inicia por nuestra izquierda y que se interna por el pinar hasta el Lomo Valdés; nosotros seguiremos de frente, por firme bastante compacto, que va bordeando paulatinamente el suave cauce del Barranquillo de los Picos y luego remontando por el Barranco de Valdés donde crecen al borde del sendero multitud de Amagantes (Cistus symphytifolius) y Jaguarzos (Cistus monspeliensis). 


  

Nos adentraremos poco a poco en el pinar, ya que se inicia a partir de aquí la masa boscosa del Parque Natural de Corona Forestal y lo hacemos mediante un firme compactado de tosca que desciende bruscamente hacia el Barranco del Aserradero; una vez en el fondo, pasaremos de largo unas atarjeas de piedra que provienen de un estanque situado barranco arriba y acometeremos luego una fuerte subida por firme de tosca sorteando piedras colocadas naturalmente a modo de escalones hasta coronar el Lomo Meneco, donde podremos observar el paso del camino tallado en el terreno; seguiremos luego llaneando y sorteando varias lomadas por el Lomo del Aserradero, avanzando por un espacio árido y con poca vegetación, incluso con Pinos Canarios (Pinus canariensis) muy aislados y separados entre sí, hasta llegar a un amplio llano de tosca muy cerca de las Casas del Aserradero. 

 Cruzando el cauce del Barranco del Aserradero (Dcha.).

  

Estas construcciones albergaron en su día un aserradero, una infraestructura de aprovechamiento maderero de gran importancia económica del municipio y en un enclave estratégico, ya que estaba en un cruce de varios de los caminos más importantes, como es el caso del que estamos recorriendo, el Camino de Ifonche y el Camino de Teresme, el PR-TF-71, que cruza perpendicularmente al sentido del nuestro. Por este último seguiremos nuestra marcha hacia la derecha, evitando seguir de frente por el Camino de Ifonche, que como indica una de las señales existentes en este punto, se dirige al citado caserío.

 
Casas del Aserradero (Dcha.).

  
Señalización en El Aserradero.

Continuamos por el llamado Lomo del Aserradero, en descenso y por firme muy compacto formado por una superficie de tosca blanquecina que contiene el trayecto del camino marcado por el tránsito continuo de personas; cerca del recorrido y prácticamente paralela al mismo, hay tallada en el mismo terreno una atarjea de uso agrícola, usada en tiempos pasados; la vegetación crece muy aislada y compuesta de Jaguarzos (Cistus monspeliensis), Cerrajones Arbóreos (Sonchus canariensis), Gamonas (Asphodelus ramosus), Verodes (Kleinia neriifolia) y un pinar bastante pobre con ejemplares bastante separados los unos de los otros. 

Camino de Teresme, PR-TF-71.


Más adelante el sendero se desvía suavemente hacia la derecha y discurre un poco más ancho aunque bastante más degradado bordeando el Lomo las Lajas; luego se va dirigiendo por las cercanías del borde del acantilado Risco de la Boca del Paso, donde podremos acercarnos al límite y admirar las panorámicas que desde ese punto de visualizan, destacando notoriamente la majestuosidad del Roque del Conde (1001 m.) y todo el valle costero, pudiéndose ver también en la lejanía el Monumento Natural de Montaña de Guaza con su altura máxima de 426 metros de altura y el cono volcánico de Montaña Grande, que con sus 153 metros de altitud es el punto culminante de la Reserva Natural Especial del Malpaís de Rasca.

 Sendero y canalizaciones tallados en el terreno.

Roque del Conde (1001 m.) y costa sur.

De vuelta al sendero principal, que continúa en suave descenso y muy marcado en el terreno, seguiremos el camino que nos llevará en poco tiempo hasta el lugar llamado Boca del Paso, un mirador natural que se asoma a la cabecera del impresionante Barranco de las Torres y donde es conveniente e incluso obligatorio, hacer una larga parada para degustar las bondades que nos ofrece este magnífico lugar con paisajes como el descrito anteriormente. Podemos ver también como el Camino de Teresme se dirige con firme empedrado y muy sinuoso hacia el núcleo urbano de Adeje por las laderas del valle que tenemos a la vista y que está dominado por la majestuosa silueta del Roque del Conde (1001 m.). 

 
Camino de Teresme.

 Mirador de Boca del Paso.
 
Barranco de las Torres desde Boca del Paso (Dcha.).

Hay un poste con señalización del PR del cual haremos caso a la señal que nos indica la dirección a seguir hacia La Quinta por el PR-TF-71.1; es un evidente sendero muy marcado que discurre con suave descenso y algo degradado bajo un escaso pinar donde abundan también Brezos (Erica arborea) y un sotobosque de Jaguarzos (Cistus monspeliensis), Amagantes (Cistus symphytifolius) y Gamonas (Asphodelus ramosus), que se dirige a cruzar el Barranco de los Llanos, un cauce poco profundo que desemboca en el Barranco de las Torres. 

  
 Cruzando el Barranco de los Llanos.

Más adelante asciende por la vertiente contraria por firme muy pedregoso y desembocando luego en una pista forestal donde hay una zona de despegue utilizada por parapentes; el sendero marcado se desvía de la pista y transcurre junto a la pared de unas huertas para después continuar paralela a la misma evitándola lo máximo posible. 

 

 
 Al fondo el mirador de la Boca del Paso.

  
PR-TF-71.1 hacia La Quinta.

Luego, en las inmediaciones de la Casa de los Picos, desciende cruzando dicha pista de nuevo hacia otro barranquillo, el Barranco de los Picos y se dirige serpenteando junto a una casa en ruinas donde se pueden observar al lado del camino viejas canalizaciones de tosca usadas para riego.

 
Casa de los Picos (Izq.).
PR-TF-71.1 hacia La Quinta.

Después el sendero sigue su curso por la Ladera de la Fuente, con firme algo pedregoso y con la vista puesta en el cercano Caserío de la Quinta, que discurre cruzando varias lomadas y barranquillos bordeado por Piteras (Agave americana), Jaguarzos (Cistus monspeliensis) y algunos Pinos (Pinus canariensis) aislados. Un pequeño tramo empedrado que remonta suavemente, nos dejará de nuevo en la pista de tierra, que conecta enseguida con la Calle la Serrería y finaliza poco después en la Plaza del pueblo donde está la Ermita de Santa Margarita y desde donde iniciamos la ruta.

Roque del Conde y plataforma costera del sur.


© Texto y fotografías de Francisco Fariña 
    Francisco_farina@yahoo.es