lunes, 15 de septiembre de 2014

CAMINO DE SANTIAGO - SARRIA - PORTOMARÍN

CAMINO DE SANTIAGO
SARRIA - PORTOMARÍN


PRÓLOGO:

Habíamos hablado de hacer el Camino de Santiago en varios de nuestros encuentros con amigos, pero nunca tan en serio como en esta ocasión; por tal motivo empezamos a buscar fechas y ver la posibilidad de hacerlo este verano de 2014. Como si de una reunión de amigos más se tratase, iniciamos las conversaciones alrededor de una mesa tomándonos unas cañitas y picoteando algo; la cosa parece que iba en serio y cada vez la idea iba madurando más. Nos pusimos luego a trabajar empezando a cuadrar fechas y cuando ya las teníamos claras, comenzamos a buscar información, a hacer reservas de vuelos y hoteles, hasta que sin darnos cuenta ya estábamos metidos hasta el cuello. Los “culpables” de tan maravilloso viaje y tan buenos momentos fuimos: Mireya, Federico, Nena, Javier, Cory y Yo mismo, un fantástico grupo coordinados a la perfección.


En el Aeropuerto de Los Rodeos, a punto de partir.
Sin darnos apenas cuenta ya estábamos metidos en el avión rumbo al Aeropuerto de Santiago de Compostela, donde nos esperaba un taxi para llevarnos hasta Sarria, lugar donde decidimos iniciar el Camino, ya que es imprescindible, para obtener la Compostela, hacer como mínimo 100 Km del mismo; ya estábamos en ello.

Primera toma de contacto con el Camino cenando en el
Albergue de Barbadelo.

Primera etapa, nos esperan unos 22 Km de recorrido y vamos de novatos, no sabemos lo que es el Camino de Santiago; después de una noche de primera toma de contacto con el lugar, nos indican en el hotel de un buen lugar para cenar y no se equivocaron, nos llevaron hasta el Albergue de Barbadelo, que tiene un bonito restaurante donde nos deleitaron con una buena y abundante cena, servida por un simpático camarero, con el que hicimos buenas migas. Agradable rato que pasamos juntos, hablando del Camino y organizando un poco la primera etapa que nos esperaba al día siguiente. Después de la cena, cada uno a su rincón y quedamos en vernos a las 7,30 de la mañana para iniciar esta fantástica aventura.

DESCRIPCIÓN DE LA ETAPA:

Las "Chicas" al inicio en Sarria.
Partimos desde el municipio de Sarria, población perteneciente a la provincia de Lugo, ya que es un lugar donde podremos encontrar toda clase de servicios, hostales y albergues donde poder pernoctar, así como tiendas y supermercados donde poder abastecernos y hacer algunas compras de última hora. Nosotros llegamos al pueblo algo tarde y no nos dio tiempo a callejear o pasear para visitarlo, pero si hicimos noche en un cómodo hostal céntrico, la Pensión Casa Matías, que muy amablemente nos dio la oportunidad de recomponernos del cansado viaje con una buena cena en el Albergue de Peregrinos de Barbadelo, con un servicio excelente por parte del camarero que regenta el lugar.
Por la mañana temprano, sobre las 8 de la mañana y antes de partir, paramos a desayunar justo en una esquina de la Rúa José Antonio, calle por donde discurre el Camino de Santiago Francés que viene desde Roncesvalles. Después de una nutritiva comida amenizada con una agradable conversación y ya preparados para iniciar la marcha, comenzamos “nuestro” Camino de Santiago.



Hospital de San Lázaro en Sarria.

Saliendo de Sarria por un puente medieval.


Los primeros pasos discurren por la acera de la Rúa José Antonio que tiene baldosas alusivas al Camino, cruzándose luego con la Rúa San Lázaro donde está situado el Hospital de San Lázaro, un pequeño edificio de piedra del siglo XVIII en forma de Ermita, junto a un cruceiro. Luego el Camino se desvía a la izquierda junto a una fuente pública y asciende suavemente paralelo al Río Celeiro, cruzándolo más adelante por un pequeño puente medieval de piedra, el Ponte da Áspera. Luego la travesía transcurre junto a unas huertas de cultivo y atraviesa más adelante las vías del tren que pasan bajo la autopista; cruzaremos después un arroyo sobre una pasarela de madera y ascenderemos fuertemente bajo un frondoso bosque de Robles y Castaños para llegar, después de una travesía solitaria, a Villei.



En el Albergue de Barbadelo.


En este núcleo está el Albergue Casa Barbadello, donde cenamos la noche anterior, está rodeado de una pintoresca aldea rural con casas de piedra. Continuaremos después de desviarnos unos metros para visitar la Iglesia de Santiago de Barbadello, un templo románico con su inseparable camposanto; después, mediante pistas de tierra y algunos pasos embaldosados evitando el encharcamiento del terreno, pasaremos por algunas aldeas como Rente y A Serra, adornadas con sus casas de piedra; luego llegaremos entre amplios huertos a una carretera, la cual cruzaremos con sumo cuidado e iremos dirección a Peruscallo, otra aldea en el Camino con algunos Hórreos. Más adelante pasaremos por grandes extensiones de terreno cultivadas y otros pequeños núcleos como Cortiñas o Lavandeiras, donde nos paramos a reponer fuerzas.

Pasadizos embaldosados con piedra para evitar
el desbordamiento del camino .


Amplios paisajes y senderos anchos protegidos por muros de piedra y bajo pequeños bosques donde tendremos que vadear algún riachuelo, nos llevan por caseríos como A Brea, Morgade y Ferreiros, donde, en este último, visitamos la Iglesia de Santa María de Ferreiros, aislada junto al camino y con su característico cementerio adosado. Más adelante cruzamos A Pena, donde compramos alguna fruta para refrescarnos del calor y seguimos en ascenso bajo frondosa vegetación. 

Todos en el mítico mojón del Km 100.



Iglesia de Santa María de Ferreiros.

 Un alto en el camino en la aldea de Lavandeiras.

 







Después de un largo caminar por terreno mixto, de asfalto y tierra, llegaremos a Vilachá con un sol de justicia; más adelante y por asfalto, se intuye la llegada a Portomarín y con ella el final de esta primera etapa; las vistas de la ciudad nos animan a ir aligerando el paso para llegar cuanto antes. En descenso llegaremos enseguida a la carretera de acceso a la ciudad y cruzaremos el puente sobre el Embalse de Belesar, que pertenece al Rio Miño; al final del puente veremos unas escalinatas que tendremos que subir, aunque ya cansados y con las piernas doloridas; se hace pesado pero es necesario hacerlo, ya que pasaremos sobre uno de los viejos arcos reconstruidos del puente romano que cruzaba anteriormente el río.

Puente sobre el Rio Miño llegando a Portomarín.

En Portomarín, final de etapa.

Plaza principal de Portomarín.

Callejeando y desesperados por encontrar el alojamiento ya concertado, cruzamos casi todo el casco urbano, ascendiendo sin parar hasta encontrarlo en la otra punta de la ciudad. Después de un largo y merecido descanso en la Pensión Portomiño, muy cómoda y limpia, salimos por la tarde a dar un paseo por la plaza principal, donde está la Iglesia de San Juan, de estilo románico, con un rosetón circular muy llamativo, donde también pueden verse en un lateral los ladrillos numerados, ya que la edificación fue reconstruida al reubicarla en su emplazamiento actual desde el Embalse de Belesar, inundado por la construcción de una presa; también es de interés el edificio del ayuntamiento, donde hay una estatua de Santiago de Compostela indicando el Camino y que se presta a posar para una foto; el entorno del pueblo está muy cuidado y ordenado, con toda clase de servicios para el peregrino. Acudimos luego a la misa del peregrino, muy concurrida por cierto, y después una cenita ligera con menú tradicional en el Restaurante Pérez y el obligatorio paseo vespertino por las bulliciosas calles repletas de peregrinos y gentes del lugar; que mejor final de etapa podríamos tener.



© Fotografías de Francisco Fariña y Javier López


martes, 9 de septiembre de 2014

DESCENSO DEL BARRANCO DE AJOQUE

 
DESCENSO DEL BARRANCO DE AJOQUE

La siguiente descripción es meramente informativa y no pretende ser una guía exacta del descenso del barranco; la geografía del mismo puede variar en temporada de lluvias, haciendo diferente tanto el acceso como el descenso. Cada cual realiza este tipo de actividades bajo su responsabilidad. Es aconsejable siempre hacer el recorrido con guías conocedores del terreno.



FICHA TÉCNICA:
TÉRMINO MUNICIPAL: Buenavista del Norte.
COMO LLEGAR: Por la Pista de La Mulata, iniciando el camino en el Caserío de los Bailaderos en Teno Alto.
COMIENZO: Caserío de Los Bailaderos en Teno Alto.
FINAL: Carretera TF-422 hacia Punta de Teno, cerca del Mirador de La Monja.
DIFICULTAD: Muy Alta.
DURACIÓN: 6 horas.
LONGITUD: Indeterminada.
PROVISIÓN DE AGUA: No.
LUGARES DE INTERÉS: Caserío de Los Bailaderos; Salto el Atajo; Vistas panorámicas desde el último salto.
VENTAJAS: Descenso de alto valor paisajístico.
INCONVENIENTES: El salto final es muy técnico con fraccionamientos extremadamente expuestos, por lo tanto hay que ir preparado para cualquier incidencia.
EQUIPO IMPRESINDIBLE: Equipo personal de descenso con casco y baga de anclaje imprescindible; seis cuerdas de 60 metros.
POSIBILIDAD DE ESCAPE ANTES DEL FINAL: No.
ESTADO DE LOS ANCLAJES: Muy bueno.
TIPO DE RUTA: Descenso de Barrancos.

Goyo, Lydia, Ramón, David, Francis, Carmen y Abel. 
 
CARTOGRAFÍA Y CROQUIS:



DESCRIPCIÓN DEL ACCESO:

Partimos desde el Caserío de Los Bailaderos en Teno Alto; se accede al mismo desde Buenavista del Norte por la carretera de El Palmar, que tiene un acceso al caserío desde el Centro de Visitantes del Parque Rural de Teno. Desde dicho caserío tomaremos la Pista de La Mulata que comienza a la derecha de la plaza principal del pueblo; es una pista asfaltada que seguiremos hasta llegar a La Mulata, donde termina el pavimento, junto a una casa aislada. Luego seguiremos a la derecha por una pista de tierra muy pedregosa y cuando veamos una especie de llano donde hay un pequeño refugio de piedra, nos desviaremos a la izquierda e iremos buscando el mejor lugar para llegar al evidente cauce del barranco y así al R1.
 
Final de la Pista la Mulata

 
Campo a través hacia la cabecera
 
FICHA TÉCNICA:



- R1: 25m.
- R2: 55m.
- D1: Destrepe.
- R3: 20m.
- R4: 20m.

- R5: 10m.
- R6: 10m.
- R7: 20m.
- D2: Destrepe.
- R8: 15m.
- Poza evitable con desviador.
- R9: 20m.
- R10a: 55m.
- R10b: 50m.
- R10c: 50m.



DESCRIPCIÓN TÉCNICA Y GEOGRÁFICA:

El cauce del Barranco de Ajoque se encuentra dentro del Parque Rural de Teno, iniciándose en Teno Alto, entre el Roque de la Cruz (754 m.) y La Coronita (778 m.). Su cabecera no tiene un cauce profundo, sin interés en cuanto a descenso, a partir del Roque Gaveta (673 m.) iniciaremos la actividad por un cauce que bruscamente se precipita al vacío mediante el R1 y R2 que, juntos, y en el llamado Salto del Atajo, recepcionan después de unos 80 metros en la cuenca atractiva del barranco; luego se desarrolla entre un paisaje mayoritariamente pétreo y seco, por una serie de saltos de entre 10 y 20 metros de altura y multitud de destrepes, hasta llegar al último salto que repentinamente se convierte en una cascada totalmente vertical de unos 160 metros de altura, fraccionada en tres partes incluyendo su cabecera. Este arranque es una plataforma cómoda y medianamente amplia donde poder esperar turno de bajada con absoluta comodidad, aparte que tiene unas vistas panorámicas de la costa de Buenavista del Norte espectaculares. Los fraccionamientos son extremadamente expuestos y no es conveniente estar más de dos personas en cada uno de ellos, solamente para ayudarse entre sí a anclarse y prepararse para bajar a la siguiente reunión. La base de esta cascada termina en una poza donde podremos encontrar algo de agua, aunque evitable fácilmente; podemos terminar el descenso trepando hasta la carretera TF-455, que se dirige a Punta de Teno o seguir mediante dos saltos más de unos 20 metros, hasta la Playa del Fraile, que está resguardada por la Punta del Fraile.

 
 
ÁLBUM DE FOTOGRAFÍAS:
 
Cabecera del R1
 
R2: 55 m.

 
 

 

Destrepes.


 
 
 
 
 
 
 
Cabecera del R10.

R10: 155 m.

 
R10: 155 m.
 
 
 
  
© Texto de Francisco Fariña
© Fotografías de Francisco Fariña, David García, Abel García y Ramón Hdez.