martes, 28 de octubre de 2014

LAS MERCEDES - CRUZ DEL CARMEN (POR ZÁPATA Y LA HIJA CAMBADA)


LAS MERCEDES – CRUZ DEL CARMEN
(POR ZÁPATA Y LA HIJA CAMBADA)


FICHA TÉCNICA

TÉRMINO MUNICIPAL: La Laguna.
COMO LLEGAR: Desde La Laguna, tomaremos la carretera TF-13 que conecta en Las Canteras con la TF-12, que nos lleva directamente al punto de partida en la Plaza principal del núcleo poblacional de Las Mercedes.
COMIENZO: Plaza de Las Mercedes.
FINAL: Centro de Visitantes de la Cruz del Carmen.
DIFICULTAD: Baja.
DURACIÓN: 3 horas.
LONGITUD:
4,3 Km.
PROVISIÓN DE AGUA: En algunos establecimientos cercanos a la Plaza de las Mercedes y en el Centro de Visitantes en la Cruz del Carmen.
LUGARES DE INTERÉS: Núcleo urbano de Las Mercedes; Mirador de Zápata; Casa Forestal de Zápata; Ruta de la Hija Cambada; Centro de Visitantes de la Cruz del Carmen.
VENTAJAS: Vistas panorámicas de la Vega Lagunera desde el Camino Vueltas Blancas. Sendero autoguiado de la Hija Cambada.
INCONVENIENTES: Ninguno digna de mención.
PELIGROSIDAD: Ninguna digna de mención.
TIPO DE RUTA: Senderismo.


Vega lagunera.

CARTOGRAFÍA



DESCRIPCIÓN

Desde la pintoresca Plaza de Las Mercedes, donde se alza la Iglesia de Las Mercedes a la que pertenece un curioso campanario exterior, comienza un recorrido urbano por la Calle Olof Palme hasta conectar con la Calle Camino Vueltas Blancas, que asciende hacia la carretera de Las Mercedes, la TF-12; la misma calle continúa cruzando dicha carretera y asciende fuertemente conectando con la Calle Camino de la Degollada después de unos cuatrocientos cincuenta metros.




Empedrado en el Camino de la Degollada.


A la derecha y justo donde termina el asfaltado, comienza una senda donde pueden verse los restos del empedrado de piedra de tosca con el que estaba formado el firme; iremos ascendiendo suavemente entre Inciensos (Artemisia thuscula), algunas Piteras (Agave americana) y una solitaria Palmera Canaria (Phoenix canariensis) hacia el Pico El Canario (796 m.). El sendero es algo estrecho y a medida que vamos tomando altura, a nuestras espaldas las panorámicas visuales se van ampliando, ofreciéndonos un paisaje de la llamada Vega Lagunera realmente bello; es una extensa planicie entre dos cuerdas montañosas suaves que comienza en Las Mercedes, sigue por Las Canteras y termina en la Ciudad de La Laguna.



Panorámica de la Vega Lagunera.

Se distingue notablemente el Pico de los Gomeros (730 m.), desde donde “cuelgan” algunas viviendas del núcleo poblacional de Las Canteras, la Mesa Mota (716 m.) y la Cordillera Dorsal que termina en el Parque Nacional del Teide, separando el Valle de Güimar del de La Orotava. El sendero continúa sinuoso y tallado en la tosca junto a un lomo que separa los municipios de La Laguna y Tegueste; hay, durante el recorrido, varios montículos rocosos donde nacen multitud de Bejeques (Aeonium ciliatum), Inciensos (Artemisia thuscula) y Corona de la Reina (Gonospermum fruticosum), que podemos aprovechar para disfrutar de las fantásticas vistas de la Ciudad de La Laguna.



Luego pasaremos bajo un minúsculo bosque de Eucaliptus (Eucalyptus globulus), siempre por firme empedrado, y después de una moderada subida, llegaremos al Picacho Lomo Camejo (822 m.) donde encontraremos una bifurcación; a la derecha hay un amplio mirador natural formado por terreno de tosca y rodeado de Brezos (Erica arborea), Pencones (Opuntia maxima) y algunas Piteras (Agave americana), que se asoma hacia Las Mercedes y por la izquierda continúa la Pista Lomo Boquerón, que discurre casi paralela al Barranco de la Mina; evitaremos luego la continuación de la pista por la derecha, que va a desembocar a la carretera TF-12; seguiremos de frente hasta encontrarnos una bifurcación con un ancho sendero, donde hay una señal de hierro muy oxidada que indica la dirección a tomar hacia el Mirador de Zápata, situado junto a la carretera que va hacia El Batán; la pista, la cual ignoraremos, sigue por nuestra izquierda y termina mucho después en el Camino de Mazapé dentro del núcleo urbano de Pedro Álvarez.



Seguiremos hacia donde nos indica la señal de hierro, ascendiendo por un sendero ancho que discurre bajo enormes ejemplares de Brezos (Erica arborea), Acebiños (Ilex canariensis), Loros (Laurus novocanariensis), etc; el firme está compuesto de tierra compacta y en algunas curvas del camino podremos observar pequeños restos de lo que fue un empedrado, incluso las piedras que componían un muro delimitador del mismo. Enseguida veremos una bifurcación hacia la derecha en forma de senda estrecha que se dirige a cruzar el Barranco de la Mina y desembocar más adelante en la Pista Lomo Boquerón; este sendero lo ignoraremos y continuaremos ascendiendo por el camino principal, esta vez con un desnivel más acusado y muy sinuoso, teniendo algunos tramos algo resbaladizos.


Luego y después de subir algunos escalones naturales de piedra, llegaremos junto a un alto muro de cemento que pertenece a la cimentación del Mirador de Zápata, que lo tendremos sobre nuestras cabezas; sólo nos quedará recorrer unos metros para desembocar en la carretera que va a El Batán, la TF-143 y justo al lado del mirador. En este lugar es preciso quedarse un buen rato a contemplar las maravillosas vistas del Teide (3718 m.), de la Vega Lagunera y de la cordillera dorsal, que separa la isla en dos vertientes bien diferenciadas.

Mirador de Zápata.

Frente a este mirador y al otro lado de la carretera, nos fijaremos en un estrecho paso que asciende precariamente y con fuerte desnivel hacia el Lomo de Zápata, donde veremos luego una senda hacia la izquierda que se abre entre multitud de Brezos (Erica arborea), discurriendo con firme muy compacto y en suave ascenso y siendo, a medida que vamos progresando, más evidente y cómoda de andar.

El Teide desde el Lomo de Zápata.

En poco tiempo desembocaremos en la Cruz de Cha Lucía junto a dos postes de piedra con una cadena, que pertenecen a la entrada de la Casa Forestal de Zápata, junto a la pista forestal que viene desde la Cruz del Carmen y por donde discurre el PR-TF-12; iremos hacia la derecha por dicha pista, en los bordes del recorrido y bajo el Fayal – Brezal (Myrica faya y Erica arborea) característico de la laurisilva, crecen en el sotobosque multitud de Helecheras (Pteridium aquilinum), Malfuradas (Hypericum glandulosum), Capitanas (Phyllis nobla) y un largo etcétera. 

Cruz de Cha Lucía (i).


En pocos metros veremos como otra pista forestal se inicia por nuestra derecha, mientras que a la izquierda hay un poste de madera con varias señales que corresponden, tanto al PR-TF-12 que estamos recorriendo y sigue de largo hacia Bajamar, como al PR-TF-11, que empieza en este punto y en descenso se dirige por un estrecho sendero hacia El Batán y Punta del Hidalgo. Por la pista de nuestra derecha abandonaremos esta bifurcación y con suave desnivel iremos descendiendo paulatinamente por Hoya Negra, avanzando entre un entorno de frondosa laurisilva que resguarda una travesía muy agradable por firme compacto y superficie bastante ancha; poco tiempo después nos encontraremos con una valla de hierro que impide el paso a vehículos, justo en la carretera de El Batán, la TF-143; cruzaremos ésta y enfrente veremos el inicio de una senda señalada con un poste de madera. 


Carretera de El Batán, la TF-143.

Ruta de La HIja Cambada.

Dicho sendero pertenece a la ruta llamada Hija Cambada, un itinerario auto guiado del cual existe un folleto informativo, que comienza en la Cruz del Carmen y termina precisamente en este punto. Empieza descendiendo bruscamente entre algunos escalones de madera y enseguida nos llamará la atención el primer punto de interés en un viejo ejemplar de Til (Ocotea foetens) que tiene una curiosa oquedad fruto de la longevidad del mismo.


El recorrido sigue llaneando bajo frondosa vegetación, llamándonos la atención varios ejemplares de Hijas (Prunus lusitanica), especie característica de los montes de laurisilva, con sus ramas caídas sobre la superficie de paso y que han logrado sobrevivir aunque las inclemencias del tiempo casi lo impiden, a base de enraizarse en el suelo fértil que nos rodea; en el folleto explicativo veremos esta información, así como la referencia de un poste de madera en el lugar.

Ruta de la Hija Cambada.

Continuaremos el recorrido evitando una pista forestal por nuestra derecha y luego veremos otro punto de interés de esta ruta autoguiada, se trata del que explica la importancia de conservar el suelo que nos rodea para la correcta supervivencia del ecosistema.


Luego, en la Hoya de la Hija Cambada, una señal de madera con el nombre de la ruta nos advierte del paso de la carretera TF-143, la cual cruzaremos con precaución para introducirnos de nuevo en la senda que asciende suavemente entre la laurisilva; el paseo es agradable y el desnivel de subida es mínimo, discurriendo por una pintoresca vereda que transcurre paralela a la carretera de acceso a la Cruz del Carmen, la TF-12. El trayecto es bajo un hermoso bosque de Brezos (Erica arbórea) y Tejos (Erica Platycodon) y el sendero discurre algo sinuoso entre dicho pasillo vegetal, donde podremos disfrutar de estas y otras especies vegetales pertenecientes a la laurisilva y si hemos conseguido el folleto informativo de la ruta, podremos pararnos en los puntos informativos señalizados para saber más del ecosistema del lugar.


Finalizando en la Cruz del Carmen.

En poco tiempo estaremos en una subida que desemboca mediante unos escalones de madera en la pista forestal que parte desde la Cruz del Carmen, donde hay un gran panel informativo referente a la Ruta de la Hija Cambada, que acabamos de hacer. Seguiremos a la derecha e iremos llaneando por dicha pista hasta terminar en el exterior del restaurante de la Cruz del Carmen y de esta manera dar por finalizada la ruta. En el entorno está el Centro de Visitantes de la Cruz del Carmen, que alberga un mercadillo del agricultor y un bello Mirador hacia la llamada Vega Lagunera; asimismo es lugar de inicio de varios de los senderos pertenecientes a la Red de Senderos de Tenerife.


Inicio de senderos en Cruz del Carmen.

Ermita en la Cruz del Carmen.


© Texto y fotografías de Francisco Fariña

    francisco_farina@yahoo.es


jueves, 23 de octubre de 2014

CAMINO DE SANTIAGO 2014 - O PEDROUZO - SANTIAGO DE COMPOSTELA


CAMINO DE SANTIAGO
2014
O PEDROUZO - SANTIAGO DE COMPOSTELA
 
PRÓLOGO

En la Pensión Platas antes de iniciar
la última etapa.
La última etapa de nuestro viaje; estamos muy ilusionados y parece que el cansancio acumulado ni se nota. Nos preguntamos cómo será la entrada a esa ciudad de la cual hemos hablado durante tantos días antes de partir de nuestras casas, y de que haremos al estar allí, nuestras dudas se disiparon cuando estábamos a escasos metros del final porque la emoción fue tal, que nos sorprendió a nosotros mismos. La etapa no es muy pintoresca, tiene mucho asfalto y pocas aldeas rurales, sobre todo los últimos kilómetros; la entrada a Santiago es casi interminable haciendo un recorrido urbano, pero de lo más emocionante al llegar al casco histórico, a la Plaza del Obradoiro y a la Catedral. 
 
  
DESCRIPCIÓN

De nuevo, madrugón; a las 7:30 nos vimos en la recepción del hotel, nos habíamos alojado en la Pensión Platas; la recepcionista muy amable nos hizo la foto de partida en las puertas del establecimiento. Ya habíamos pagado el desayuno junto con la estancia la noche anterior y nos dirigimos a una cafetería situada en la misma calle y cerca de donde nos alojamos; el desayuno en la misma línea, pan gallego con mantequilla y mermelada y café con leche, que nos saben a gloria a estas horas de la mañana. 

 
 

Partimos con las energías suficientes para acometer esta última y definitiva etapa que nos llevará a Santiago de Compostela, por fin. Iremos por la Rúa Concello saliendo del núcleo poblacional de O Pedrouzo y después de pasar junto a un establecimiento donde hay un “espichacolillas” para comprar agua, nos internamos a la izquierda por una pista forestal bajo una frondosa arboleda donde hay algunas casas de campo aisladas que pertenecen a la aldea de San Antón, para más adelante terminar entre cultivos, en una vía asfaltada que cruzaremos por un subterráneo y que nos lleva a pasar junto a un bar en O Amenal. Luego seguiremos bajo el bosque y más adelante por una pista de tierra a la intemperie y de ascensión continuada, dirigiéndonos a rodear la cabecera del Aeropuerto de Lavacolla por un sendero junto a un riachuelo. Llegaremos después de una larga recta a una pista de asfalto que discurre paralela a la autovía, al lado de la misma va un ancho sendero donde encontraremos un monolito de piedra alusivo a Santiago de Compostela, por supuesto que nos hicimos la foto correspondiente y descansamos un poco para refrescarnos e hidratarnos.
 
Sendero por Lavacolla, cerca del aeropuerto.

Dicho sendero desciende suavemente y al llegar a la cabecera de la pista del aeropuerto la imagen es bastante penosa, ya que hay un entramado de hierro que soporta toda la luminaria y antenas de comunicación del mismo. Después de pasarlo de largo, iremos paralelos a la pista de aterrizaje por un sendero de tierra y luego giramos a la derecha por asfalto hasta la aldea de San Paio, donde hay una pintoresca plaza rodeada de casas de piedra y una pequeña ermita donde sellaremos la credencial. 
 
Ermita en Sao Paio.

Una pesada subida asfaltada y marcada con señales de madera referidas al Camino, nos lleva luego a cruzar otro subterráneo bajo una autovía mediante una acera acondicionada para el caminante, que desemboca en un camino de tierra por el que andaremos bajo Eucaliptus y que nos lleva a una vía urbana que va recorriendo el pueblo de A Lavacolla. Después de pasar junto a un hórreo, llegaremos a la Iglesia de San Pelayo de Sabugueira, de 1840 y anexo a ella el cementerio; en las escaleras de entrada hay una fuente de agua y otra escalera en sentido contrario da acceso a la plaza principal donde hay un cruceiro; estuvimos un rato descansando, visitando el templo y tomándonos un cortado en un bar donde también sellamos la credencial.
 
Iglesia de San Pelayo de Sabugueira
en Lavacolla.

Rodearemos la Iglesia e iremos por una calle estrecha para salir del pueblo y después de cruzar la carretera seguiremos por otra calle donde nos desviaremos a la derecha bajo un hórreo para dirigirnos a cruzar un pequeño puente de madera que pasa sobre el Río Sionlla; cuentan que en este arroyo, los peregrinos de antaño se despojaban de sus sucias vestimentas y se bañaban de cuerpo entero para así entrar en Santiago de Compostela mas decentes, nosotros no lo hicimos porque no lo necesitábamos, pero el calor invitaba a un chapuzón.
 
Río Sionlla.
 
Enseguida nos enfrentamos a una subida asfaltada que nos lleva a la aldea de Vilamaior y que luego se suaviza un poco, aunque se hace muy pesada ya que es sobre asfalto, muy expuesta a la intemperie y con rectas interminables. Antes de llegar a la sede de la Televisión Gallega, podremos aprovechar alguna sombra que nos dan los árboles junto al Camino y después de pasarla de largo, iremos bordeando un muro de una industria para luego girar a la izquierda junto a un camping y la sede de Radio Televisión Española.
 
 

 
Luego un larga y pesada recta nos lleva paulatinamente hasta San Marcos, una aldea muy pintoresca que alberga el Monte do Gozo, antesala de la entrada final a Santiago de Compostela y desde donde los peregrinos de antaño tenían la primera visión de las torres de la Catedral de Santiago; hay una escultura en conmemoración de la visita del Papa Juan Pablo II en 1982, la pequeña Ermita de San Marcos y numerosos servicios para el peregrino, así como un albergue y varios hoteles. Después de visitar el monumento volvimos unos metros hacia detrás para reponer fuerzas y comer algo mientras descansamos un buen rato.
 
Una buena comida y descanso en la aldea de
San Marcos.
 
En el Monte do Gozo.


De vuelta al Camino, nos queda un largo descenso asfaltado, aunque hay un pasillo paralelo de tierra habilitado para los peregrinos algo incómodo; más adelante cruzaremos una autovía por un paso elevado y por fin entraremos en la ciudad por una acera empedrada y salvando una gran rotonda.
 
Entrando a Santiago de Compostela.
 

En un amplio espacio hay un cartel de bienvenida donde nos haremos una foto; solo nos queda seguir la señalización dentro de la ciudad y llegar a una encrucijada en la Porta do Camiño, donde comienza el casco histórico; una vez ahí, seguiremos callejeando por la ciudad entre edificios históricos, Capillas y Monasterios hasta llegar a la Praza da Inmaculada, donde está nuestro hotel, la Hospedería San Martín Pinario, de imponente aspecto; al otro lado está la impresionante Catedral de Santiago de Compostela y la entrada a la misma por la Puerta de A Acibechería.
 
Por el casco histórico de Santiago de Compostela.
Praza da Inmaculada y Hospedería S. Martín Pinario (d).
 
Torres de la Catedral de Santiago de Compostela.
 
Solo nos queda seguir de frente y pasar bajo un túnel para llegar, por fin, a nuestro anhelado reto, la Plaza del Obradoiro, donde está la entrada principal a la Catedral de Santiago de Compostela, de imponente fachada barroca. 
 
Catedral de Santiago de Compostela.
 
Praza do Obradoiro
 
Todos juntos y logrado el reto.
 
Sin saber por qué, nos unimos todos en un emocionado e inesperado abrazo en medio de la plaza, entre risas y llantos, al saber que habíamos cumplido un sueño anhelado por todos; nos embargó la alegría, echados en el suelo y en silencio nos quedamos cada uno con sus pensamientos internos y sin dejar de mirar la fachada del Templo; fue un momento especial e irrepetible.


Celebrando nuestro éxito.

 

© Fotografías de Francisco Fariña y Javier López.