lunes, 26 de junio de 2017

RUTA DE LOS GUARDIANES CENTENARIOS


RUTA DE LOS
GUARDIANES CENTENARIOS  
(Centro de Información Patrimonial – P. R. Lomo de la Jara)

FICHA TÉCNICA

TÉRMINO MUNICIPAL: Tacoronte.
COMO LLEGAR: Al lugar del inicio llegaremos después de haber rebasado el punto kilométrico 6 de la carretera TF-237, yendo en dirección norte; unos doscientos cincuenta metros después de dicho punto, veremos la Iglesia de Nuestra Señora de Fátima, anexa a la Calle Candelaria Monte, por la cual iremos siguiendo la señalización que nos lleva al Centro de Información.
COMIENZO: Centro de Información Patrimonial de Agua García.
FINAL: Mismo lugar.
DIFICULTAD: Baja.
DURACIÓN: Indeterminada.
LONGITUD: 2,6 Km.
PROVISIÓN DE AGUA: En el Parque Recreativo Lomo de la Jara.
LUGARES DE INTERÉS: Ruta de los Guardianes Centenarios; Parque Recreativo Lomo de la Jara; Área de descanso; Centro de Información Patrimonial.
VENTAJAS: Recorrido muy sencillo, señalizado y con posibilidad de conectar con pistas forestales también señalizadas; forma parte del PR-TF-25.4, una variante del PR-TF-25. Es ideal para ir con niños y tiene un tramo adaptado para personas con movilidad reducida.
INCONVENIENTES: El Parque Recreativo Lomo de la Jara suele ser muy frecuentado, sobre todo, los fines de semana.
PELIGROSIDAD: Ninguna. 
TIPO DE RUTA: Senderismo.

MAPAS Y CROQUIS


DESCRIPCIÓN:

Al final de la Calle Madre del Agua, cerca de la Casa Forestal de Agua García, se encuentra el Centro de Información Patrimonial Agua de García, una edificación actualmente clausurada que da inicio a la ruta llamada Los Guardianes Centenarios, un recorrido natural integrado dentro del Bosque de Agua García. En el parquin exterior hay unos paneles informativos referidos al Paisaje Protegido de Las Lagunetas, cuyos límites dan comienzo en este lugar y al sendero de pequeño recorrido PR-TF-25.4, una variante de recorrido circular que pertenece al PR-TF-25; así como unas señales de dirección del mismo y de la Pista Forestal Fuente Fría.

Centro de Información Patrimonial de Agua García.
Inicio de la ruta.
Bosque de Agua García.

Comenzamos remontando hacia la izquierda por dicha pista forestal y haciendo caso de una señal indicadora de la ruta auto guiada denominada Guardianes Centenarios; unos metros más adelante hay un cruce de pistas, nosotros seguiremos por la de la derecha donde hay una valla metálica que impide el paso de tráfico rodado; es el PR-TF-25.4, como así lo indica un poste señalizador. 


La pista discurre bordeando el cauce del Barranco de Toledo, llaneando y ofreciéndonos un agradable paseo bajo una masa forestal muy frondosa formada por numerosas especies pertenecientes a la laurisilva como lo son, además del característico Fayal – Brezal (Myrica faya), Loros (Laurus azorica), Tiles (Ocotea foetens), ejemplares centenarios y de gran porte de Viñátigos (Peresea indica), Acebiños (Ilex canariensis), Palo Blanco (Picconia excelsa) Mocanes (Visnea mocanera) y una multitud de especies de sotobosque como la Cresta Gallo (Isoplexis canariensis), Pata Gallo (Geranium canariense), Capitanas (Phyllis nobla), Flor de Mayo (Pericallis tussilaginis), Hiedra Canaria (Hedera canariensis) y un largo etcétera que hace del paseo un auténtico recorrido natural.

A los pocos metros encontraremos a nuestra izquierda un muro de piedra que protege el camino por donde avanzamos y luego iremos entre el mismo y una valla de madera que nos separa del cauce del barranco; al llegar a la altura de dicha cuenca, cruzaremos la misma por un puente de madera que nos hace desembocar en una explanada donde hay varios bancos de madera, dispuestos para sentarnos y disfrutar de tranquilo ambiente natural, más pintoresco aún si es temporada de lluvias y el barranco lleva agua; hay que decir que este bosque que nos rodea, llamado Bosque de Agua García, es un reducto de laurisilva que ha sobrevivido a las talas masivas de madera necesarias que se realizaron en la etapa posterior a la conquista de Canarias y que eran necesarias para el abastecimiento de recursos tradicionales.

 Cruzando el cauce del Bco. de Toledo.

Acceso a las Cuevas del Vidrio.
Por nuestra izquierda remonta el sendero escalonado y protegido por un sólido pasamano que zigzaguea bastante empinado hasta llegar a otro puente de madera que vuelve a cruzar el Barranco de Toledo y que confluye en un amplio espacio donde están las Cuevas de Toledo o también denominadas Cuevas del Vidrio, excavadas en forma de laberinto en el talud que tenemos enfrente, con la finalidad de extraer el material necesario para la fabricación de vidrio. 

 

Cuevas del Vidrio.

El espacio que nos rodea está cercado por una robusta valla de madera que protege dicho lugar del cauce del barranco; el recorrido continúa unos metros por una pista ancha que termina en otro tramo escalonado y algo sinuoso, por el que ascenderemos suavemente hasta terminar en la Pista Fuente Fría, donde hay un poste con distintas indicaciones referidas a los recorridos posibles que se pueden realizar tanto con vehículos a motor, como en bicicleta o a caballo.




Seguiremos a la derecha hasta llegar a un cruce señalizado con las reseñas del PR que transcurre ascendiendo en fuerte pendiente por la Pista Fuente de la Araña como así lo indica una señal de madera; iremos por dicha pista que discurre bajo un frondoso bosque donde crecen Acebiños (Ilex canariensis), Brezos (Erica arborea), Fayas (Myrica faya), Tiles (Ocotea foetens) y un largo etcétera, hasta que poco tiempo después gira a la derecha para cruzar de nuevo el Barranco de Toledo y desembocar más adelante en la trasera de una edificación que pertenece al Parque Recreativo Lomo de la Jara. 

 

Pista Fuente de la Araña.

Accedemos al mismo y lo atravesamos hasta llegar a la pista de acceso, donde hay un espacioso aparcamiento y unos paneles informativos referidos a las propias instalaciones y otro al PR-TF-25 con todas sus variantes.

 


Desviándose de la pista de acceso, se adentra en el bosque el PR-TF-25.4 que es la circular denominada Lomo de la Jara, nosotros evitaremos esa variante y continuaremos por la pista hacia la derecha, que desciende suavemente y que nos lleva, mediante un agradable paseo bajo el monte, a conectar más adelante de nuevo con el camino escalonado que desciende hacia las Cuevas del Vidrio; una vez allí seguiremos cruzando el Barranco de Toledo por el puente de madera y después bajaremos otro tramo escalonado que nos deja en una llanada donde hay varios bancos para descansar. 

 
Área de descanso.
Tramo adaptado.

Tomaremos a la izquierda por una pista forestal que no pertenece al recorrido del PR e iremos por ella llaneando bajo el frondoso bosque de laurisilva; en un momento determinado veremos una evidente senda que corta perpendicularmente el recorrido de la pista, por este camino iremos hacia la derecha y lo haremos descendiendo por firme algo resbaladizo y deteriorado, hasta que desemboquemos en un amplio espacio en un claro del monte, donde existe un área de descanso provista de una superficie de madera, varios asientos y unos paneles informativos muy deteriorados.



A la izquierda continúa el PR-TF-25.4, el cual ignoramos y que se dirige hacia el Parque Recreativo Lomo de la Jara; a la derecha hay un sendero cementado que es accesible y está habilitado para la visita de personas con movilidad reducida. 


Su recorrido es completamente llano y nos lleva a conectar unos metros más adelante con una pista forestal suficientemente ancha, provista de un bordillo lateral para el guiado de personas con discapacidad visual y vallada, que se dirige paralela al cauce del Barranco de Toledo, hacia el Centro de Información Patrimonial, donde dimos por iniciada esta ruta; este será el final de la misma, habiendo hecho un recorrido circular.

EL BOSQUE DE AGUA GARCÍA:

Está situado en las inmediaciones del núcleo poblacional de Agua García, un barrio agrícola perteneciente al municipio norteño de Tacoronte, distante del mismo unos pocos kilómetros; dicha masa boscosa forma parte integral del Paisaje Protegido de Las Lagunetas, un espacio natural protegido de unas 3.800 hectáreas, que se extiende también por los municipios colindantes como el Sauzal, La Matanza de Acentejo, La Victoria de Acentejo, El Rosario y Candelaria, estos dos últimos por la banda sur de la isla. El Bosque de Agua García comprende un pequeño reducto de Laurisilva Canaria que ha sobrevivido a la tala masiva de multitud de zonas boscosas acontecidas en la isla desde el siglo XV, con la finalidad de crear campos de cultivo y de obtener madera para utilizarla en infinidad de usos cotidianos para la supervivencia de los habitantes del lugar; Laurisilva es el nombre con el que se conoce a las diferentes masas selváticas que desde la Era Terciaria se extendían por el norte de África y el sur europeo y que han sobrevivido en los archipiélagos de Azores, Madeira y algunas islas de Canarias; mayoritariamente lo forman especies vegetales pertenecientes a la familia de las lauráceas, que junto a los Brezos (Erica arborea), Hayas (Myrica faya) y otras especies endémicas, han establecido un auténtico ecosistema vegetal que protegen y favorecen la subsistencia de muchas especies animales.
La ruta de los Guardianes Centenarios recorre parte de una lomada que está bajo la Montaña Lomo del Pinar (1012 m.), en las cercanías del Parque Recreativo de Lomo de la Jara, y se extiende entre el Barranco del Salto Blanco y el Barranco de Toledo; dicho recorrido surca parte de la masa del bosque mediante multitud de senderos, tanto homologados y señalizados, como otros que no lo están, así como por infinidad de pistas forestales que se extienden por todo el espacio natural protegido.





© Texto y fotografías de Francisco Fariña
     francisco_farina@yahoo.es


miércoles, 14 de junio de 2017

MONUMENTO NATURAL DE MONTAÑA AMARILLA

MONUMENTO NATURAL DE MONTAÑA AMARILLA
(Playa Amarilla – Playa del Colmenar)


FICHA TÉCNICA:

TÉRMINO MUNICIPAL: San Miguel de Abona.
COMO LLEGAR: Desde la autopista TF-1 dirección sur, nos desviamos por la salida 62 en el Polígono Industrial de las Chafiras, donde conectaremos con la carretera TF-655 que se dirige a Las Galletas; en un determinado momento conectaremos con la TF-652 que nos llevará a Costa del Silencio; antes de llegar veremos un cruce a la izquierda en Guargacho, que se desvía de la carretera principal y que nos lleva directamente al inicio de la ruta.
COMIENZO: Playa Amarilla.
FINAL: Mismo lugar.
DIFICULTAD: Baja.
DURACIÓN: 4 Horas.
LONGITUD: 5,3 Km (i/v).
PROVISIÓN DE AGUA: En un “chiringuito” al inicio y final de la ruta.
LUGARES DE INTERÉS: 1.- Playa Callao de la Cochina o Playa Amarilla; 2.- Cumbre y cráter de Montaña Amarilla; 3.- Dunas fósiles en la Caletilla de Uchoba; 4.- Punta de Panete; 5.- Playa del Colmenar.
VENTAJAS: Recorrido por el interior de un espacio natural protegido catalogado como Monumento Natural, con senderos en buen estado y un ecosistema bien conservado.
INCONVENIENTES: Mucha afluencia de turistas, sobre todo en época estival, ya que su situación está muy cerca de Costa del Silencio, una zona turística con bastante renombre. La señalización es muy escasa, por no decir ninguna.
PELIGROSIDAD: Ninguna.
TIPO DE RUTA: Senderismo.

MAPAS Y CROQUIS:


FLORA COMÚN EN LA ZONA:

Siempreviva de Mar (izq.); Lechuga de Mar (dcha.)
Cardonal - Tabaibal (izq); Uvilla de Mar (dcha.)


DESCRIPCIÓN:

Al final de la Calle Eneas hay un descampado con vistas a la cara sur de Montaña Amarilla, la cual descansa sobre la bahía Callao de la Cochina o Playa Amarilla, extendiéndose entre la Punta el Juraíto y la Punta Uchoba; la imagen de las paredes rocosas erosionadas de la base de la montaña mostrándonos diferentes tonalidades de color y el mar rompiendo en su costa es, cuanto menos, sorprendente. A la derecha de la cala hay un “chiringuito” frecuentado por habitantes locales y turistas, con unas pequeñas terrazas ideales para disfrutar de los atardeceres clásicos del sur de la isla.



 Playa Amarilla y cara sur de Montaña Amarilla.

El denominado Monumento Natural de Montaña Amarilla es un espacio natural de unas 28 hectáreas formado por un cono volcánico que alberga una duna fósil en la parte costera y que es, en su conjunto, de gran interés científico y geomorfológico; está situado en las inmediaciones de un gran malpaís donde destacan otros relieves volcánicos como la Montaña Negra (125 m.), Montaña del Majano (117 m.) y Montaña Colorada (92 m.), así como las más cercanas y notables llamadas Malpasito de Abajo (117 m.) y Malpasito de Arriba (97 m.).
Inicio de la ruta.
Sendero de ascenso por Montaña Amarilla.

El inicio lo haremos por un acceso que hay en el murete de piedra que delimita todo el espacio y que lo separa de una urbanización turística anexa; dicha entrada nos lleva a iniciar un ascenso por una senda con firme muy compacto que sube entre Tabaibas Amargas (Euphorbia lamarckii), Balos (Plocama pendula); Aulagas (Launaea arborescens) y Salados Blancos (Schizogyne sericea); más adelante evitaremos un sendero que se inicia por nuestra izquierda y continuaremos el ascenso por firme escalonado que avanza muy marcado por las faldas de la montaña. Las vistas panorámicas a medida que progresamos, comprenden prácticamente la totalidad de la zona turística de Costa del Silencio, incluso en la lejanía podemos observar la silueta inconfundible de Montaña de Guaza (428 m.) y de los conos volcánicos que forman la Reserva Natural Especial de Malpaís de Rasca, que son la Montaña Aguzada (118 m.), Montaña la Caraba (111 m.) y la Montaña Grande (152 m.), así como parte de su agreste territorio donde se asienta el Faro de Rasca.




El camino lo continuamos hasta coronar la cima de Montaña Amarilla en una de sus partes de más altura, ya que dicha cumbre está formada por el borde circular de un cráter que mide aproximadamente doscientos cincuenta metros de diámetro. Iremos hacia la izquierda en suave descenso, disfrutando de las vistas de medianías del municipio de San Miguel, donde destaca el Roque de Jama (780 m.) que forma parte del Monumento Natural denominado de la misma manera y que al mismo tiempo es limite jurisdiccional con el de Arona del cual también destacamos la imagen majestuosa del Roque del Conde (1001 m.). 
Llegaremos mas tarde a una bifurcación donde es opcional el recorrido que debemos tomar, a la izquierda desciende una vereda bastante degradada que desemboca poco tiempo después en el límite del espacio natural, donde hay un murete de piedra que lo delimita por toda la cara norte; en este mismo cruce y si decidimos ir a la derecha, también bajaremos bruscamente por una senda muy marcada que discurre algo sinuosa por las faldas de otra pequeña montaña anexa al cráter principal y que termina con un precipitado descenso en un barranquillo dentro del cráter de Montaña Amarilla. 
 
Enseguida conectaremos con un tramo muy compacto que avanza en suave descenso con firme irregular y que, delimitado por una hilera de piedras, nos lleva hasta una bifurcación donde hay un amontonamiento de piedras; seguimos de frente rodeando las faldas de Montaña Amarilla, por donde crecen numerosos Salados Blancos (Schizogyne sericea), Magarzas (Argyranthemum gracile), Siemprevivas de Mar (Limonium pectinatum), Aulagas (Launaea arborescens) y algún que otro Balo (Plocama pendula), hasta llegar casi al borde del mar, en la llamada Caletilla de Uchoba, donde podremos disfrutar de la imagen espectacular de un pequeño acantilado desmantelado por la acción erosiva del mar, que ha dejado al descubierto unas dunas fósiles sobre una plataforma rocosa, con vistas hacia parte de la zona turística de Costa del Silencio; si hay marea baja se puede regresar por esta parte de la costa hacia la playa Callao de la Cochina, donde iniciamos la ruta.
Dunas fósiles en la Caletilla de Uchoba.


Después de disfrutar del lugar regresamos al sendero principal que discurre bordeando la costa sobre la Punta de Uchoba, donde se establecen varios entrantes rocosos hacia el océano, formando diferentes bahías donde rompe con fuerza la acción de las olas del mar. 
Avanza llaneando entre Lechugas de Mar (Astydamia latifolia), Tabaibas (Euphorbia balsamifera) y Uvillas de Mar (Tetraena fontanesii) con vistas espectaculares y panorámicas de la costa de Los Abrigos y de El Médano, donde destaca la Montaña Roja (133 m.), punto culminante y el más característico de la Reserva Natural Especial denominada con el mismo nombre. Mas hacia el interior destacan otros conos volcánicos importantes, como lo son los pertenecientes al Monumento Natural de la Montaña de Ifara y Los Riscos, la Montaña Gorda (646 m.), en las inmediaciones del Caserío de Charco del Pino y más cercana, la Montaña Chimbesque (425 m.), justo al lado del Caserío de Aldea Blanca.


Montaña Amarilla y Costa del Silencio.

 
Seguimos el curso del sendero que discurre bastante marcado, cruzamos luego un barranquillo entre una población muy numerosa de Lechugas de Mar (Astydamia latifolia), cerca de la Punta de Panete, una barra rocosa que se adentra bastantes metros hacia el interior del mar; mas adelante la senda se bifurca en varias ramificaciones, unas van de regreso a Montaña Amarilla por la Hoya de la Cueva Negra y otras se acercan al borde del pequeño acantilado que termina en el mar; nosotros continuaremos por un tramo escalonado que salva una pequeña vaguada y seguiremos avanzando por el margen de la costa con subidas y remontes continuos y muy suaves, aprovechando algún acceso a la plataforma rocosa que está más a la orilla para disfrutar del paisaje marino.



 
Cerca de la Punta de Amador, donde cruzaremos un barranquillo cubierto de Tabaibas (Euphorbia balsamifera), Espinos de Mar (Lycium intricatum), Salados Blancos (Schizogyne sericea) y algún Cardón (Euphorbia canariensis) aislado, encontraremos un poste junto al sendero que nos avisará del final del espacio natural; la vereda continúa su transcurso con firme un poco mas pedregoso y siempre costeando cerca del mar entre el malpaís, iremos por la zona llamada Jurada de Amador y más adelante por la Punta de las Playas, donde podremos acercarnos aún más a la costa y disfrutar de alguna que otra pequeña cala rocosa. 
 Señal indicadora del límite del espacio protegido (dcha.)

Al fondo Montaña Roja.

De vuelta al sendero veremos por nuestra izquierda la confluencia de una pista de tierra que cruza los llamados Llanos de Amarilla y que termina justo en el camino que recorremos, donde puede haber algún vehículo perteneciente a los pescadores que frecuentan la zona. Luego seguimos por la vereda que discurre muy marcada, ya que del continuo uso se encuentra hundida en el terreno y siempre con vistas hacia la zona poblada de Los Abrigos, donde es notable la Montaña Roja (133 m.), punto culminante de la Reserva Natural Especial de Montaña Roja.



 Malpaís con Cardonal-Tabaibal.

 

Seguiremos nuestro rumbo hasta llegar a un promontorio rocoso al borde de la Playa del Colmenar, una amplia bahía de callaos (cantos rodados), que se extiende ante nosotros entre un bello paisaje volcánico plagado de especies vegetales características de las zonas costeras de la isla; el final de la misma lo compone un risco en forma de pequeño acantilado en la Cruz de Cho Bital, donde podemos observar también y hacia el interior del océano, el Morro del Hambre. 
Playa del Colmenar.

Daremos por finalizado el recorrido en este punto, que dicho sea de paso tiene amplias vistas de la costa y de la zona turística de Los Abrigos, así como de la Urbanización Amarilla Golf, que veremos en primer término, un complejo turístico compuesto, como su denominación lo indica, de las instalaciones pertinentes de un campo de golf.


De regreso desandando el camino.
El regreso lo haremos después de disfrutar del entorno desde este punto estratégico y lo haremos desandando el camino entre el malpaís cubierto principalmente de Tabaibas (Euphorbia balsamifera), Cardones (Euphorbia canariensis) y Salados Blancos (Schizogyne sericea), entre otras especies, hasta llegar al límite del espacio natural, donde había un poste que así lo señalaba. 
Unos metros después de cruzar una vaguada veremos en una bifurcación, como se interna un sendero por nuestra derecha que transcurre en suave ascenso en dirección a Montaña Amarilla; después de un corto recorrido llegaremos a otro cruce, en este caso iremos llaneando hacia la izquierda para empatar mas adelante con el mismo sendero que anteriormente nos llevaría hacia la Caletilla de Uchoba, donde se encontraban las dunas fósiles.
Montaña de Guaza y Roque del Conde desde Montaña Amarilla.

Cráter de Montaña Amarilla.

Continuaremos en esta ocasión hacia la derecha en fuerte ascenso, mediante un firme muy compacto que avanza por una ladera de la montaña, tiene algunos tramos excavados en el terreno y otros escalonados y discurre entre algunos ejemplares aislados de Balos (Plocama pendula), Aulagas (Launaea arborescens) y Tabaibas (Euphorbia balsamifera). Más adelante transcurre suavizando su desnivel y bordeando la ladera de manera paulatina, tomando cada vez más altura y terminando poco después en un punto culminante del cráter de Monta Amarilla. 




Una vez en este sitio nos pararemos para contemplar el grandioso paisaje panorámico de todo el conjunto del Monumento Natural, que se vislumbra en su totalidad, así como los aledaños y las zonas turísticas anexas. Podremos recorrer con precaución parte de la cresta que se extiende hacia el norte sobre la Playa Amarilla, pudiendo disfrutar más, si cabe, del majestuoso espectáculo que nos ofrece la naturaleza.
Cumbre de Montaña Amarilla.

Hacia el sur crestearemos luego, en suave ascenso, por un tramo del cráter hasta encontrar el punto donde culminamos la subida inicial y es ahí donde empezaremos a descender por la misma vereda que utilizamos en el inicio de la ruta, la cual nos lleva en un corto espacio de tiempo hasta el final del recorrido en el mismo lugar donde lo iniciamos.


De regreso hacia Playa Amarilla.



© Texto y fotografías de Francisco Fariña
francisco_farina@yahoo.es