viernes, 19 de enero de 2018

MIRADOR DE NARICES DEL TEIDE - CUEVAS NEGRAS ( P. N. del Teide)


MIRADOR DE NARICES DEL TEIDE – CUEVAS NEGRAS
(Combinando las RUTAS 9, 38, 13 y 32)
PARQUE NACIONAL DEL TEIDE

Teide y Pico Viejo.
FICHA TÉCNICA

TÉRMINO MUNICIPAL: Guía de Isora.
COMO LLEGAR: En el kilómetro 3,3 de la carretera TF-38, que une Boca Tauce con la población de Chío se encuentra el Mirador de las Narices del Teide.
COMIENZO: Mirador de Narices del Teide.
FINAL: Mismo lugar.
DIFICULTAD: Media.
DURACIÓN: 4,30 Horas.
LONGITUD: 9,5 Km.
PROVISIÓN DE AGUA: No.
LUGARES DE INTERÉS: Mirador de Narices del Teide; Colada de lava de Narices del Teide (2661 m.); Vistas de Pico Viejo (3135 m.) durante todo el recorrido; Cuevas Negras; Montaña de la Botija (2117 m.); Pinares ocasionales.
VENTAJAS: Rutas señalizadas dentro del Parque Nacional del Teide. Vistas panorámicas de la parte suroeste de la isla con la Isla de La Gomera y La Palma en el horizonte.
INCONVENIENTES: Ninguno digno de mención.
PELIGROSIDAD: Nula.
TIPO DE RUTA: Senderismo.

CARTOGRAFÍA:


DESCRIPCIÓN:

En el punto de partida, donde se puede disfrutar de inmejorables panorámicas de Pico Viejo (3135 m.) y de los conos volcánicos de Narices del Teide (2661 m.), hay un panel informativo referido a la RUTA 9 del Parque Nacional denominada Pico Viejo – Teide, justo al inicio del sendero. Antes de iniciar el recorrido nos llamará la atención la cuerda montañosa que cierra el circo de Las Cañadas por el oeste, que está formado entre otros, por el Roque del Cedro (2167 m.) y el Morro del Cedro (2264 m.), que emergen sobre la Cañada del Cedro, una llanura compuesta de material volcánico provenientes de las erupciones de Narices del Teide (2661 m.); los Roques de Chavao (2144 m.) y el Morro del Tiro del Guanche (2221 m.) culminan dicho cierre en Boca Tauce. Son notorios también El Sombrerito (2532 m.), el Roque de la Magdalena (2325 m.) y la Montaña de Guajara (2715 m.), que cierran dicho circo de Las Cañadas por la parte sur.

Inicio de la ruta junto a la carretera TF-38.

La senda empieza con firme de tierra y muy evidente discurriendo entre un mar de lava donde nacen aisladamente varios ejemplares de Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus) y alguna Retama del Teide (Spartocytisus supranubius) ocasional; se va adentrando en el malpaís bastante sinuoso y con firme mucho más pedregoso, dificultando el paso, ya que son piedras de pequeño tamaño y bastantes sueltas. Iremos avanzando luego por terreno aún mas agreste perteneciente a uno de los brazos eruptivos de Narices del Teide (2661 m.), cruzando alguna vaguada por las inmediaciones de la Montaña de Chasogo de Arriba (2085 m.), situada al otro lado de la carretera, hasta que encontremos los primeros Pinos Canarios (Pinus canariensis) que forman parte de un minúsculo pinar cercano que crece disperso por el entorno volcánico; a medida que avanzamos, la población de Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus) y Alhelíes del Teide (Erysimum scoparium) se va haciendo más abundante. 


 Pico Viejo (3135 m.)

 

Una vez hayamos entrado de lleno en el pinar, el firme del sendero se vuelve más compacto y conecta mas adelante con una vieja pista forestal que viene desde la cercana carretera; unos metros más adelante encontraremos un cruce de caminos donde se inicia la RUTA 32 denominada Abeque, una ruta lineal que finaliza en la base de Montaña Samara (1895 m.), donde está la RUTA 13 y que caminaremos por ambas al regreso. 

 RUTA 9 (Pico Viejo).

 
Cruce con la RUTA 32 (Montaña de Sámara).

A la derecha continúa la RUTA 9 hacia Pico Viejo (3135 m.) y Narices del Teide (2661 m.) ascendiendo por un costado de la Barranquera del Lomo de los de Chío mediante un sendero muy bien marcado y con firme compacto, que avanza entre multitud de Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius), Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus) y algunos Codesos de Cumbre (Adenocarpus viscosus) ocasionales. 

 
 Senda entre Retamas y Rosalillos de Cumbre.

Más adelante la subida se suaviza y llegamos a una amplia llanada bajo un promontorio volcánico donde hay varias construcciones de piedra en forma de muretes de piedra seca con forma semicircular, que probablemente sirvieran como refugio de pastores o colmeneros, en este punto hay otra bifurcación donde está el comienzo de la RUTA 38, llamada Cuevas Negras; la RUTA 9 continúa por la derecha con fuerte desnivel de subida por La Majáa, por el interior de un pequeño valle bajo Los Morros de Chasajañe (2343 m.), nosotros la evitaremos y seguiremos de frente por la que se dirige a Cuevas Negras.

 
Cruce con la RUTA 38 (Cuevas Negras).

 

Avanzamos por la senda que zigzaguea con suave ascenso y firme bastante arenoso que transcurre entre el malpaís formado de material volcánico, donde crecen Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus), Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius) y Codesos de Cumbre (Adenocarpus viscosus), con la vista puesta hacia la izquierda de la silueta del cono volcánico de la Montaña Negra (2215 m.). Luego aparece bajo nuestros pies un amplio llano que se extiende bajo la base de la Montaña de Chío (2335 m.), que oculta una parte de las laderas de Pico Viejo (3135 m.), dejando a la vista los bordes de su enorme cráter; por dicha llanada va discurriendo el sendero perfectamente marcado que se dirige dejando detrás la Montaña Negra (2215 m.) la cual nos brinda una bonita imagen de su boca eruptiva.

 Montaña Negra (2215 m.).

Pico Viejo (3135 m.) Izq.; Montaña de Chío (2335 m.). Dcha.

El entorno es desolador en cuanto a vegetación, ya que no crece absolutamente nada en buena parte del terreno, que solo está plagado de pequeños promontorios rocosos de material volcánico; mas adelante, en una zona más umbría, crece un enorme ejemplar de Retama del Teide (Spartocytisus supranubius) junto al sendero y luego aparece una abundante población de Codesos de Cumbre (Adenocarpus viscosus) formando una auténtica colonia aislada y dispersa en buena parte del entorno cercano. 


Después cruzamos una zona más agreste, aunque la senda delimitada continúa con firme bastante compacto y cómodo de transitar; un giro brusco a la izquierda, bajo el entorno del Calderón de las Chajoras (2517 m.), un cono volcánico situado bajo el omnipresente Pico Viejo (3135 m.), nos lleva por el borde exterior de las Cuevas Negras que están situadas linealmente entre los Llanos de las Chajoras y Las Arenas, dos amplias extensiones de material volcánico que se observan desde este punto casi vírgenes y con ausencia absoluta de cualquier forma de vida vegetal.
 
Una parte del conjunto de Cuevas Negras.

Las cuevas están todas cerradas con cancelas de hierro imposibles de abrir y solo se puede acceder al borde exterior de cada una de ellas para observar sus bocas de entrada. El sendero continúa su curso esta vez en suave descenso y caminando entre dos enormes bombas volcánicas que parecen colocadas a propósito en forma de puerta de entrada que da paso a un extenso territorio volcánico que se extiende entre la Montaña Reventada (2232 m.), que nos queda a nuestra derecha y la Montaña negra (2215 m.), en el lado opuesto, desde este punto observamos frente a nosotros el cono volcánico que lo forma la Montaña de la Botija (2117 m.) y en el horizonte las siluetas de la isla de La Gomera y la de La Palma.


 

 

Al comienzo la vereda avanza formando un largo zigzag, hasta llegar a un promontorio rocoso donde gira bruscamente a la derecha, dejando atrás una población de Codesos de Cumbre (Adenocarpus viscosus) que permanece aislada y algo apartada del camino, para dirigirse casi en línea recta hacia la base de Montaña de la Botija (2117 m.). 



Montaña de la Botija (2117 m.).

Más adelante cruzamos perpendicularmente una lengua de lava que pertenece a Montaña Reventada (2232 m.), mediante un firme muy pedregoso que se va abriendo paso entre un terreno muy agreste y algo inestable; luego bordeamos paralelamente dicho espacio y desembocamos cerca de un solitario Pino Canario (Pinus canariensis) en la RUTA 13, Circular de Montaña de Sámara (1936 m.).


Cruce de la RUTA 38 con la RUTA 13.

En este punto hay señalización de dicha ruta y de la RUTA 38 que hemos concluido en este mismo lugar; a la derecha continúa la RUTA 13 hacia la base de Montaña de Sámara (1936 m.) y de frente continuaremos nuestra trayectoria por la misma ruta, que avanza por un marcado sendero en descenso y en dirección a la base de Montaña Botija (2117 m.), por las cercanías del Volcán de las Maretas (2086 m.) y paralelo a la misma lengua de lava que cruzamos anteriormente. Mientras progresamos nos queda la imagen de la isla de La Gomera frente a nosotros en el horizonte del Océano Atlántico y a nuestra espalda la imagen omnipresente del cráter de Pico Viejo (3135 m.) sobre Las Narices del Teide (2661 m.) y despuntando, la cumbre del Teide que se eleva a los 3718 metros de altitud. 

Pico Viejo (3135 m.) y Teide (3718 m.).

Seguiremos en suave descenso bordeando la base de Montaña de la Botija (2117 m.) entre un amplio espacio de material volcánico; a la izquierda vemos en un momento determinado como se desvía una vereda que culmina en unos metros en un promontorio desde donde se pueden disfrutar de las bellas panorámicas del entorno.

Bordeando la Montaña de la Botija (2117 m.).
Pasada la base de la montaña nos encontramos con una degollada que tiene vistas hacia el pinar que puebla los altos del municipio de Guía de Isora, pudiéndose ver también las cumbres de Masca y Santiago del Teide, así como la isla de La Gomera y La Palma en el horizonte; inmediatamente una bajada un poco más acusada nos lleva a avanzar por un costado de la cara suroeste de dicha montaña, que se encuentra atestada de una población bastante numerosa de Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus) y algunos Codesos de Cumbre (Adenocarpus viscosus), que aprovechan las condiciones climáticas más húmedas de esta banda de la isla. 

 
 Pinar de repoblación de Pino Canario.
Unos metros más adelante nos iremos internando paulatinamente en un pinar compuesto de Pinos Canarios (Pinus canariensis) bastante jóvenes, que lo va surcando un sinuoso sendero arenoso, hasta encontrar la bifurcación con la RUTA 32 que se inicia por nuestra izquierda, habiendo unas señales del Parque Nacional que así lo indican, así como la RUTA 13 que continúa de frente hacia la base de Montaña de Sámara (1936 m.).


Conexión con la RUTA 32.
La RUTA 32 se denomina Abeque y se inicia bordeando la base de la Montaña de los Alchofes (1964 m.) por una senda arenosa que discurre en suave ascenso, zigzagueando entre extensiones de terreno volcánico muy pedregosas donde crecen poblaciones de Pinos Canarios (Pinus canariensis) dispersas; las panorámicas de Pico Viejo (3135 m.) son destacables, así como la cumbre del Teide (3718 m.) y la Montaña de la Botija (2117 m.), que acabamos de bordear anteriormente. 



Montaña de Sámara (1936 m.).
El sendero sigue su curso muy evidente, con firme bastante compacto y sin ninguna dificultad, hasta que más adelante empieza a ascender más inclinado y sinuoso al ponerse en contacto con una de las lenguas de lava pertenecientes a Montaña Reventada (2232 m.), por donde avanzaremos algo incómodos mediante un firme muy pedregoso y delimitado, que discurre entre un malpaís lávico formado de material volcánico muy agreste. 

 

 


Después de atravesar dicho espacio llegaremos a una zona más arenosa que transcurre entre Pinos Canarios (Pinus canariensis) y sotobosque de Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus) y algún Codeso de Cumbre (Adenocarpus viscosus) ocasional, que forman un pequeño reducto boscoso entre tanta extensión de terreno agreste y seco. Al salir del bosque iremos bordeando el Morro de los Cerrillos (1996 m.) un pequeño cono volcánico casi imperceptible a la vista desde nuestro camino; lego continúa su paso por una enorme extensión de malpaís donde sólo crecen gran cantidad de Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus), Codesos de Cumbre (Adenocarpus viscosus), alguna Retama del Teide (Spartocytisus supranubius) y ocasionalmente pocos ejemplares de Margaritas del Teide (Argyranthemum tenerifae). 

 


Iremos en dirección a bordear la base de la cara suroeste de Montaña Negra (2215 m.), uno de los conos volcánicos que observamos al inicio de la ruta que por esta parte se encuentra más poblada de vegetación; avanzamos llaneando entre más ejemplares de Codesos de Cumbre (Adenocarpus viscosus) y alguna Retama del Teide (Spartocytisus supranubius), aparte de la vegetación característica que nos ha venido acompañando anteriormente. 

 

En un momento determinado veremos un desvío a nuestra derecha que termina pocos metros después en un pequeño altar con una cruz situado en lo alto de un promontorio rocoso aislado; de vuelta al sendero principal, entraremos en una zona más pedregosa y agreste que discurre combinando bajadas suaves y remontes sin importancia, por un espacio donde ya podremos ver un tramo de la carretera TF-38 y la Punta de los Roques (2183 m.), que se alza sobre la Cañada del cedro, cerca del final de la ruta.




Seguimos avanzando hasta encontrarnos con una vieja pista forestal muy pedregosa que se pierde subiendo por nuestra izquierda y que en dirección contraria desciende bruscamente entre Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus), hacia a un pinar cercano; iremos hacia el mismo y en pocos metros estaremos de nuevo en la primera bifurcación que encontramos al inicio, donde el recorrido se dividía en la RUTA 9, por donde continuamos al principio y en la RUTA 32, que es la que termina en este punto. 

 
Tramos finales al regreso.

A partir de aquí, desandamos el camino recorrido al inicio, que cruza las lavas que provienen de las Narices del Teide (2661 m.) mediante una vereda muy pedregosa que zigzaguea entre bajadas y remontes suaves hasta llegar al Mirador de las Narices del Teide, donde comenzamos la ruta.




© Texto y fotografías de Francisco Fariña
    francisco_farina@yahoo.es