martes, 26 de abril de 2016

ARICO EL VIEJO – VILLA DE ARICO - (Por el PR-TF-86 y por el Camino Real del Sur)



ARICO EL VIEJO – VILLA DE ARICO
(Por el PR-TF-86 y por el Camino Real del Sur)

FICHA TÉCNICA:

TÉRMINO MUNICIPAL: Arico.
COMO LLEGAR: Al Caserío de Arico el Viejo se llega por la Carretera Vieja, la TF-28; entre los kilómetros 54 y 55 empieza la Calle la Cruz, justo al lado de una gasolinera.
COMIENZO: Caserío de Arico el Viejo.
FINAL: Villa de Arico.
DIFICULTAD: Baja.
DURACIÓN: 2 Horas.
LONGITUD: 4 Km.
PROVISIÓN DE AGUA: En los lugares poblados hay servicios de todo tipo.
LUGARES DE INTERÉS: Caserío de Arico el Viejo; Caserío de Arico el Nuevo (BIC); Camino Real del Sur a su paso por el Barranco de Polegre; Caserío de Teguedite; Villa de Arico y su entorno, con la Iglesia de San Juan Bautista.
VENTAJAS: Recorrido homologado y señalizado como PR-TF-86, compartiendo paso con el viejo Camino Real del Sur.
INCONVENIENTES: Ninguno digno de mención, aunque en la estación estival suele hacer bastante calor.
PELIGROSIDAD: Nula.
TIPO DE RUTA: Senderismo.

MAPAS Y CROQUIS:


DESCRIPCIÓN:
En la Calle la Cruz, en pleno centro urbano del llamado Caserío de Arico el Viejo, está la Capilla de la Cruz dentro de la plaza principal del pueblo; por uno de sus costados empieza la Calle Vera de los Cangueros, donde hay un poste con una indicación del PR-TF-86 que señala la dirección a seguir hacia Arico el Nuevo, el siguiente núcleo poblacional que nos encontraremos.

Capilla de la Cruz, Arico el Viejo.
Camino Real del Sur.
Iremos andando por una ancha acera que discurre anexa al asfalto y que discurre con vistas a las áridas medianías del municipio y bordeado por un muro de piedra de tosca que delimita unas huertas; en poco tiempo estaremos cruzando el Barranco de la Atalaya y enseguida veremos un acceso a nuestra derecha que asciende por firme adoquinado junto a un Calvario que tiene una Cruz de madera y que continúa luego hasta la plaza principal del Caserío de Arico el Nuevo, donde está la Iglesia de Nuestra Señora de la Luz, templo de construcción sencilla con un pequeño campanario de piedra chasnera, datada en el año 1768 y ampliada mas tarde en 1895.

Interior de la Iglesia Ntra. Sra. de la Luz (Dcha.).

  Iglesia Ntra. Sra. de la Luz, Arico Nuevo (BIC).

El caserío está catalogado Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de conjunto histórico, por albergar un núcleo urbano de gran valor histórico y etnográfico y ser fiel reflejo del modo de vida de antaño en Canarias y fue, entre los años 1924 y 1929, sede de la capital de todo el municipio. Junto a la Iglesia está la Plaza Benítez de Lugo, un lugar agradable bajo grandes árboles y en un entorno muy tranquilo y relajado.

 
Camino Real del Sur hacia Arico el Nuevo.


 

Nuestro recorrido continúa con firme pavimentado por la Calle las Cuevas e iremos con la vista puesta en la ladera sur del Barranco de Polegre, donde podremos observar algunas casas-cueva junto a sus correspondientes huertas de cultivo, estas construcciones eran muy habituales en épocas pasadas, ya que el propio terreno compuesto de tosca porosa facilitaba su realización.

  

 
Empedrado del Camino Real del Sur cruzando 
el Barranco de Polegre.

Luego seguiremos por asfalto y entre pequeños grupos de viviendas, vadeando un pequeño barranquillo hasta que termine la carretera y empiece un camino de tierra cerca de otras casas-cueva en la Hoya la Tosquita, que enseguida se convierte en un estrecho sendero con firme compacto de tierra, que es el viejo Camino Real del Sur y lo ha sido desde que iniciamos la ruta en Arico el Viejo.

 

Barranco de Polegre.

 
Arico el Viejo desde el camino real del Sur (Dcha.).

Dicho camino se dirige a cruzar el Barranco de Polegre y lo hace mediante un magnífico empedrado que desciende suavemente entre algunos hermosos ejemplares de Tabaibas (); una vez vadeado el mismo y pisando el arenoso cauce donde crecen algunos ejemplares de Balos (Plocama pendula), Cornicales (Periploca laevigata) y Verodes (Kleinia neriifolia), iremos en busca de la subida que asciende igualmente empedrada y avanza sinuoso muy marcado y perfectamente cimentado sobre un muro de piedra seca muy consistente. Crecen en los bordes del recorrido muchos Jaguarzos (Cistus monspeliensis), Verodes (Kleinia neriifolia), Cruzadillas (Hypericum reflexum), Palominas (Echium plantagineum), Matorriscos (Lavandula canariensis) y numerosas especies vegetales características de las medianías del sur.

  
Camino Real del Sur por la Hoya de las Calzadas.
 

Coronamos la ladera del barranco por un pequeño tramo algo degradado y después nos encontraremos un ancho camino bordeado por un murete de piedra seca que avanza por la Hoya de las Calzadas en línea recta, con firme mixto y suave pendiente, compuesto de la tosca natural del terreno con algunos tramos empedrados; a un lado de la caja del camino hay un Pino Canario (Pinus canariensis) solitario y en el entorno crecen algunos Cornicales (Periploca laevigata), Balos (Plocama pendula) y Verodes (Kleinia neriifolia); este tramo termina en una calle asfaltada, justo al lado de un instituto, donde tomaremos hacia la izquierda hasta encontrar una bifurcación donde hay una señal del PR y otra indicando el nombre del lugar a donde se dirige, que es El Viso.

  

 


Cornicales junto al sendero PR-TF-86.
Seguiremos por asfalto entre unos invernaderos hasta encontrar una pista de tierra por nuestra derecha por la cual iremos, hasta ver como se desvía hacia la izquierda un estrecho sendero que asciende junto a la pared de unas huertas y luego llanea entre ellas, para luego girar de nuevo a la derecha e ir ascendiendo suavemente al lado de una pista agrícola donde hay un estanque de agua. Luego se va abriendo paso entre Cornicales (Periploca laevigata), Jaguarzos (Cistus monspeliensis), Bejeques Punteros (Aeonium urbicum) e Inciensos (Artemisia thuscula) por las inmediaciones de la base de La Montaña (502 m.) y más adelante desciende con firme bastante pedregoso y algo estrecho hacia el Barranquillo de los Ovejeros; una vez en el propio cauce subiremos por el mismo pisando una superficie compuesta de tosca petrificada, entre Piteras (Agave americana), Balos (Plocama pendula) y Pencones (Opuntia maxima), que crecen junto a un murete de piedra seca que delimita el paso. 
 
Canal cruzando el Barranquillo de los Ovejeros.
 
Señalización.

 
Barranquillo de los Ovejeros (Izq.).

Una señal del PR nos indica la precaria salida del cauce por un paso muy degradado que asciende entre algunas huertas y desemboca poco después en una calle asfaltada en el Caserío de Teguedite; a continuación tomaremos a la derecha ascendiendo por una zona agrícola hasta conectar con otra vía asfaltada que discurre perpendicular a nuestra dirección y que es el viejo Camino Real del Sur que viene desde el vecino municipio de Fasnia, después de haber pasado por Las Eras.

Caserío de Teguedite bajo La Montaña (502 m.).

  
Camino empedrado después de cruzar el
Barranco de Teguedite.

Seguimos a la izquierda siempre en suave ascenso bordeados por muros de piedra de tosca a ambos lados, pertenecientes a las huertas colindantes y a terrenos particulares; luego el camino sigue avanzando hacia la izquierda por firme recientemente pavimentado que va descendiendo paulatinamente hacia el cauce del Barranco de Teguedite.

  
Camino empedrado antes de llegar a Villa de Arico.

Una vez en el mismo iniciamos la subida por un precioso tramo de camino empedrado que asciende en zigzag por el Lomo de Teguedite; más adelante, en La Hoyita, pierde el pavimento y transcurre con firme tierra y algo más estrecho, hasta que vuelve a lucir más adelante su esplendoroso empedrado un poco antes de desembocar en la Carretera General del Sur, la TF-28.

 
Iglesia de San Juan Bautista y núcleo urbano
en la Villa de Arico.

Cruzamos esta y justo enfrente sigue ascendiendo el camino original con restos de empedrado que termina poco después en la Calle la Asomadita, también adoquinada, culminando en la Plaza de los Condes de Santa María de Abona, anexa a la Iglesia de San Juan Bautista, templo principal del municipio de Arico datado en el siglo XVIII aunque su origen fue desde el año 1639; visita obligada al final de la ruta, así como su entorno urbano.



© Texto y fotografías de Francisco Fariña
    Francisco_farina@yahoo.es


viernes, 22 de abril de 2016

EL PALMAR - MONTE DEL AGUA - EL PALMAR (Por el PR-TF-52.2, 52 y 52.1)


EL PALMAR – MONTE DEL AGUA – EL PALMAR
(Por el PR-TF-52.2, 52 y 52.1)


FICHA TÉCNICA:

TÉRMINO MUNICIPAL: Buenavista del Norte. 

COMO LLEGAR: Al Caserío de El Palmar, lugar de inicio y final de esta ruta, se llega desde Buenavista del Norte por la carretera TF-436 que se dirige hacia Masca, poco después del kilómetro 5. 
COMIENZO: Caserío de El Palmar. 
FINAL: Mismo lugar. 
DIFICULTAD: Baja.
DURACIÓN: 4 Horas. 
LONGITUD: 7,9 Km. 
PROVISIÓN DE AGUA: Caserío de El Palmar; Caserío de Las Lagunetas; Fuente Bermeja. LUGARES DE INTERÉS: Caserío de El Palmar; El Calvario; Montaña de El Palmar; Caserío Las Lagunetas y Ermita del Señor de la Cruz; Monte del Agua; Lomo de los Mulos con vistas al Valle de El Palmar; Fuente Bermeja; Las Huertas. 
VENTAJAS: Recorrido circular y homologado dentro del Parque Rural de Teno, matriculado como PR-TF-52 y con sus variantes PR-TF-52.1 y PR-TF 52.2. 
INCONVENIENTES: Ninguno digno de mención, aunque la bajada por el PR-TF-52.1 tiene algunos puntos resbaladizos en temporada de lluvias.
PELIGROSIDAD: Nula. 
TIPO DE RUTA: Senderismo.

MAPAS Y CROQUIS


DESCRIPCIÓN:

El Caserío de El Palmar está situado en las medianías del llamado Valle de El Palmar, distante unos ocho kilómetros del núcleo principal del municipio de Buenavista del Norte; este valle está rodeado por una cuerda montañosa que alberga las Cumbres de Baracan (1002 m.) por un costado y la masa forestal del Monte del Agua, por el otro. En el núcleo urbano de dicho caserío se encuentra la Calle de la Cruz que empieza después de rebasar el punto kilométrico 5 de la carretera TF- 436 donde está el Centro Cultural del pueblo; hay un amplio aparcamiento y un poste con señalización de los distintos PR que se pueden iniciar en este punto. Nosotros elegiremos el PR-TF-52.2, que indica la dirección a tomar hacia el Monte del Agua; empieza en la antes citada Calle de la Cruz, en suave ascenso y bordeado de viviendas; en unos metros veremos el muro lateral de la Iglesia de Nuestra Señora de la Consolación donde hay un pequeño calvario con un Cristo y una cruz de madera.

Señalización al inicio, en El Palmar.

 Calle de la Cruz.

 
Lateral de la Iglesia Ntra. Sra. de la Consolación
 
Seguiremos por dicha calle, donde veremos algunas casas de estilo arquitectónico canario, algunas abandonadas y otras muy bien restauradas y conservadas; más adelante, ya por la Calle los Llanitos, el recorrido continúa bordeado por el viejo muro de piedra seca que servía para delimitar el camino y con la vista puesta en la Montaña de el Palmar (650 m.), un cono volcánico situado justo al borde del trayecto que vamos recorriendo. Luego hay un cruce a la izquierda con un poste con señales del PR, donde una de ellas indica la dirección a seguir hacia la cumbre de la montaña; nosotros seguiremos de frente, paralelos a la carretera TF- 436 y nos fijaremos como al otro lado de la vía se inicia señalizado el camino llamado Callejón de Teno, marcado como PR-TF-57, tiene conexión desde este punto mediante un paso elevado sobre el Barranco del Palmar.


A partir de este punto conectaremos directamente con la Calle las Cuevas y unos metros más adelante nos tropezaremos con un viejo Calvario y una fuente de agua en desuso; hay también un panel informativo explicando la historia del lugar. 

 
Calvario.
Después continuamos en ascenso y siempre con firme asfaltado entre algunas viviendas y el murete de piedra seca que separa las huertas de cultivo que hay por las cercanías; ya al final del núcleo poblacional, giraremos a la izquierda, siempre siguiendo las indicaciones del PR y continuaremos por una pista cementada que es el Camino del Ojito, que discurre entre muretes de piedra seca donde crecen gran cantidad Helecheras (Pteridium aquilinum), Cerrajones (Sonchus acaulis), Bejeques (Aeonium arboreum) e Hinojos (Foeniculum vulgare). 

 

 
 Camino el Ojito.
  

Junto al pavimento pueden observarse varios tramos empedrados pertenecientes al viejo firme; luego, en otra bifurcación donde crece una enorme Higuera, iremos a la izquierda y sin parar de ascender seguiremos avanzando entre muretes de piedra seca y abriéndose a nuestra vista las preciosas panorámicas del valle. 

  

Luego pasaremos junto a un tanque de agua donde hay adyacente unos lavaderos, cerca de un gran Eucalipto y antes de desembocar junto a una curva cerrada de la carretera TF- 436; el Camino el Ojito sigue su curso con firme de cemento hasta su conclusión en el minúsculo Caserío de Las Lagunetas, junto a la Ermita del Señor de la Cruz, un templo sencillo y moderno, datado en 1992, según reza un panel informativo en su fachada.

 Llegando al Caserío de Las Lagunetas.

Ermita del Señor de la Cruz (izq.).
Seguimos nuestro recorrido saliendo de la aldea junto a una pequeña plaza donde hay otra bifurcación y un poste con señales de los PR que pasan por aquí; a la derecha se dirige el PR-TF-56 hacia la Cumbre de Bolico por la Calle de la Cruz y ligeramente a la izquierda sigue nuestra ruta por el PR-TF-52.2 en dirección al Monte del Agua. 

  
 Camino Arrandianes, con restos de empedrado.
 

Continuamos por el Camino Arrandianes, por una cuesta cementada que pasa junto a algunas casas de piedra, hasta que se convierte en un estrecho sendero con firme empedrado que sigue en ascenso entre frondosa vegetación que cuelga de los muros de piedra que lo delimitan, hay Helecheras (Pteridium aquilinum), Bejeques (Aeonium arboreum), Tederas (Bituminaria bituminosa), Zarzas (Rubus bollei), Palomeras (Pericallis lanata), Bicacareras (Canarina canariensis) y un largo etcétera; avanza en línea recta y pasa junto a unas viejas casas en estado ruinoso que casi no se perciben por estar cubiertas de tanta vegetación. Luego hay un pequeño descenso hacia un barranquillo, donde crecen algunos Castaños e Higueras y también en los bordes del recorrido crecen Cerrajones (Sonchus acaulis) y multitud de Helecheras (Pteridium aquilinum).


Saliendo de la vaguada iremos ascendiendo nuevamente por un camino ancho con grandes escalones perfilados de piedras que cruzan de nuevo el barranquillo por encima de un puente de mampostería y desemboca poco después en la pista forestal que cruza el Monte del Agua. Daremos por finalizado el PR-TF-52.2 en este punto de conexión y estaremos de lleno en el PR-TF-52, este PR empieza en el Caserío de Las Portelas y termina en el de Erjos, o viceversa. 

  
PR-TF-52 por la Pista del Monte del Agua hacia Erjos.

Seguiremos a la izquierda y caminaremos llaneando sobre la pista anteriormente citada rodeando el Lomo Olivera, un montículo completamente cubierto de Brezos (Erica arborea) y demás vegetación perteneciente a la laurisilva; en los bordes del recorrido podemos ver sotobosque compuesto de Tederas (Bituminaria bituminosa), Hinojos (Foeniculum vulgare), Cerrajones (Sonchus acaulis), Granadillos (Hypericum canariense), Chícharos (Lathyrus tingitanus) y un largo etcétera.

 
Pista forestal del Monte del Agua (PR-TF-52).

El trayecto por la pista continúa llaneando unos dos kilómetros y medio, durante el cual podemos asomarnos a varios miradores naturales hacia el Valle del Palmar y disfrutar de las amplias panorámicas que nos ofrece, viendo los distintos caseríos que lo forman; también podremos asistir a un auténtico jardín botánico de especies autóctonas de la laurisilva como lo es el característico Fayal – Brezal (Myrica faya y Erica arborea), acompañado de Follaos (Viburnum rigidum), Aceviños (Ilex canariensis) y demás especies arbustivas; también en el sotobosque destaca por su abundancia y espectacularidad la PataGallo (Geranium reuteri), también la Morgallana (Ranunculus cortusifolius), Flor de Mayo (Pericallis cruenta), Palominas (Echium plantagineum), CrestaGallo (Isoplexis canariensis), Cerrajones (Sonchus acaulis), Amagantes (Cistus sympphytifolius), Alhelíes Montuños (Erysimum bicolor) y un largo etcétera. 


Inicio del PR-TF-52.1 hacia El Palmar (dcha.).

Bordeando el Lomo la Cebada veremos en un apartadero a la izquierda, un espacio presidido por una gran roca con una placa en recuerdo al accidente acaecido en la Galería Piedra de los Chinos en el año 2007. Un poco más adelante, en un espacioso llano conocido como La Mesita, empieza por la izquierda el PR-TF-52.1 y de frente sigue el PR-TF-52 hacia el Caserío de Erjos; nuestra ruta es hacia la izquierda, de nuevo hacia El Palmar, caserío en el cual iniciamos el itinerario. 

 PR-TF-52.1 hacia El Palmar.

Empieza otra pista forestal en suave descenso y paralela a la que hemos recorrido, en unos cuatrocientos metros llegaremos al inicio de una senda que se desvía de la pista hacia la derecha, donde hay un poste con señales del PR; bajamos unos escalones de piedra y nos adentramos paulatinamente por una preciosa y frondosa verada que avanza por el lugar conocido como Cumbrita del Palmar hasta que enseguida nos asomamos a un mirador natural en el Lomo de los Mulos que se eleva separando el Valle de El Palmar por un lado, donde veremos los diferentes núcleos poblacionales, incluido El Palmar, donde iniciamos el recorrido y al otro los cauces de los barrancos más importantes que recorren la parte alta del municipio de Los Silos, como lo son el Barranco de los Pasos y el de los Cochinos. 


Lomo de los Mulos.
 

Seguimos por el evidente sendero, que discurre con algunos remontes sin importancia, muy marcado y con firme bastante compacto; luego pasamos por una zona bordeada por un talud rocoso de piedra porosa donde podremos observar algún elemento tallado en las mismas, como algunos bebederos para animales o descansaderos y asientos utilizados desde antaño cuando estos caminos se empleaban para el traslado de todo tipo de mercancías. 

 

  

Luego desciende bruscamente por un tramo muy estrecho entre dichas rocas, donde hay algunos escalones labrados que facilitan el paso; a partir de aquí continúa en fuerte descenso y adentrándose en el frondoso Fayal – Brezal (Myrica faya y Erica arborea), con algunos espacios un poco más degradados donde es preciso tener cuidado de resbalar y otros mejor transitables, aunque el estado general del camino es bastante bueno. Las zonas más empinadas tienen escalones de madera y algunos de piedra que hacen que no se degrade tanto el firme y facilitan el progreso con seguridad, así mismo en los claros de bosque se puede disfrutar de las vistas panorámicas del Valle de El Palmar y montañas aledañas.

 
Escalones que facilitan el paso y evitan el desgaste
del terreno.
  

Llegaremos a una bifurcación donde hay un poste con señales del PR; de frente viene el PR-TF-55 desde el municipio de Los Silos, pasando después por Talavera y se junta con el que venimos recorriendo, el PR-TF-52.1 que gira a la izquierda y avanzan juntos descendiendo por una preciosa senda después de destrepar por una zona rocosa donde hay tallados unos escalones; dicho camino discurre bordeado por una población muy numerosa de Jaguarzos (Cistus monspeliensis), donde podremos ver también Taginastes, Cerrajones (Sonchus acaulis), Bejeques (Aeonium arboreum), Verodes (Kleinia neriifolia), algunos Pencones (Opuntia maxima) y Piteras (Agave americana), siendo estas dos últimas especies catalogadas como invasoras; todo este ecosistema forma parte del sotobosque que acompaña a las especies arbóreas características de la zona, como lo son un espectacular Fayal – Brezal (Myrica faya y Erica arborea), con algunos Acebiños (Ilex canariensis), Follaos (Viburnum rigidum), etc.

 
 Cruce con el PR-TF-55 que viene de Los Silos.

  

Continúa luego menos empinado y siempre bajo un hermoso bosque de laurisilva, pasaremos junto a la Fuente Bermeja, un manantial natural de agua que nace a un nivel inferior del camino de paso y que tiene un estanque para recoger el agua. 

  

 
Llegando al Caserío de El Palmar.
Después continúa el sendero con algunos tramos degradados y hundidos en el terreno, para terminar en una pista forestal, que es el Camino de las Cabras, que casi llanea y serpentea por La Majada y desde donde tendremos la vista cercana del final de la ruta en el Caserío de El Palmar, asentado bajo el Risco Constantino y el Picacho (623 m.). 

  

 

Dicha pista nos lleva directamente a desembocar en una vía cementada que se dirige a Las Huertas, donde están las primeras casas del pueblo y donde hay una vieja fuente pública de agua, que medio ruinosa permanece bajo un enorme Pencón (Opuntia maxima) y cerca de una Palmera Canaria (Phoenix canariensis), siendo testigo mudo del paso del tiempo.

  
Núcleo urbano de Las Huertas.

Iglesia de Ntra. Sra. de la Consolación.

En pocos metros desembocaremos en una calle asfaltada y por ella iremos hacia la derecha entre huertas de cultivo y viviendas, hasta dar con la plaza donde está la fachada de la Iglesia Nuestra Señora de la Consolación a escasos metros de la carretera TF-436, donde iniciamos la ruta, habiendo hecho un precioso recorrido circular. Este es un tranquilo lugar en un entorno rural singular con infinitas posibilidades de visitar senderos cercanos y el Centro de Visitantes del Parque Rural de Teno, donde también se instala un mercado del agricultor algunos días de la semana.



© Texto y fotografías de Francisco Fariña
    Francisco_farina@yahoo.es