martes, 11 de junio de 2019

RUTA S-25 (Recibo Quemado) - P. N. DEL TEIDE


RUTA S-25 (Recibo Quemado)
PARQUE NACIONAL DEL TEIDE


FICHA TÉCNICA

TÉRMINO MUNICIPAL: Los Realejos, San Juan de la Rambla y La Orotava.
COMO LLEGAR: En el kilómetro 29,7 de la carretera TF-21 hay una curva cerrada en el lugar conocido como Recibo Quemado, donde empieza la RUTA S-25 del Parque Nacional del Teide.
COMIENZO: Recibo Quemado.
FINAL: Mismo lugar.
DIFICULTAD: Baja.
DURACIÓN: Indeterminada.
LONGITUD: 9,3 km.
PROVISIÓN DE AGUA: No.
LUGARES DE INTERÉS: Recibo Quemado; Roque del Peral; Degollada del Cedro; Cruz de Fregel; La Fortaleza; Cañada de los Guancheros; Punta del Risco.
VENTAJAS: Itinerario señalizado como RUTA S-25 perteneciente a la red de senderos del Parque Nacional del Teide, con posibilidad de conectar directamente con otros senderos homologados, como el PR-TF-41, más conocido como la ruta 0.4.0 y con otros recorridos del parque, como por ejemplo la RUTA S-1, la S-29, la S-36, la S-22 y la S-33.
INCONVENIENTES: En la época estival hay que tener en cuenta la cantidad de agua a llevar y tener cuidado con la insolación.
PELIGROSIDAD: Nula.
TIPO DE RUTA: Senderismo.




CARTOGRAFÍA:


DESCRIPCIÓN:

La ruta propuesta se inicia en un amplio espacio forestal de repoblación cubierto de un sotobosque de Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius), Codesos de Cumbre (Adenocarpus viscosus), Hierbas Pajoneras (Descurainia bourgeauana) y Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus), donde hay un cartel informativo de la RUTA S-25 perteneciente a la red de senderos de Parque Nacional del Teide. 

Inicio de la ruta en Recibo Quemado.

Retama del Teide en plena floración (izq.).

Hierba Pajonera (izq.).

En suave ascenso y antes de ignorar otra pista que empieza por nuestra derecha y que se dirige a enlazar con la Pista Piedra de los Pastores, iremos avanzando por la zona denominada Recibo Quemado mediante una superficie bastante pedregosa; unos metros después nos encontramos con una bifurcación, a la derecha continúa la RUTA S-25 adentrándose en los límites del Parque Nacional, pero a la izquierda empieza otra pista forestal que bordea la Hoya del Cabezón, también bastante pedregosa que es la que tomaremos para hacer el trayecto un poco mas largo. 



Esta pista forestal sigue su curso por el exterior de los límites del Parque Nacional del Teide, combinando subidas cortas y suaves con otros remontes con mas desnivel; llega un momento en que el pinar se hace mas escaso cuando el recorrido llanea, ofreciéndonos unas increíbles vistas del Teide (3718 m.) con la inseparable silueta de Montaña Blanca (2738 m.). La pista por donde vamos tiene alguna bifurcación hacia la izquierda que evitaremos ya que se dirigen hacia El Portillo por la zona conocida como los Llanos del Morro del Sordo; de frente continuamos entre algunos ejemplares enormes de Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius) y una población bastante numerosa de Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus), hasta conectar con la RUTA S-1 de la red de senderos del Parque Nacional, que es la que parte desde El Portillo y termina en la base de la Fortaleza. Este sendero también comparte recorrido con el PR-TF-41.1, variante del PR-TF-41, denominado Ruta 0.4.0 que tiene su inicio en la Playa del Socorro y termina en la cima del Teide, a 3718 metros de altitud.


Teide (izq.); Roque del Peral (dcha.)

Iremos a partir de este punto hacia la derecha por un marcado sendero que discurre por la zona conocida como los Llanos del Roque del Peral, evidente topónimo ya que dicho promontorio rocoso no pasa desapercibido a nuestra vista; seguidamente una subida algo tediosa por lo pedregosa que se encuentra, nos deja en otra zona llana que se extiende entre El Trancadero y la Hoya del Cabezón, siempre rodeado del ecosistema característico del Parque Nacional; en este punto tenemos a la vista la majestuosa formación rocosa de La Fortaleza y unos metros más adelante encontraremos un cruce de caminos señalizado. 



A la derecha, vemos el sendero señalizado como RUTA S-25 que usaremos para el regreso después de haber terminado el de la RUTA S-1; a la izquierda el PR-TF-41 denominada Ruta 0.4.0, que comparte paso con la RUTA S-22 y que viene desde la Degollada del Cedro para dirigirse a la cumbre del Teide, pasando antes por el Llano de los Rastrojos, el Llano de las Brujas y las laderas de Montaña Blanca.


Cruce con la RUTA S-22.

Después de dejar atrás el cruce de senderos, continuamos la marcha mediante un empinado descenso caminando por un firme muy erosionado, que nos deja en uno de los entornos más emblemáticos del Parque Nacional, la Cañada de los Guancheros, una enorme extensión cubierta de material volcánico procedente de la erupción de Montaña Blanca. 

Al fondo, La Fortaleza.

Cañada de Los Guancheros.

Frente a nosotros vemos la majestuosa mole rocosa de La Fortaleza, un farallón de paredes verticales que rodearemos después de tomar a la derecha por la RUTA S-29, que sigue compartiendo recorrido con la RUTA 0.4.0 o PR-TF-41. Iremos ascendiendo paulatinamente bajo las vertientes rocosas de los Riscos del Cabezón que están poblados por vegetación característica del ecosistema del Parque, Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus), Estornuderas (Andryala pinnatífida teydensis), Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius), Margaritas del Teide (Argyranthemum teneriffae), Alhelíes del Teide (Erysimum scoparium) y algunos ejemplares cada vez más escasos, de Taginastes Rojos (Echium wildpretii). 

Por la RUTA S-29 y PR-TF-41.

Después de una subida sinuosa y algo incómoda debido a que la superficie del terreno es muy arenosa, llegaremos a la Degollada del Cedro, una amplia llanada entre los Riscos de La Fortaleza y El Cabezón (2174 m.), donde se encuentra la Cruz de Fregel, una pequeña ermita testigo imperecedero de un paisaje panorámico inmejorable; hay un vallado perimetral de madera que impide el paso a una zona prohibida y que marca los pasos a seguir hasta un mirador que se asoma a la Cañada de los Guancheros, el cual no debemos dejar de visitar.

Cruz de Freguel, en la Degollada del Cedro.

Cañada de Los Guancheros.

La RUTA S-29 continua 1 kilómetro más por la Pista Tomás el Guarda, terminando en Vista la Chapa, otro mirador sobre la Ladera de Tigaiga que se asoma al Valle de la Orotava; desde la Cruz de Fregel también se inicia la RUTA S-36, que circunda por la base y la cumbre de La Fortaleza, teniendo unas fantásticas panorámicas de la cara norte del Teide (3718 m.), así como de la Montaña de la Abejera (2120 m.) y el Pico Cabras o Echicere (2360 m.).


De regreso a la RUTA S-1 y cuando estemos en el cruce con la misma, iremos hacia la derecha cruzando la Cañada de los Guancheros por una vereda marcada que rodea una zona vallada de exclusión; el camino es completamente llano y discurre bordeando las laderas pedregosas que se han formado bajo las paredes rocosas de La Fortaleza, donde hay una población inmensa de Taginastes Rojos (Echium wildpretii), que comparten ecosistema con especies como la Hierba Pajonera (Descurainia bourgeauana), Alhelíes del Teide (Erysimum scoparium) y Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus), toda esta zona bajo dichas paredes está delimitada con una valla que impide acercarse. El recorrido continúa con la imagen perenne del Teide (3718 m.) a nuestra izquierda, por una senda delimitada donde algunas rocas de gran tamaño dan cobijo a plantas autóctonas como Codesos de Cumbre (Adenocarpus viscosus) y algunas Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius), al igual que algún ejemplar aislado de Cedro Canario (Juniperus cedrus), especie endémica de la llamada Macaronesia, que ha encontrado en este paisaje casi desértico su manera de sobrevivir.

Taginastes en La Fortaleza (dcha.).


Riscos de La Fortaleza.

El recorrido avanza poco después bastante sinuoso por una zona donde abunda el suelo rocoso, junto al cauce casi inapreciable del Barranco de la Arena y termina luego en la Punta del Risco, bajo las enormes paredes que forman el final de La Fortaleza; en este punto hay una bifurcación con la RUTA S-33 que tiene conexión directa con la RUTA S-22 y el PR-TF-41, siguiendo su curso hasta la cumbre del Teide (3718 m.). En este punto donde estamos hay un mirador natural hacia la banda noroeste de la isla y la masa forestal que la envuelve, donde es posible observar en bastantes ocasiones el mar de nubes que lo cubre y que queda a un nivel inferior a nuestra situación; también es posible ver la isla de La Palma en el horizonte, así como la cara norte del Teide (3718 m.) con Montaña de la Abejera (2120 m.) y el Pico Cabras (2360 m.).

Cedro Canario.


En la Punta del Risco.


Regresamos desandando el sendero de la RUTA S-1 en dirección contraria a la que vinimos, cruzando la Cañada de los Guancheros donde está el cruce con la RUTA S-29 y un poco más adelante, después de ascender una cuesta empinada, llegando a la bifurcación con la RUTA S-22 que por la derecha se dirige con el PR-TF-41 hacia la cima del Teide (3718 m.); a la izquierda vemos el inicio del sendero señalizado como RUTA S-25, que es el que vamos a tomar y que empieza bastante marcado, descendiendo entre Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus), Alhelíes del Teide (Erysimum scoparium) y algunos ejemplares de buen porte de Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius), mediante un firme compacto, que algo sinuoso se dirige hacia el pinar que hay bajo la zona de la Punta del Cabezón, unas laderas rocosas pertenecientes a El Cabezón (2174 m.). 


Por la RUTA S-25 hacia Recibo Quemado.

Continúa bajando el sendero por la Hoya del Cabezón y después de dar un brusco giro a la izquierda, avanza unos metros bordeando el Barranco del Cabezón, cuyo cauce discurre paralelo a la Ladera de Tigaiga que se extiende hacia la costa de Los Realejos, cerrando el Valle de La Orotava por el este.

Pinar de repoblación.


Poco a poco se va alejando de la ladera y del cauce del barranco, y avanza internándose cada vez más en el pinar, bajo el cual discurre una vereda que bastante sinuosa, evidente y muy pedregosa avanza en suave descenso entre una población muy numerosa de Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus), donde podemos también ver Alhelíes de Cumbre (Erysimum scoparium), Codesos de Cumbre (Adenocarpus viscosus) y la vegetación característica del parque, que nos ha acompañado en todo el recorrido. 




En un momento determinado, donde abundan grandes rocas por el entorno, conectamos con una pista forestal que recorremos llaneando y que más adelante desciende suavemente por la zona conocida como Las Arenas; poco después nos cruzamos con otra pista por nuestra derecha, que es la que tomamos al inicio de la ruta, la cual evitamos y continuamos de frente hasta terminar en la zona llamada Recibo Quemado, que es el punto donde iniciamos el recorrido, situado junto a la carretera TF-21.


© Texto y fotografías de Francisco Fariña