miércoles, 15 de mayo de 2024

CAMINO DE SANTIAGO PORTUGUÉS (2024) - ETAPA II (O'PORRIÑO - REDONDELA)

CAMINO DE SANTIAGO PORTUGUÉS (2024)
ETAPA II (O'PORRIÑO - REDONDELA)
 
 

 
PRÓLOGO:
 
La visita de la ciudad de O’Porriño, después de haber descansado de la etapa anterior, la iniciamos en la Praza do Cristo, justo enfrente de la Fonte do Cristo, donde se encuentra la Capela do Santísimo Cristo da Agonía, datada en el año 1898 y reformada recientemente después de un desplome accidental. 
 
 Fonte do Cristo (izq.) y Casa do Concello (dcha.).

Capela do Santísimo Cristo da Agonía.
 
Por una de las principales calles comerciales donde abundan todo tipo de servicios, se encuentra la sede del ayuntamiento o Casa do Concello, un edificio con carácter monumental de estilo regionalista de finales del siglo XIX y que llama mucho la atención del viandante. 
 
Parroquia de Santa María da Concepción.
 
 Capela de San Benito.
 
En la misma calle podemos visitar la Parroquia de Santa María da Concepción, con una torre campanario espectacular, fechada su construcción a mediados del siglo XVI, recibiendo la advocación original de San Jorge; unos metros más adelante, en la misma calle está la Plaza de San Benito donde se ubica la Capela de San Benito, un pequeño y pintoresco santuario construido a finales del siglo XIX, de estilo barroco y rematado con dos pequeños campanarios, cobijando en su interior una talla de San Benito y un retablo mayor del mismo siglo. La ciudad tiene todo tipo de servicios, tanto hoteleros, como gastronómicos y comerciales, siendo ideal para un descanso entre etapas.
 
DESCRIPCIÓN:
 
Desde la Praza Central tomamos la Rúa Ramiráns que nos lleva hacia una rotonda de la N-550, que dejaremos atrás, después de haber pasado junto a la Capela de Nosa Señora das Angustias; más adelante, el camino se desvía de la carretera por un puente de hierro y una pasarela que cruza la autovía A-52 y después conectamos con una vía secundaria que vuelve a cruzar la N-550 para progresar por el Camiño da Fontiña en dirección a A Veigadaña, donde hay un albergue de peregrinos y un “Peto de Ánimas”, pequeños santuarios situados al borde del camino que sirven de culto y devoción a los fallecidos. 
 
 Capela de Nosa Señora das Angustias (izq.).

 
 
El camino continúa llaneando por vías secundarias asfaltadas que discurren por aldeas desperdigadas y tierras de cultivo; en una de ellas, en O Castro, nos encontramos con la Cruz de Serodio, donde hay también una zona de descanso con una fuente de agua. 
 
 Hórreo gallego (dcha).

 
Avanzamos sin pausa hasta llegar a A Rúa donde se encuentra la Igrexa de Santa Baía de Mos en un entorno muy pintoresco donde se ubica también el Pazo de Mos; la Iglesia es del siglo XVI, su fachada principal es neogótica rematada con una espadaña semiesférica donde está la campana; la fachada lateral presenta una portada barroca también rematada con un pequeño campanario del mismo estilo, en su interior hay cinco retablos también de estilo barroco que destacan por su excepcional tallado y policromado. 
 
 
Igrexa de Santa Baía de Mos.
 
En el entorno próximo hay una gran plaza donde está el Pazo de Mos, de estilo renacentista construido en el siglo XVII para albergar a los marqueses de Mos, destacando el escudo familiar en piedra puesto en uno de sus laterales, es un edificio rehabilitado y puesto a disposición para eventos culturales. También hay una tienda de souvenirs y un bar, así como una fuente pública de agua y un cruceiro rematado con un Cristo Crucificado. 
 
 Pazo de Mos y Cruceiro en el camino.

Nos alejamos del lugar por el Camino da Rúa, por donde pasaba la Vía Romana XIX que unía las poblaciones de Braga y Astorga, pasando por Tui; iremos por una pendiente asfaltada que pasa junto al Lavadeiro do Cabaleiro, un pequeño recinto donde hay un lavadero restaurado y agua fresca. 
 
Cruceiro do Santísimo Cristo da Victoria (dcha.).
 
Paisajes y sendas gallegas.
 
Al terminar la subida nos encontramos con el Cruceiro do Santísimo Cristo da Victoria en la aldea de O Cabaleiros y después continuamos por una larga recta atravesando A Zapateira mediante una pasarela anexa a la carretera, con vistas panorámicas a las aldeas de Xandra, Louriñó y As Sobrans. Más adelante nos introducimos por una senda que transcurre por una zona boscosa y después de una pequeña, pero tediosa subida, llegamos a la Capela de Santiaguiño de Anta, que se encuentra en un amplio parque recreativo provisto de asientos para descansar y una fuente pública de agua; la Capilla es de arquitectura sencilla donde destacan dos puertas de madera en su fachada principal y varios elementos decorativos jacobeos.
 
 Capela de Santiaguiño de Anta (Izq.).

 Miliario romano (izq.).
 
Cruzando la carretera EP-2602 continúa el camino junto a varios monolitos alusivos al Camino de Santiago Portugués y unos metros más adelante, veremos un miliario romano que ha sobrevivido desde el mandato del Emperador Trajano, formaba parte de la Vía Romana XIX, antes mencionada, y servían para marcar la misma distancia entre unos y otros.
 
 
 
 
 
Seguimos por una senda que enseguida termina en la carretera vecinal AP-2906, por la que iremos andando un buen trecho por las inmediaciones de la población de Vilar de Infesta, hasta encontrar un tramo que discurre bajo un frondoso bosque que termina en un claro altozano que se asoma a un precioso valle, desde donde podremos distinguir el final de la etapa en la Ciudad de Redondela. 
 
 Convento de Vilavella a la entrada de Redondela.

A partir de este punto seguiremos por asfalto atravesando algunas poblaciones dispersas como la de O Souto y la de O Quinteiro, donde tomaremos por una acera que bordea la carretera N-550 hasta encontrar la Rúa do Muro, que nos da la entrada a la ciudad, junto al Convento de Vilavella, antiguamente perteneciente a la orden de San Lorenzo Justiniano y fundado en el año 1554 y actualmente dedicado a otras actividades que nada tienen que ver con la religiosidad, y de ahí al centro urbano, donde se encuentra nuestro hospedaje y el final de la etapa.
 
© Texto y fotografías de Francisco Fariña
 

viernes, 10 de mayo de 2024

CAMINO DE SANTIAGO PORTUGUÉS (2024) - ETAPA I (TUI - O'PORRIÑO)

CAMINO DE SANTIAGO PORTUGUÉS (2024)
ETAPA I (TUI - O'PORRIÑO)
 
 
 
PRÓLOGO:
 
Antes de iniciar el camino, es recomendable pasar un día en la ciudad de Tui para conocerla y visitar con tono pausado su tesoro cultural y patrimonial; para ello empezamos dando un paseo por la senda fluvial que recorre parte del Río Miño que tiene fabulosas vistas hacia Portugal y a la ciudad fronteriza de Valença, conectada mediante el Puente Internacional sobre el río y de fácil acceso. 
 
 Catedral de Santa María de Tui.

La Catedral de Santa María de Tui, terminada hacia 1225, es visita obligada para disfrutar de su rico patrimonio, en el exterior destaca su fantástica fachada gótica protegida por un pórtico almenado y en el interior, el coro situado en la Capilla Mayor hecho de madera tallada y dos órganos barrocos enfrentados del siglo XVIII, que albergan ambas imágenes de San Telmo y Santiago respectivamente; también en visitable el claustro, el museo catedralicio, los jardines exteriores y la Torre de Soutomaior. 
 
Capela da Misericordia, Igrexa de San Telmo e Igrexa de San Domingos.
 
Muy cerca está la atractiva Capilla de San Telmo, del barroco portugués, que alberga en su interior unos frescos del siglo XIX; si continuamos callejeando por sus intrincadas y empedradas calles, podremos visitar la Praza da Armada Española, el Convento de las Clarisas, del siglo XVII, la Iglesia de San Francisco, que tiene un retablo barroco del siglo XVIII y parte de las murallas medievales que servían de defensa de la ciudad. Es destacable también la visita a la Glorieta de Vigo, donde hay una escultura alegórica al caballo salvaje y también al edificio del Teatro Municipal, ubicado en una de las calles principales.

Murallas y paseo fluvial por el Río Miño.

Igrexa de San Francisco.

DESCRIPCIÓN:
 
Iniciamos la etapa justo en la frontera con Portugal, en el paseo fluvial del Río Miño que recorre parte de la ciudad de Tui, a la altura del Parador Nacional; por el Camiño La Barca, donde hay un mojón de granito que indica por donde continúa el Camino Portugués dentro de la frontera española. La calle progresa por un descampado, cruzando un arroyo, el Rego Cotarel y se introduce en la ciudad mediante la Rúa Obispo Maceira, pasando junto a la Praza Manuel Carames, siguiendo por la Rúa Sanz, para llegar a la Praza de San Fernando, donde se encuentra la Catedral de Santa María de Tui, catalogada Bien de Interés Cultural (BIC) y consagrada en el año 1225; desde esta plaza podemos contemplar pausadamente su fantástica portada gótica y si decidimos entrar, podremos deleitarnos visitando sus diferentes espacios, donde destacan dos órganos barrocos del siglo XVIII, el museo catedralicio y un claustro exterior con torres almenadas.

 Monasterio e Igrexa de San Domingos (izq.)

Igrexa de San Bartolomeu de Rebordans (dcha.).

Lavadeiro.

Buscaremos la Rúa das Monxas y continuamos junto al Convento de las Clarisas, también conocido como el de Las Encerradas, del siglo XVII, construido sobre la Iglesia románica de Santa María da Oliveira ya desaparecida, que nos da paso a un estrecho paso subterráneo que nos deja en la Rúa de San Telmo; luego seguimos descendiendo hasta la Praza da Armada Española y giramos a la izquierda para tomar la Rúa Antero Rubín, donde está la Fuente de Santo Domingo junto a unos lavaderos, y continuando por la misma calle, pasamos junto al Monasterio e Igrexa de San Domingos, de estilo gótico y consagrada en el año 1534, donde destacan dos retablos barrocos del siglo XVIII. 


Ponte da Veiga (dcha.)

Nuestro camino sale de la ciudad de Tui por la Rúa San Bartolomeu donde nos encontramos con un vistoso Cruceiro que tiene a la Virgen con Jesús en brazos, junto a la Igrexa de San Bartolomeu de Rebordans, construida sobre una necrópolis romana y datada en el siglo XII; luego avanzamos por la senda PRG-19 hasta llegar al Ponte da Veiga, un puente de origen medieval, construido en el siglo XII que cruza el Río Louro, en este lugar hay una zona de descanso con una fuente de agua y un monumento al peregrino.



Seguimos el camino por una senda arbolada que conecta más adelante con una pista de asfalto que cruza por un túnel la carretera N-550 y llegaremos enseguida a la Capela da Virxe do Camiño, un pequeño templo de estilo barroco que alberga en su interior una talla de la Virgen de la Leche, del siglo XIII. 

Capela da Virxe do Camiño.

Cruzamos la autovía A-55 por un puente y enlazamos con la carretera PO-342 por donde iremos, en dirección a Mosende, por un paseo peatonal vallado; luego, cruzamos la autovía AP-9 y descendemos suavemente por un sendero arbolado que atraviesa el Río San Simón por el Ponte das Febres, de origen medieval, debe su nombre a San Telmo, patrón de los marineros que enfermó de muerte en este lugar. 

Ponte das Febres (dcha.).


Igrexa de Santa Comba de Ribadelouro (dcha.).

Progresamos bordeando el río hasta llegar a la población de A Fonte, donde hay varios establecimientos para reponer energías y donde se encuentra alejada unos metros del camino, la Igrexa de Santa Comba de Ribadelouro. Continuamos el camino entre algunas viviendas dispersas, dando un rodeo entre las mismas para desembocar en una bifurcación donde hay un cruceiro arropado por tres cruces de granito y una fuente pública de agua. 


Puente romano cruzando el Río Louro.


Después el camino se introduce de nuevo por una zona forestal donde hay otro puente romano con grandes losas de granito, que cruza el Río Louro y después de avanzar bordeando el cauce del río, llegaremos a una bifurcación donde hay un elemento artístico formado por varios oleos realistas de un artista local. En este punto, nuestros pasos giran hacia la izquierda por el GR-58 en dirección a la aldea de Orbenlle y enseguida nos encontramos con un camino complementario, que evita el camino original que discurre por la izquierda mediante una larga recta a través de un polígono industrial y que es altamente recomendable seguir.

Inicio de la variante que evita el Polígono Industrial.

Ponte do Baranco de Orbenlle (izq.).

Para ello continuamos por un precioso sendero emboscado que desciende muy suavemente entre murallones atestados de vegetación y en pocos metros nos encontramos con el Ponte do Baranco de Orbenlle, otro puente de piedra que cruza el Río Louro; después sigue ascendiendo suavemente por una zona descampada entre parrales, y antes de llegar a la población de O Cruceiro, nos encontramos bajo una zona arbolada, una zona de descanso al lado del camino provisto de varias mesas, el Parque Carboal. 

Poldra de Betate (dcha.).

Capela de San Campio (dcha.).

Después de una pausa continuamos entre algunas viviendas y más adelante nos desviamos a la izquierda para seguir avanzando, bordeando un riachuelo mediante una pasarela de piedra al lado del mismo, dicha estructura se denomina “Poldra” y este en concreto Poldra de Betate, considerada patrimonio social, cultural e histórico. Seguimos andando por un sendero ancho bajo la foresta y conectamos enseguida con una pista asfaltada que cruza por debajo la carretera AP-9 y que avanza llaneando por las aldeas diseminadas de Quintenla, Centeáns, donde nos llama la atención un bello cruceiro que alberga un Cristo Crucificado y Santo André, todas pertenecientes a la Parroquia de Pontellas, en esta última se ubica la Capela de San Campio, donde hay otro cruceiro marcando nuestro camino.

Paseo do Louro.

Más adelante cruzamos de nuevo la AP-9 por un paso superior y avanzamos por las inmediaciones del Polígono Industrial de Cataboi, hasta llegar a la altura de la autovía A-55, donde hay una desviación hacia la izquierda que nos lleva directamente a conectar con el Paseo do Louro, una senda fluvial que discurre bordeando dicho río por una vereda bastante sinuosa que sigue los pasos de la corriente, todo ello entre numerosos especies de vegetación de ribera y frondosos ejemplares arbóreos de Sauces, Pinos, Robles, Saucos y Fresnos, entre muchos otros. 

Albergue de O’Porriño (izq.).

Al finalizar el paseo, sin habernos desviado por ningún puente de madera que cruza el río, entramos a la ciudad bordeando el Albergue de O’Porriño, un albergue público gestionado por la Xunta de Galicia. Una vez hemos desembocado en la Avenida Buenos Aires, nos dirigimos a la derecha en busca del alojamiento para descansar y estar preparados para la siguiente etapa, no sin antes hacer una visita a la ciudad.
 

© Texto y fotografías de Francisco Fariña