viernes, 19 de diciembre de 2014

CASERÍO DE CATALANES – LA FORTALEZA - ROQUE MARRUBIAL


CASERÍO DE CATALANES
LA FORTALEZA
ROQUE MARRUBIAL


FICHA DE LA RUTA

TÉRMINO MUNICIPAL: Santa Cruz de Tenerife.
COMO LLEGAR: Al punto de partida en el Caserío de Catalanes se llega desde La Laguna por la carretera de Las Mercedes, la TF-12, que inmediatamente después del punto kilométrico 18 hay un cruce a la derecha señalizado que nos lleva directamente al centro urbano.
COMIENZO: Caserío de Catalanes.
FINAL: Caserío de Catalanes.
DIFICULTAD: Baja.
DURACIÓN: 5 horas.
LONGITUD: 6 Km.
PROVISIÓN DE AGUA: Junto a la plaza hay un bar, pero no siempre está abierto.
LUGARES DE INTERÉS: Plaza e Iglesia del Caserío de Catalanes; Camino de la Fortaleza con firme empedrado; Gollada de la Cancela; Gollada de la Fortaleza; La Montañeta (691 m.); Roque Marrubial (722 m.) y Roque de los Brezos (716 m.).
VENTAJAS: Recorrido de alto valor paisajístico y muy aéreo, con facilidad para ver grandes espacios.
INCONVENIENTES: En el avance por las crestas montañosas pueden haber tramos bastante expuestos, pero sin dificultad para avanzar.
PELIGROSIDAD: Baja.
TIPO DE RUTA: Senderismo.
 
CARTOGRAFÍA Y CROQUIS:
 
DESCRIPCIÓN:
 
 
Iglesia de Catalanes (i); Camino de la Fortaleza (d).
 
Desde la plaza principal del pequeño Caserío de Catalanes, situada sobre el Lomo la Cruz, donde está situada una pequeña Ermita revestida de piedra, con fachada rematada en un pequeño campanario, se divisa uno de los mejores paisajes del Macizo de Anaga; dicha imagen está compuesta por varias cuerdas montañosas que encierran los abruptos barrancos de la zona, como el Barranco de Valle Grande, que desemboca en el Barrio de María Jiménez y el de Valleseco, que hace lo mismo en la Playa del mismo nombre, ambos separados por el Lomo del Guirre y por la Mesa del Ramonal (479 m.).
 

 
Frente a la puerta principal de dicha Iglesia iremos por la calle principal hasta encontrarnos con el Camino de la Fortaleza, como así lo indica una señal vertical situada el comienzo del mismo; se inicia en ascenso junto a una vivienda y enseguida encontramos el firme empedrado que discurre entre Piteras (Agave americana), Verodes (Kleinia neriifolia), Inciensos (Artemisia thuscula), y algunos Pencones (Opuntia maxima) y que luego continúa ascendiendo por un lomo que nos deja entrever, el cada vez más impresionante paisaje del valle.
 
Sendero empedrado.

 

Más adelante, el sendero lo resguarda un talud rocoso por donde crecen algunos Brezos (Erica arborea) y luego zigzaguea bastante y siempre empedrado hasta llegar a una bifurcación; de frente sigue la ruta que hicimos en otra ocasión, la denominada CASERÍO DE CATALANES - PICO DEL INGLÉS que continúa con fuerte pendiente hacia el Pico del Inglés. Iremos a la izquierda y enseguida nos encontramos con una valla de madera que protege un pequeño tramo del camino bastante expuesto; aquí nos podemos parar un momento para admirar el bello paisaje del Caserío de Catalanes y su valle montañoso.
 
 
 

 
Continuamos llaneando por un sendero con firme bastante compacto, que discurre por el Lomo de Lera y bajo La Llanada (865 m.), un montículo rocoso de cuya base nace la cabecera del Barranquillo de los Laureles, que desemboca más abajo en el Barranco de Valle Grande.
 
 

 
La senda transcurre bordeando la cabecera de dicho barranco y junto a un talud rocoso de tosca donde crecen multitud de Bejeques (Aeonium ciliatum), Verodes (Kleinia neriifolia), Pencones (Opuntia maxima), etc; va en suave descenso y luego asciende gradualmente, por firme que contiene restos de empedrado; más adelante pasa junto a un caos de grandes rocas que provienen de un gran desprendimiento y que dan paso a la Gollada de la Cancela.
 
 Bejeques (Aeonium ciliatum) (i).
Cabecera del Barranco de Valle Grande.
 

Veremos en este punto como asciende un mal camino hacia el Roque Marrubial (722 m.), el cual ignoramos, para continuar el recorrido por El Brezal circundando un muro de piedra seca que delimita el camino; por los alrededores crecen multitud de Brezos (Erica arborea), Inciensos (Artemisia thuscula) y Retamas Blancas (Retama rhodorhizoides), y el firme combina algunos restos de empedrado y tierra compacta. Llegamos a otro cruce de caminos con vistas panorámicas hacia una cuerda montañosa que alberga el Roque Marrubial (722 m.) y el Roque de los Brezos (716 m.) donde hay un poste con diferente señalización, seguimos por la derecha entre Pencones (Opuntia maxima) y Helecheras (Pteridium aquilinum) y después pasamos por el exterior de una vieja vivienda de piedra, para luego seguir bordeando unas huertas de cultivo y llegar al entorno de la Gollada de la Fortaleza, donde nos cruzaremos con el PR-TF-2, que viene desde el Caserío de Taborno y se dirige en fuerte descenso hacia el Barrio de Valleseco.
 
 




Nos fijaremos en una casa-cueva que está situada en la citada Gollada de la Fortaleza y en la base de La Montañeta (691 m.)y nos dirigiremos hacia ella para rebasarla por la izquierda, bordeando una valla metálica, y después de pasar junto a una vieja cueva, buscar un paso entre Brezos (Erica arborea), que asciende casi imperceptible y muy pedregoso hacia la cima.
 
Gollada de La Fortaleza.
 

 



Una vez en ella, avanzamos por terreno muy irregular y pedregoso, haciendo una travesía por una cresta montañosa que separa el Barranco de Valleseco, que queda a nuestra izquierda, y el Barranco de Valle Luis, por nuestra derecha.
 
 
Barranco de Valle Luis.
 

 
Las panorámicas son espectaculares durante el recorrido; al otro lado del Barranco de Valle Luis se alza otra ladera montañosa que tapa de nuestra vista el Barranco de Tahodio, pero si nos deja entrever la cordillera dorsal de la isla y el Valle de Güimar, así como la imagen inconfundible del Teide (3718 m.). Por la otra vertiente de la cresta en la que estamos, podremos observar la línea montañosa que alberga el Roque Marrubial (722 m.) y el Roque de los Brezos (716 m.), por la cual andaremos al regreso.
 
Roque de los Brezos (i) y Barranco de Valleseco.
 
Hoya de los Perales.


Seguimos cresteando sin camino definido, solo abriéndonos paso por terreno irregular por la Hoya del Bucio de Valleseco hasta llegar a la Hoya de los Perales, donde se alza una formación rocosa de forma singular, compuesta de un pitón rocoso que sobresale del entorno; aquí daremos por finalizada la travesía por estas cumbres y será el punto donde nos daremos la vuelta para regresar a la Gollada de la Fortaleza, donde tomaremos otro sendero distinto que rodea la base de La Montañeta (691 m.).
 
Señalización del PR-TF-2.
 
 
 

 

 

Una vez en dicha Gollada seguiremos las indicaciones del PR-TF-2, que como hemos dicho se dirige hacia Valleseco; enseguida lo abandonaremos e iremos por la izquierda, ascendiendo suavemente, hasta encontrarnos de nuevo con un panel informativo compuesto por varias señales de madera; dejando dicha señalización a nuestra izquierda, iremos hasta la Gollada de la Cancela, donde se forma la cabecera del Barranco de Valleseco y buscaremos un paso por nuestra derecha que asciende entre un pasillo vegetal compuesto de Brezos (Erica arborea),hacia el acceso de otra cresta montañosa que alberga el Roque Marrubial (722 m.) y el Roque de los Brezos (716 m.).
 
 
 
Caserío de Catalanes.
 
Ascendemos primero a la base de una cúspide rocosa, la cual rodearemos por la derecha para luego avanzar por un estrecho sendero, dejando detrás una vieja cueva excavada en la roca, que está casi taponada de multitud de Pencones (Opuntia maxima) y una degollada desde donde podremos disfrutar de una preciosas panorámicas del valle que rodea el Caserío de Catalanes. Luego seguimos ascendiendo suavemente por dicha senda, entre Inciensos (Artemisia thuscula), Tabaibas (Euphorbia mellifera), y Pencones (Opuntia maxima), con la vista puesta hacia el Barranco de Valleseco donde divisaremos el PR-TF-2 como desciende zigzagueante por las laderas de dicho cauce y una vieja fuente natural al lado de dicho camino.
 
 
 

 
En nuestro recorrido llegaremos a un mirador natural sobre el Lomo del Medio, formado por un cortado en el risco y que está muy expuesto al acantilado, desde donde hay unas vistas fantásticas del valle; luego remontamos un poco y seguimos bordeando la base del Roque Marrubial por un estrecho paso algo expuesto, cruzando un dique rocoso y entre mucha vegetación.
 

 

 
 
Seguiremos hasta llegar a la Gollada Cho Gisel y luego continuamos llaneando por el estrecho sendero hasta llegar a un espacio más o menos amplio bajo la imponente mole del Roque de los Brezos (716 m.); nos fijaremos luego como la senda se estrecha aún más y discurre con subidas y bajadas rodeando dicho roque, siempre bordeando una de las vertientes del Barranco de Valleseco y llegando más tarde a una zona con firme de tosca rojiza que avanza muy expuesto e irregular, hasta llegar a una degollada entre el Roque de los Brezos y el Risco la Ravela (759 m.), donde hay unas repisas rocosas superpuestas a modo de amplio espacio donde poder estar con comodidad para observar el fantástico paisaje del valle que rodea el Caserío de Catalanes.
 

 
La senda sigue casi imaginaria bajo el Lomo la Cardonera, y decidimos no seguir y dar por finalizado en este punto el recorrido, no sin antes quedarnos un buen rato disfrutando del lugar y del paisaje.
 

 
El regreso lo haremos desandando el camino hasta la Gollada de la Cancela, donde giraremos a la derecha, para continuar en suave descenso bordeando la cabecera del Barranquillo de los Laureles, hasta llegar al lugar donde está la valla de madera junto al sendero; unos metros después iremos de nuevo a la derecha y avanzaremos en descenso por firme empedrado y con fabulosas vistas del Caserío de Catalanes y del Barranco de Valle Grande que se extiende ampliamente delante de nuestros ojos.
 
De regreso por el mismo sendero hacia Los Catalanes.
 


 
Caserío de Los Catalanes.

Al final desembocaremos en la plaza de dicho caserío, donde está la pequeña Iglesia y un mirador natural para regocijo de nuestros sentidos; un lugar muy tranquilo donde se respira la verdadera tranquilidad de estos pagos.


© Texto y fotografías de Francisco Fariña
    francisco_farina@yahoo.es