jueves, 23 de octubre de 2014

CAMINO DE SANTIAGO 2014 - O PEDROUZO - SANTIAGO DE COMPOSTELA


CAMINO DE SANTIAGO
2014
O PEDROUZO - SANTIAGO DE COMPOSTELA
 
PRÓLOGO

En la Pensión Platas antes de iniciar
la última etapa.
La última etapa de nuestro viaje; estamos muy ilusionados y parece que el cansancio acumulado ni se nota. Nos preguntamos cómo será la entrada a esa ciudad de la cual hemos hablado durante tantos días antes de partir de nuestras casas, y de que haremos al estar allí, nuestras dudas se disiparon cuando estábamos a escasos metros del final porque la emoción fue tal, que nos sorprendió a nosotros mismos. La etapa no es muy pintoresca, tiene mucho asfalto y pocas aldeas rurales, sobre todo los últimos kilómetros; la entrada a Santiago es casi interminable haciendo un recorrido urbano, pero de lo más emocionante al llegar al casco histórico, a la Plaza del Obradoiro y a la Catedral. 
 
  
DESCRIPCIÓN

De nuevo, madrugón; a las 7:30 nos vimos en la recepción del hotel, nos habíamos alojado en la Pensión Platas; la recepcionista muy amable nos hizo la foto de partida en las puertas del establecimiento. Ya habíamos pagado el desayuno junto con la estancia la noche anterior y nos dirigimos a una cafetería situada en la misma calle y cerca de donde nos alojamos; el desayuno en la misma línea, pan gallego con mantequilla y mermelada y café con leche, que nos saben a gloria a estas horas de la mañana. 

 
 

Partimos con las energías suficientes para acometer esta última y definitiva etapa que nos llevará a Santiago de Compostela, por fin. Iremos por la Rúa Concello saliendo del núcleo poblacional de O Pedrouzo y después de pasar junto a un establecimiento donde hay un “espichacolillas” para comprar agua, nos internamos a la izquierda por una pista forestal bajo una frondosa arboleda donde hay algunas casas de campo aisladas que pertenecen a la aldea de San Antón, para más adelante terminar entre cultivos, en una vía asfaltada que cruzaremos por un subterráneo y que nos lleva a pasar junto a un bar en O Amenal. Luego seguiremos bajo el bosque y más adelante por una pista de tierra a la intemperie y de ascensión continuada, dirigiéndonos a rodear la cabecera del Aeropuerto de Lavacolla por un sendero junto a un riachuelo. Llegaremos después de una larga recta a una pista de asfalto que discurre paralela a la autovía, al lado de la misma va un ancho sendero donde encontraremos un monolito de piedra alusivo a Santiago de Compostela, por supuesto que nos hicimos la foto correspondiente y descansamos un poco para refrescarnos e hidratarnos.
 
Sendero por Lavacolla, cerca del aeropuerto.

Dicho sendero desciende suavemente y al llegar a la cabecera de la pista del aeropuerto la imagen es bastante penosa, ya que hay un entramado de hierro que soporta toda la luminaria y antenas de comunicación del mismo. Después de pasarlo de largo, iremos paralelos a la pista de aterrizaje por un sendero de tierra y luego giramos a la derecha por asfalto hasta la aldea de San Paio, donde hay una pintoresca plaza rodeada de casas de piedra y una pequeña ermita donde sellaremos la credencial. 
 
Ermita en Sao Paio.

Una pesada subida asfaltada y marcada con señales de madera referidas al Camino, nos lleva luego a cruzar otro subterráneo bajo una autovía mediante una acera acondicionada para el caminante, que desemboca en un camino de tierra por el que andaremos bajo Eucaliptus y que nos lleva a una vía urbana que va recorriendo el pueblo de A Lavacolla. Después de pasar junto a un hórreo, llegaremos a la Iglesia de San Pelayo de Sabugueira, de 1840 y anexo a ella el cementerio; en las escaleras de entrada hay una fuente de agua y otra escalera en sentido contrario da acceso a la plaza principal donde hay un cruceiro; estuvimos un rato descansando, visitando el templo y tomándonos un cortado en un bar donde también sellamos la credencial.
 
Iglesia de San Pelayo de Sabugueira
en Lavacolla.

Rodearemos la Iglesia e iremos por una calle estrecha para salir del pueblo y después de cruzar la carretera seguiremos por otra calle donde nos desviaremos a la derecha bajo un hórreo para dirigirnos a cruzar un pequeño puente de madera que pasa sobre el Río Sionlla; cuentan que en este arroyo, los peregrinos de antaño se despojaban de sus sucias vestimentas y se bañaban de cuerpo entero para así entrar en Santiago de Compostela mas decentes, nosotros no lo hicimos porque no lo necesitábamos, pero el calor invitaba a un chapuzón.
 
Río Sionlla.
 
Enseguida nos enfrentamos a una subida asfaltada que nos lleva a la aldea de Vilamaior y que luego se suaviza un poco, aunque se hace muy pesada ya que es sobre asfalto, muy expuesta a la intemperie y con rectas interminables. Antes de llegar a la sede de la Televisión Gallega, podremos aprovechar alguna sombra que nos dan los árboles junto al Camino y después de pasarla de largo, iremos bordeando un muro de una industria para luego girar a la izquierda junto a un camping y la sede de Radio Televisión Española.
 
 

 
Luego un larga y pesada recta nos lleva paulatinamente hasta San Marcos, una aldea muy pintoresca que alberga el Monte do Gozo, antesala de la entrada final a Santiago de Compostela y desde donde los peregrinos de antaño tenían la primera visión de las torres de la Catedral de Santiago; hay una escultura en conmemoración de la visita del Papa Juan Pablo II en 1982, la pequeña Ermita de San Marcos y numerosos servicios para el peregrino, así como un albergue y varios hoteles. Después de visitar el monumento volvimos unos metros hacia detrás para reponer fuerzas y comer algo mientras descansamos un buen rato.
 
Una buena comida y descanso en la aldea de
San Marcos.
 
En el Monte do Gozo.


De vuelta al Camino, nos queda un largo descenso asfaltado, aunque hay un pasillo paralelo de tierra habilitado para los peregrinos algo incómodo; más adelante cruzaremos una autovía por un paso elevado y por fin entraremos en la ciudad por una acera empedrada y salvando una gran rotonda.
 
Entrando a Santiago de Compostela.
 

En un amplio espacio hay un cartel de bienvenida donde nos haremos una foto; solo nos queda seguir la señalización dentro de la ciudad y llegar a una encrucijada en la Porta do Camiño, donde comienza el casco histórico; una vez ahí, seguiremos callejeando por la ciudad entre edificios históricos, Capillas y Monasterios hasta llegar a la Praza da Inmaculada, donde está nuestro hotel, la Hospedería San Martín Pinario, de imponente aspecto; al otro lado está la impresionante Catedral de Santiago de Compostela y la entrada a la misma por la Puerta de A Acibechería.
 
Por el casco histórico de Santiago de Compostela.
Praza da Inmaculada y Hospedería S. Martín Pinario (d).
 
Torres de la Catedral de Santiago de Compostela.
 
Solo nos queda seguir de frente y pasar bajo un túnel para llegar, por fin, a nuestro anhelado reto, la Plaza del Obradoiro, donde está la entrada principal a la Catedral de Santiago de Compostela, de imponente fachada barroca. 
 
Catedral de Santiago de Compostela.
 
Praza do Obradoiro
 
Todos juntos y logrado el reto.
 
Sin saber por qué, nos unimos todos en un emocionado e inesperado abrazo en medio de la plaza, entre risas y llantos, al saber que habíamos cumplido un sueño anhelado por todos; nos embargó la alegría, echados en el suelo y en silencio nos quedamos cada uno con sus pensamientos internos y sin dejar de mirar la fachada del Templo; fue un momento especial e irrepetible.


Celebrando nuestro éxito.

 

© Fotografías de Francisco Fariña y Javier López.

 


lunes, 13 de octubre de 2014

DESCENSO DEL BARRANCO DE LOS GARAÑONES


DESCENSO DEL BARRANCO 
DE LOS GARAÑONES

La siguiente descripción es meramente informativa y no pretende ser una guía exacta del descenso del barranco; la geografía del mismo puede variar en temporada de lluvias, haciendo diferente tanto el acceso como el descenso. Cada cual realiza este tipo de actividades bajo su responsabilidad. Es aconsejable siempre hacer el recorrido con guías conocedores del terreno.



FICHA DE LA RUTA:



TÉRMINO MUNICIPAL: Buenavista del Norte.

COMO LLEGAR: Desde el municipio de Buenavista del Norte hay que tomar la carretera TF-436 que va hacia el núcleo poblacional de El Palmar; entre el punto kilométrico 6 y 7 comienza una estrecha carretera por la izquierda que nos llevará directamente a la plaza principal del Caserío de los Bailaderos en Teno Alto.
COMIENZO: Caserío de los Bailaderos en Teno Alto.
FINAL: Zona de Los Poyos, en el Océano Atlántico.
DIFICULTAD: Alta.
DURACIÓN: 6 – 7 horas.
LONGITUD: Indeterminada.
PROVISIÓN DE AGUA: En el Caserío de los Bailaderos.
LUGARES DE INTERÉS: Caserío de Los Bailaderos; Paisaje rural y agrícola de Teno Alto; Acantilado de los Gigantes.
VENTAJAS: Descenso sin grandes recorridos a pie, saltos muy seguidos y con paisajes de una verticalidad constantes, alguno de ellos de una belleza inusual como el R6 que discurre dentro de una oquedad. Salto final directamente al mar y con panorámicas muy bellas del Acantilado de los Gigantes.
INCONVENIENTES: Acceso al R1 por un camino campo a través muy perdedor y con abundante vegetación; una vez en el cauce hay que transitarlo un largo tramo por continuos caos de rocas. No tiene retorno por tierra, hay que prever la recogida en barco que nos lleve a Puerto Santiago, además el R10 da directamente al mar, por lo tanto tenemos que estar atentos a las mareas; con la marea baja el barco puede acercarse a una pequeña repisa en la base del R10; si no fuese posible esta opción, habría que nadar hasta el barco con el inconveniente de tener que transportar el material en una pequeña lancha hinchable.
EQUIPO IMPRESCINDIBLE: Equipo personal de descenso con baga de anclaje y casco imprescindibles. Dos cuerdas de 80 m. y dos de 60 m. Es conveniente recuperar las cuerdas del R8 desde la base del R9, ya que tiene mucho roce y recuperar desde la base del R8 puede ser imposible.
POSIBILIDAD DE ESCAPE ANTES DEL FINAL: No.
ESTADO DE LOS ANCLAJES: Muy Bueno.
TIPO DE RUTA: Descenso de Barrancos.


CARTOGRAFÍA Y CROQUIS:




DESCRIPCIÓN DEL ACCESO:



Desde la plaza principal del núcleo urbano de Los Bailaderos, tomaremos la primera pista cementada hacia la izquierda, la cual seguiremos un kilómetro hasta encontrar una bifurcación donde tomaremos a la derecha y enseguida a la izquierda de nuevo por otra pista asfaltada; por esta última iremos unos trescientos cincuenta metros y en la primera curva a la derecha hay un espacio para poder aparcar los coches. Veremos una pista de tierra que llanea junto al Roque Matoso (711 m.) y cerca de algunas casas aisladas donde hay alguna bastante ruinosa; seguiremos entre grandes extensiones de cultivo y con vistas al Océano Atlántico, donde desemboca el Barranco de Roque Largo, bajo una meseta rocosa en el Risco de Roque Largo (647 m.) y el Barranco de las Calabaceras, de los cuales pasaremos de largo por sus respectivas cabeceras. Al final de la pista y después de haber recorrido aproximadamente un kilómetro, comienza un sendero a la derecha que bordea el evidente cauce natural del barranco de Garañones. Este sendero discurre por Las Mesetas y es muy perdedor, teniendo que destrepar continuamente campo a través en dirección a una vieja casa de piedra aislada cerca del cauce. 


Final de la pista y sendero por Las Mesetas.




FICHA TÉCNICA:




- R1: 45 m.
- R2: 45 m.
- R3: 15 m.
- Poza evitable.
- R4: 6 m.
- R5: 35 m.
- R6: 55 m.
- R7: 55 m.
- R8: 65 m.
- Repisa muy expuesta.
- R9: 55 m.
- R10: 25 m.






DESCRIPCIÓN TÉCNICA Y GEOGRÁFICA:


Hacia el cauce.

El Barranco de Garañones, que en los mapas se denomina Barranco de Los Barrancos, está situado dentro del Parque Rural de Teno y se inicia en Monte Merino, entre el Roque Alto (811 m.) y Los Roquitos (837 m.). Desde Las Mesetas, donde empieza el camino hacia su descenso, puede observarse una cuenca muy extensa entre sus vertientes y con bastante profundidad. El cauce al principio está formado por un pasillo pedregoso que discurre en suave descenso; luego se progresa por algunos tramos de caos de rocas de gran tamaño, por donde hay que avanzar con bastante precaución. A partir del R1 comienza un angosto cañón donde se suceden los saltos continuados, algunos con grandes piedras encajonadas y pozas de agua evitables; a mitad del recorrido se abre el espacio y comienza a vislumbrarse el Océano Atlántico con unos saltos muy aéreos y uno de ellos, el R7, que termina dentro de una cueva muy curiosa; entre el R8 y el R9 debemos extremar la seguridad porque recepcionaremos en un pasillo muy expuesto para acceder al siguiente rápel. Al final, un amplio espacio con preciosas vistas del Acantilado de Los Gigantes da acceso al último salto que termina directamente en el mar; si está la marea baja podremos acceder a una pequeña repisa para abordar el barco que nos espere.


ÁLBUM DE FOTOGRAFÍAS:



De travesía por el cauce al inicio.

Antigua casa de campo en ruinas.


















Recepción del R8.


R9: 65 m.





R10: 25 m directos al mar.


Recepción del R10.

Travesía marítima hasta Puerto Santiago.


© Texto de Francisco Fariña
© Fotografías de Francisco Fariña y David García