lunes, 16 de mayo de 2011

ARONA – IFONCHE – ARONA


ARONA – IFONCHE – ARONA
(REGRESO POR EL CAMINO DEL TOPO)


FICHA DE LA RUTA

TÉRMINO MUNICIPAL: Arona y Vilaflor.
COMO LLEGAR: Al centro urbano de Arona se llega por la carretera TF-51 que comienza en el Barrio de La Camella, donde se cruza con la TF-28 que viene desde la autopista TF-1
COMIENZO: Plaza del Cristo de la Salud en el casco urbano de Arona.
FINAL: Mismo lugar.
DIFICULTAD: Baja.
DURACIÓN: 5 horas.
LONGITUD: 10,5 Km.
PROVISIÓN DE AGUA: En Arona y en la Ermita del Santo Hermano Pedro de Ifonche.
LUGARES DE INTERÉS: Casco urbano de Arona; Horno en el Ancón; Cruz de San Antonio; Barrio de Las Casas; Presa del Ancón; Ermita Hermano Pedro; Caserío de Ifonche; Vistas panorámicas del Roque de Imoque y Roque del Conde; Camino del Topo; Salto del Topo; Casa del Topo; Casa del Ancón; Barrio de Vento.    
VENTAJAS: Recorrido por el interior del Paisaje Protegido de Ifonche.
INCONVENIENTES: Ruta sin señalizar, pudiendo en algunas ocasiones perder la traza original del camino. A partir de la Presa del Ancón el camino está prácticamente perdido y en algunos tramos hay que intuir su recorrido original.
PELIGROSIDAD: Nula.
TIPO DE RUTA: Senderismo.

CARTOGRAFÍA

 


DESCRIPCIÓN

Iglesia del Cristo de la Salud en Arona.

Desde la Plaza del Cristo de la Salud, donde se alza la Iglesia del mismo nombre, el ayuntamiento del municipio y algunos recintos oficiales, comienza en suave pendiente, la Calle Cruz de San Antonio, donde se encuentra el edificio de Correos y el archivo municipal. En unos poco metros estaremos en El Ancón, una pequeña explanada bajo tres grandes palmeras, donde se halla un antiguo horno y unas escalinatas que se dirigen a la carretera TF-51; tendremos que seguir por la calle, esta vez en fuerte pendiente y bordeada por viviendas a nuestra izquierda y por frondosa vegetación a nuestra derecha, en la Hoya de Baute.

 Panorámica desde la Cruz de San Antonio.

La pendiente es cada vez mas pronunciada y nos va ofreciendo unas bonitas vistas panorámicas cuando lleguemos a la Cruz de San Antonio, una vieja cruz de madera alojada en un recinto protegido por un murete de piedras y un asiento de madera; es conveniente detenerse un momento para admirar el fantástico paisaje que se vislumbra desde este lugar: aparte del casco urbano de Arona, puede verse el Roque Vento (565 m.), sobresaliendo sobre el Barrio de La Sabinita, al igual que Montaña Chijate (408 m.) y el Roque Higara (388 m.), en las inmediaciones del Barrio de La Camella; la zona costera de Las Galletas con sus interminables llanos cubiertos de invernaderos, así como el Monumento Natural de Montaña de Guaza (428 m.) junto a la zona turística de Los Cristianos. Destaca también desde este privilegiado mirador, el cono volcánico de Montaña del Mojón (285 m.), en la Urbanización Chayofa, del Roque del Conde (1001 m.), también conocido como La Fortaleza de Ahiyo y el Roque de Imoque (1107 m.), igualmente denominado Pica de Imoque.


Enseguida el recorrido sigue ascendiendo unos pocos metros, entre Pencones (Opuntia maxima), Tabaibas (Euphorbia lamarckii), Vinagreras (Rumex lunaria) y algunas Magarzas (Argyranthemum gracile), hasta encontrarnos con la Calle Fermín Reyes, que llanea hacia la izquierda entre unas vallas de madera dispuestas a modo de protección; a la derecha discurre en ascenso el Camino real de Altavista, que ignoraremos y que se dirige al Barrio de Altavista, en las inmediaciones de La Escalona. Continúa nuestro recorrido llano y por asfalto, entre terrenos cultivables y algunas casas de campo aisladas, hasta que después de unos trescientos metros encontremos el Camino Eulalio, también asfaltado y que asciende por la derecha hacia el Barrio de Las Hayas. Justo donde empieza una hilera de Pinos Canarios (Pinus canariensis) bordeando dicho camino, se adentra a la izquierda un estrecho camino, también pavimentado, que nos conduce entre huertas invadidas de Pencones (Opuntia maxima), hacia la Calle el Pino, donde hay varias viviendas al mas puro estilo arquitectónico de Canarias; de pronto nos encontraremos una bajada que conecta con la carretera TF-51 que va hacia La Escalona y Vilaflor, junto a la Iglesia de San Andrés, una pequeña ermita rodeada de una pintoresca plaza y con vistas al Roque de Imoque (1107 m.).

 
Calle El Pino (i); Ermita de San Andrés (d).

Presa del Ancón, con vistas al Roque de Imoque.

Tendremos que cruzar el Barranco de las Casas, evitando la carretera TF-51 y bordeando la Presa del Ancón, un gran depósito de agua situado en el cauce de dicho barranco; por su izquierda discurre una canalización junto a algunos restos de un pavimento empedrado, ocultos bajo la invasión de numerosa vegetación, sobre todo de Jaguarzos (Cistus monspeliensis), aunque también podemos ver Magarzas (Argyranthemum gracile), Tabaibas Amargas (Euphorbia lamarckii), Tederas (Bituminaria bituminosa) y algunos Balos (Plocama pendula); un poco mas adelante pasaremos junto a una maraña de tuberías que cruzan el degradado camino, para luego discurrir junto a un murete de piedra seca que delimitaba su recorrido, las diferentes tuberías invaden por completo la superficie de la calzada y en algunas ocasiones hay grandes Vinagreras (Rumex lunaria) que irrumpen el paso, junto a algunos Pencones (Opuntia maxima)  que crecen por las vertientes de dicho estanque.

 
Roque Imoque (i); Roque del Conde desde la TF-51 (d).

Llega un momento que una valla de hierro irrumpe el paso, hay unas indicaciones de “campo de tiro”, por lo tanto es conveniente desviarse hacia la izquierda y campo a través, junto a otro vallado perteneciente a una casa cercana, avanzaremos llegando así al arcén de la carretera TF-51 antes indicada. Seguiremos por la carretera progresando por el punto kilométrico seis; en los bordes podemos ver algún Pino Canario (Pinus canariensis) aislado, multitud de Tabaibas Amargas (Euphorbia lamarckii y Euphorbia antropurpurea), Cardos (Carduus clavulatus) y llamativos Bejeques Punteros (Aeonium urbicum), una especie que cuando está en floración nunca pasa desapercibida.

 
Camino medianamente conservado.

En la próxima curva de izquierdas de dicha carretera, hay un hueco entre la valla donde comienza en ascenso un tramo de un camino real, junto a una antigua arqueta perteneciente a una atarjea que pasa junto a el y en las inmediaciones de la Era de los Ancones; dicho camino tiene algunos tramos empedrados, aunque está muy degradado y totalmente invadido por la vegetación, sobre todo de Balangos (Avena canariensis) y Tederas (Bituminaria bituminosa); tal es el caso que debemos intuir su recorrido en línea recta y siguiendo el antiguo murete medio destruido que lo delimitaba.

 
Vistas hacia el valle donde se alza la Montaña de Guaza (i).

Al llegar de nuevo a la carretera por una pendiente muy deteriorada y después de haber recorrido unos cien metros, tendremos que saltar la valla, cruzarla y de nuevo buscar la pendiente que nos lleva en ascenso, en las mismas circunstancias de deterioro e invasión vegetal, por el siguiente tramo de unos ciento cincuenta metros, hasta llegar nuevamente a la carretera en la zona conocida como Los Ancones. Al final de la valla, en una curva de la carretera, asciende por una loma, un ancho camino que es medianamente evidente, cerca del borde del Barranco del Ancón y con el fondo panorámico del Roque de Imoque (1107 m.). Va subiendo paulatinamente con firme rocoso, con tramos empedrados y entre Tabaibas (Euphorbia lamarckii), Magarzas (Argyranthemum gracile) y Malpicas (Carlina xeranthemoides); a nuestras espaldas el fantástico paisaje del valle con el Monumento Natural de Montaña de Guaza (428 m.) como protagonista y en primer término el Barrio de Las Casas, sobre el casco urbano principal de Arona.

 
Vistas del Roque del Conde ...

Sigue ascendiendo, en línea recta, acercándonos cada vez mas al borde del Barranco del Ancón, crecen dentro de la caja del camino, Taginastes (Echium sventenii), Cornicales (Periploca laevigata), etc., mientras las vistas del cauce del profundo barranco son cada vez mas bellas; en algunos miradores naturales al borde del mismo, podemos ver como un antiguo canal cruza dicho barranco y cauce abajo en las laderas colindantes, se observan Las Casas del Topo, junto al Camino del Topo, por el cual haremos el recorrido de regreso; al fondo el Roque del Conde (1001 m.) y la Montaña de Súarez, ambos resguardando el pintoresco paisaje.

 
... y del Roque de Imoque.

Remonta en esta ocasión por firme muy rocoso y desnivelado, dando paso mas tarde a un tramo empedrado muy bien conservado y con el muro delimitador de la caja del camino muy bien definido; seguidamente da un giro a la izquierda y vuelve a ascender con fuerte desnivel, donde la imagen majestuosa del Roque de Imoque (1107 m.) sobre la cabecera del Barranco del Rey es cada vez mas patente, observando en su base las primeras casas del Caserío de Ifonche; por nuestra derecha discurre un barranquillo sin importancia donde podremos apreciar antiguos bancales que se usaban como terrenos cultivables y a la izquierda nos queda el profundo tajo del Barranco del Ancón, donde crecen algunos pinos aislados y que serpentea bajo la atenta mirada del majestuoso Roque del Conde (1001 m.).

 

El muro que define el camino parece en buen estado de conservación, también el firme rocoso, que remonta bastante desnivelado; algunas Higueras lo bordean, junto a numerosos ejemplares de Malpicas (Carlina xeranthemoides), algunas Tabaibas (Euphorbia lamarckii) y en las laderas colindantes, muchos Pencones (Opuntia maxima). Llegaremos a una pista agrícola y nos desviaremos unos metros a la izquierda, donde hay unas huertas cultivadas, para asomarnos al paisaje del valle, donde podremos ver el recorrido del camino desde el punto de partida, con el Roque de Imoque (1107 m.) y el Roque del Conde (1001 m.) al alcance de nuestras manos. De vuelta al camino principal, en forma de pista agrícola, seguiremos a la izquierda en el próximo cruce, que nos llevará llaneando a pasar junto a una casa aislada en la zona conocida como El Grillo, y después de unos doscientos metros, a otra vivienda que se alza junto al Barranco del Ancón, el cual cruzaremos por el camino casi perdido, entre algunas huertas donde crecen Almendros e Higueras y junto a grandes ejemplares de Tabaibas (Euphorbia lamarckii), Pencones (Opuntia maxima) y Corregüelas (Convolvulus althaeoides).

Barranco del Ancón, Roque del Conde y Montaña Súarez.

 
Cruzando el Barranco del Ancón (i); Zona de El Grillo (d).

Roque del Conde y Roque de Imoque.

Después de cruzar el barranco encontraremos de nuevo otra pista de tierra junto a una casa, que asciende bajo los postes de la línea telefónica, hasta terminar en la carretera TF-567, donde se alza una antigua cruz de madera en las inmediaciones de la Ermita del Hermano Pedro, una pequeña iglesia rodeada de una pintoresca plaza donde podremos tomar un buen descanso, coger agua de una fuente pública y observar una estatua en memoria del Santo Hermano Pedro, al mismo tiempo que el paisaje rural que rodea el entorno.

 
Paisaje rural en Ifonche.


 
Ermita del Santo Hermano Pedro.

A continuación tomaremos camino a la izquierda por dicha carretera y unos quinientos metros después encontraremos un desvío a la izquierda, es el Camino del Topo, donde hay una señal que indica la dirección a seguir hasta el restaurante El Refugio, situado a una distancia de un kilómetro a partir de este punto. Cuando estemos en dicho restaurante, tendremos que continuar descendiendo por la misma pista en línea recta hasta que, en las inmediaciones de una antigua casa aislada se termina dicha vía y junto a los restos de un antiguo horno, comienza un estropeado y pedregoso sendero junto a una canalización que nos servirá de guía y que va discurriendo por una loma que se alza entre el Barranco del Rey y el Barranco del Ancón.

Llegando al Caserío de Ifonche.

 
Camino del Topo.

Sendero hacia la la Galería Salto del Topo.

A la derecha está el Salto del Topo, un precipicio de mas de cien metros de profundidad, donde se encuentra la Galería Salto del Topo; por esa misma vertiente del barranco parte un estrecho sendero, que ignoraremos y que desciende hasta su situación en el fondo de dicho barranco. Tendremos que seguir descendiendo por un resbaladizo camino, mientras las canalizaciones que nos venían acompañando se alejan hacia nuestra derecha, cruzándonos con ellas poco después en las cercanías de un estanque de agua en desuso, rodeado de grandes Tabaibas (Euphorbia lamarckii) y alguna Vinagrera (Rumex lunaria), el cual rodearemos para encontrarnos de nuevo el recorrido en forma de pista forestal que se dirige hacia la Casa del Topo; una vez allí, dicha pista continúa zigzagueante y con suave desnivel, acercándose cada vez mas al borde del Barranco del Rey, del cual tendremos unas fantásticas panorámicas.

 
Camino del Topo junto al Bco. del Rey (i).

  
Casa aislada y restos de un horno al final de la pista (i).

Continuamos paralelo al barranco, entre gran cantidad de Pencones (Opuntia maxima), hasta que nos encontremos con otra pista agrícola que se cruza y se dirige a la Casa del Ancón; seguiremos a la derecha, ya que el sentido contrario nos llevaría a la Carretera TF-51 pasando por la Charca del Ancón; pasaremos junto a dicha casa aislada, donde puede observarse un antiguo horno hecho de piedra, el camino sigue su curso descendente y prácticamente en línea recta, evitando grandes huertas de cultivo y dirigiéndose hacia la Casa de la Medida, donde el Camino del Topo que venimos transitando, se cruza en un amplio llano con la parte final del GR-131 - ETAPA 7, el cual seguiremos hacia la izquierda compartiendo tramo también con el SL que parte desde el centro urbano de Arona y asciende hacia  Roque del Conde (1001 m.). Este recorrido cruza el Barranco del Ancón, después el Barranco de las Casas y como se ha dicho, termina en Arona, punto de inicio de esta propuesta, antes de haber pasado habiendo hecho un recorrido urbano por el Barrio de Vento.

 
Casa de la Medida en el Camino del Topo
donde se cruza con el GR-131.


© Texto y fotografías de Francisco Fariña


2 comentarios:

  1. Un saludo.
    Una hermosa ruta para ver y disfrutar.

    ResponderEliminar
  2. Hola Francisco, mis felicitaciones por tu excelente trabajo del blog, siempre lo consulto para alguna ruta que me quede por hacer, al igual que tu una de mis pasiones es el senderismo. Enhorabuena! Saludos desde Güímar!

    ResponderEliminar