jueves, 27 de enero de 2011

PR-TF-40 - REALEJO ALTO-CHANAJIGA

PR-TF-40
REALEJO ALTO – CHANAJIGA – REALEJO ALTO


FICHA DE LA RUTA

TÉRMINO MUNICIPAL: Los Realejos.
COMO LLEGAR: En el kilómetro 39 de la autopista del norte TF-5, se encuentra el cruce de la TF-335 que va hacia el realejo Alto por la Avenida Canarias.
COMIENZO: En la Plaza Viera y Clavijo del Barrio del Realejo Alto.
FINAL: Mismo lugar.
DIFICULTAD: Medio – Alta.
DURACIÓN: 6 horas.
LONGITUD: 13,5 Km.
PROVISIÓN DE AGUA: En el Realejo Alto y en el Parque Recreativo de Chanajiga.
LUGARES DE INTERÉS: Plaza Viera y Clavijo; Iglesia de Santiago Apóstol; Calvario de la Calle de El Medio Arriba; Laurisilva de Fayal – Brezal; Mirador del Asomadero; Vistas panorámicas del Valle de La Orotava; Recorrido por la Ladera de Tigaiga; Risco Miguel; Parque Recreativo de Chanajiga; Til de los Pavos.
VENTAJAS: Ruta circular señalizada como PR-TF-40 y posibilidad de conectar con la variante PR-TF-40.1.
INCONVENIENTES: El trayecto de ascenso hasta el Mirador del Asomadero tiene un desnivel superior a 45º en algunos tramos.
TIPO DE RUTA: Senderismo.

CARTOGRAFÍA



DESCRIPCIÓN

En la Plaza Viera y Clavijo del Barrio del Realejo Alto, centro administrativo perteneciente al municipio de Los Realejos, se encuentra la Iglesia de Santiago Apóstol, edificio histórico del siglo XVII que fue levantado a partir de una sencilla capilla con techo de paja. Con su torre rematada en un techo puntiagudo, se eleva sobre una acogedora plaza donde crecen varias Palmeras Canarias y está separada por la Calle Viera y Clavijo de la pequeña Plaza de la Unión, una especie de mirador hacia el Barranco de Godínez, desde donde se divisan unas espectaculares panorámicas del resto del municipio.
Iglesia de Santiago Apóstol (i);
Calvario en la Calle de El Medio Arriba (d).
Desde este punto tomaremos la Calle de El Medio Arriba que asciende por el casco urbano, ignorando a la derecha el cruce de la carretera TF-342 que se dirige hacia Icod el Alto, un barrio agrícola situado bajo la Ladera de Tigaiga, que cierra el Valle de la Orotava por el norte. Seguimos las indicaciones del PR que se encuentran situadas en la Capilla de la Cruz de la Calle de El Medio, un inmueble que tiene muchísima importancia en las fiestas mayores de Los Realejos que se celebran todos los años en el mes de mayo. Unos ciento cincuenta metros después, encontraremos un cruce hacia la derecha que debemos tomar, ignorando la Calle Toscas de Romero, que se dirige en fuerte pendiente hacia el barrio de Las Llanadas y desviándonos en suave descenso por una estrecha calle pavimentada con cemento, que es la continuación de la vía que tomamos al principio de la ruta.
Pista de cemento hacia el cauce del Bco. de Godínez.
Dicha travesía nos llevará por un lado del cauce del Barranco de Godínez, donde veremos algunos restos del antiguo empedrado de este importante camino real; va discurriendo bajo la ladera de dicho barranco que está cargada de frondosa vegetación y pasando junto a huertas de cultivo y algunas casas aisladas. En el mismo cauce pasaremos junto a unas pilastras hechas de piedra que sirvieron para soportar el paso de alguna canalización, con vistas desde aquí de los enormes riscos que conforman la Ladera de Tigaiga, destacando la antena de comunicaciones que está al final del Lomo de la Tarasca en el Mirador de el Asomadero y el Risco Miguel, bajo el cual hay un mirador natural de gran belleza.
Primer cruce donde tendremos que desviarnos a la derecha (i).
Seguiremos por la pista hasta encontrar un cruce de caminos donde crecen algunas Higueras, Castañeros y unas poblaciones de Cañas en las zonas más húmedas del camino; a la izquierda aparece el sendero que nos traerá de vuelta pasando por el Til de los Pavos y a la derecha, cruzando el cauce del Barranco de Garabato y después de un cambio de dirección brusco, sigue el recorrido por una pista de tierra junto a un muro de piedra de una huerta donde crecen bastantes Helecheras (Pteridium aquilinum).
Fuerte ascenso hacia el Lomo de la Tarasca.
Dicha pista la abandonaremos hacia la izquierda, guiándonos por un Naranjo que crece en una huerta y convirtiéndose enseguida en un estrecho sendero que comienza en fuerte ascenso entre parcelas cultivables; discurre por firme compacto con escalones de piedra colocados estratégicamente, entre multitud de Helecheras (Pteridium aquilinum) y algunos Amorsecos (Bidens pilosa) hacia unos Castañeros, lugar donde comienza la laurisilva compuesta mayoritariamente de Brezos (Erica arborea) y Fayas (Myrica faya). A nuestras espaldas podremos deleitarnos con las bonitas vistas rurales del cauce del Barranco de Godínez, algunas casas al borde de la vertiente sur de dicho barranco y de parte de la Rambla de Castro, en la costa del municipio.
Comienzan las panorámicas del Valle de la Orotava (d).
Ya dentro del bosque, el sendero transita con fuerte desnivel y zigzaguea protegido por troncos de madera dispuestos a modo de escalones para facilitar aún más la subida; aparte del Fayal – Brezal (Myrica faya y Erica arborea) existente, podemos observar Jaguarzos (Cistus monspeliensis), Cruzadillas (Hypericum reflexum) y algunos Helechos (Pteridium aquilinum). Cuando esta vegetación lo permite, el camino nos va regalando vistas panorámicas del Valle de la Orotava, sobre todo de la costa, pudiendo ver en primer plano la Montaña de los Frailes (373 m.), con una capilla en su cima, y el litoral del Puerto de la Cruz, de Santa Úrsula y el de La Victoria.
Venimos remontando por el Lomo de la Tarasca, cuando el desnivel se suaviza un poco, teniendo a la vista de frente el Risco de la Tarasca, formando un peñasco rocoso cargado de Pinos Canarios (Pinus canariensis); hay algunos Castañeros que bordean el sendero y no dejaremos de ver las bonitas vistas costeras que nos va proporcionando el camino. A la derecha se adentra una senda entre la abundante vegetación que debemos ignorar, como así lo indica una señal del PR y a la izquierda podremos observar la cuerda montañosa de la dorsal norte de la isla, destacando visiblemente la Montaña de Izaña (2382 m.), donde están varias antenas de telecomunicaciones del Observatorio Astronómico.
Unas grandes rocas bordeando el sendero, donde crecen los primeros Pinos Canarios (Pinus canariensis), van rodeando el Risco de la Tarasca y dan paso a una evidente estrechez del mismo donde crecen multitud de rebrotes de los Castaños existentes en la zona, entre la vegetación característica de Fayas (Myrica faya) y Brezos (Erica arborea). Mas adelante el camino pasa junto a las paredes del risco antes mencionado y luego asciende de nuevo con fuerte desnivel y de forma sinuosa entre Helecheras (Pteridium aquilinum) hasta encontrarnos con una cueva excavada en la roca, seguramente sirvió de refugio a pastores, cazadores y agricultores de la zona. Inmediatamente llegaremos a un mirador natural circundado por una valla de madera donde hay también un asiento; las panorámicas son inmejorables, se divisa al completo el Valle de la Orotava, desde las cumbres mas altas hasta el litoral costero, al igual que la Ladera de Tigaiga, que sobresale sobre nuestras cabezas discurriendo valle arriba.

Mirador hacia el Valle de La Orotava y Ladera de Tigaiga.
Continua el recorrido con fuerte desnivel, encontrándonos restos de antiguos muros de piedra que sirvieron como delimitadores del camino, la vegetación es el Fayal - Brezal (Myrica faya y Erica arborea) que nos ha acompañado hasta ahora, además de algunos Acebiños (Ilex canariensis) aislados y Tiles (Ocotea foetens) en mas cantidad, también hace aparición algunos ejemplares de Cerrajones (Sonchus acaulis) entre las rocas mas húmedas. Después de varios repechos duros con algunos escalones de piedra y otros de madera, llegaremos a un balcón natural muy expuesto y sin señalizar en el Lomo del Asomadero, que nos servirá para asomarnos, teniendo mucha precaución, a otro paisaje espectacular, la Ladera de Tigaiga en su parte mas baja, casi tocando la costa, donde resalta en su cota máxima, La Corona (782 m.), que se alza sobre el Barrio de Tigaiga y el de Icod el Alto.
Fuertes repechos.
La Corona (782 m.) desde el Lomo del Asomadero.
Sigue el fuerte desnivel salvado por escalones.
Estas paradas para reparar en el magnífico paisaje que ofrece el camino, son las recompensas que tendremos al terminar un fuerte repecho, como el que nos espera en adelante salvándolo en ocasiones con escalones de piedra junto a grandes rocas y en otras de madera, donde el camino se vuelve mas sinuoso, hasta terminar exhaustos de la fuerte subida en una pista forestal. Dicha pista es la que proviene de La Corona (782 m.) y asciende por el borde de la Ladera de Tigaiga, enlazando con la Pista Tomás el Guarda que llega hasta La Fortaleza, ya dentro del Parque Nacional del Teide; tras un brusco giro a la izquierda y junto a una gran antena de telecomunicaciones, llegaremos al Mirador del Asomadero, a unos 1100 metros de altitud, donde hay un balcón natural mirando hacia el Valle de la Orotava, es un espacio amplio rodeado de una frondosa vegetación donde podremos ver desde el Fayal – Brezal (Myrica faya y Erica arborea) que nos ha estado acompañando hasta aquí, asociado con la gramínea Brachypodium distachyon, pasando por algunos Pinos Canarios (Pinus canariensis), Codesos (Adenocarpus foliolosus), Amagantes (Cistus symphytifolius), Lengua de Pájaro (Globularia salicina) y Cardos (Carduus clavulatus); aparte de una bellísima panorámica del Valle de la Orotava, la vista de la cara norte del Teide también destaca, sobre todo las laderas de Altavista, a mas de 3250 metros de altitud.
Escalones antes de la pista forestal.
Mirador del Asomadero (1100 m.).
Observando el Teide desde el mirador.
Seguiremos por la pista forestal en dirección ascendente, hasta que otra vía con pavimento de cemento se cruza sirviendo de acceso al recinto restringido de la antena de telecomunicaciones allí situada; unos pocos metros mas adelante, donde hay una población muy numerosa de Cañas (Arundo donax) que sobresalen de los Brezos (Erica arborea) que allí crecen, un giro hacia la izquierda nos obliga a adentrarnos por otra pista forestal mas estrecha y frondosa que desciende paulatina y suavemente hacia la Ladera de Tigaiga.
Desvío hacia el Risco Miguel.
Su recorrido se va estrechando cada vez mas hasta convertirse en un precioso sendero; al comienzo va discurriendo junto a un risco que se alza por la derecha, siempre bordeado por la vegetación característica que nos ha ido acompañando en todo el camino, pudiendo encontrar también Bejeques (Aeonium ciliatum) entre los espacios húmedos de las rocas, Taginastes (Echium giganteum), Cabezotes (Carlina canariensis), Cerrajones (Sonchus acaulis) y algunos Follaos (Viburnum rigidum). El recorrido es muy agradable, con repechos sin importancia, con zonas donde podremos ver restos de los muros que delimitaban el camino y que servían al mismo tiempo de refuerzos en los lugares mas expuestos, hay también Helecheras (Pteridium aquilinum) en las zonas mas húmedas, que conviven con Culantrillos (Pimpinella dendrotragium), metidos en los huecos de las rocas donde hay pequeñas fuentes naturales de agua.
Al principio el sendero está protegido por un risco rocoso ...
... luego se va estrechando cada vez más ...
... convirtiéndose en un recorrido casi mágico.
Mas adelante pasaremos por una zona donde los Tiles (Ocotea foetens) se hacen muy numerosos; el camino sigue llaneando durante un largo tramo, encontrándonos en varias curvas con afloramientos rocosos cubiertos de musgos por la humedad del ambiente; hay varios claros que nos dejan ver el fabuloso paisaje del Valle de la Orotava. En un momento determinado, a la izquierda, desciende vertiginosamente un sendero por las inmediaciones del Barranco de Garabato que debemos ignorar, siguiendo nuestro recorrido por el camino principal, esta vez bordeado de Escobones (Chamaecytisus proliferus),Cabezotes (Carlina canariensis) y algunas Gamonas (Asphodelus ramosus), donde de nuevo nos resguarda un talud rocoso por nuestra derecha y si miramos en un momento determinado hacia arriba, cuando la vegetación lo permite, veremos el Risco Miguel, un afloramiento rocoso que sobresale de la inmensa masa forestal que conforma la Ladera de Tigaiga.
Fayal-brezal con sotobosque de Helecheras.
Inmediatamente veremos una valla de madera protegiendo un corto espacio del sendero, que da acceso a la Pista Forestal que viene de Chanajiga y se dirige a Los Quemados, en la pista forestal que asciende desde La Corona (782 m.). Debemos seguir hacia la izquierda por dicha pista y en unos pocos minutos encontraremos un refugio abierto hacia el Valle de La Orotava junto a la señalización direccional del PR, donde crecen a parte del Brezal (Erica arborea), aprovechando el espacio solariego, varios ejemplares de la esporádica Palo de Sangre (Marcetella moquiniana) y algunos Acebiños (Ilex canariensis), bajo el Risco Miguel con vistas panorámicas hacia dicho valle.
Cruce con la pista forestal de Chanajiga.
Señalización del PR en la pista.
Refugio con vistas al Valle de La Orotava.
Continúa el recorrido por la pista llana, pasando junto a un risco con formaciones rocosas llamativas y acompañadas por una gruesa tubería con algunas arquetas hidráulicas, hasta que encontremos a la izquierda entre Amagantes (Cistus symphytifolius) y algunas Malfuradas (Hypericum grandifolium), la conexión con la variante PR-TF-40.1, que se dirige en fuerte descenso hacia el Barranco de la Calera.
Conexión con el PR-TF-40.1.
Seguimos por la pista ignorando dicho cruce y después de unos quinientos metros de agradable paseo, la abandonaremos por unos escalones de piedra que ascienden en fuerte pendiente a mano derecha y que dan acceso a un estrecho y precioso sendero que llanea paralelo a la pista entre un hermoso Fayal - Brezal (Myrica faya y Erica arborea). Mas adelante y después de salvar algunos repechos sin importancia y cuando hayamos recorrido unos ochocientos metros, nos encontraremos con un cambio brusco de vegetación, ya que hacen aparición una población bastante numerosa de pinos de repoblación formada por Pinos Insignes (Pinus radiata), entre ellos discurre el camino bordeado por un afloramiento rocoso un buen tramo, hasta que mas adelante, bajo el Lomo de Chanajiga, veremos como desciende bruscamente en zigzag por firme bastante resbaladizo y donde podremos observar restos del antiguo empedrado. Llegaremos enseguida y junto a un muro de piedra antiguo, al Parque Recreativo de Chanajiga donde hay un parque infantil y varios espacios de ocio acondicionados con mesas, braseros y agua potable, incluso servicios higiénicos y una pequeña capilla.

Pista de Chanajiga (i); desvío hacia el Lomo de Chanajiga (d).
Sendero entre Fayal-Brezal.
El trayecto, después de un merecido descanso para recuperar fuerzas y avituallarnos de agua, sigue justo enfrente de dicha capilla, cruzando una valla de hierro situada al comienzo de una pista forestal que se aleja del parque y que desciende paulatinamente por el borde del Barranco de la Calera en los Llanos de Chanajiga, donde hay muchos Brezos (Erica arborea), algunos Madroños (Arbutus canariensis) y un sotobosque muy abundante de Jaguarzos (Cistus monspeliensis) y Codesos (Adenocarpus foliolosus).
Llegada al Parque recreativo de Chanajiga.
El recorrido desciende zigzagueando con vistas hacia la Ladera de Tigaiga, donde podremos divisar el mirador natural en Risco Miguel, y se vuelve cada vez mas estrecho convirtiéndose en un auténtico sendero. En unos minutos se vuelve un poco resbaladizo donde se encajona un poco, para pasar luego a un tramo que discurre por un afloramiento rocoso y mas tarde adentrarnos en un auténtico Brezal (Erica arborea). El descenso es continuo y los tramos mas sinuosos se combinan con otros mas resbaladizos y rectos, incluso hay algunos trechos reforzados con escalones de madera para facilitar el paso.
Poco a poco nos vamos adentrando en el cauce del Barranco, los riscos de sus laderas están formados por altas formaciones rocosas que caen a plomo sobre dicho cauce haciendo éste mucho mas oscuro y húmedo, crecen aquí algunos ejemplares aislados de Pata Gallo (Geranium reuteri); mas adelante nos encontraremos con un registro de agua desde donde parte una tubería perteneciente a la Galería de la Haya y un poco mas adelante se pierde barranco abajo, ya que el recorrido sigue en suave ascenso abandonando éste donde hay una señalización vertical que indica la llegada del PR-TF-40.1, el cual localizamos en la pista forestal de Chanajiga. En una elevación rocosa nos encontraremos otra señal indicadora que nos desvía hacia la izquierda, pudiendo escapar del PR hacia la derecha si lo deseamos hacia el Camino de las Traviesas, en el caserío de Las Llanadas.
Desvío hacia Las Llanadas (i); cauce del Bco. de la Calera (d).
Tubería proveniente de la Galería de la Haya.
Sendero alejándose del Bco. de la Calera.
Ya fuera del barranco y siguiendo la señalización correcta, subiremos unos escalones hechos con troncos de madera que dan acceso a un sendero estrecho entre Fayal – Brezal (Myrica faya y Erica arborea) que no deja de ascender, adentrándose cada vez mas en un auténtico paraíso vegetal con vistas al valle que nos rodea; podremos ver en los bordes del camino Flores de Mayo (Pericallis webbii), Follaos (Viburnum rigidum), Taginastes (Echium virescens), Cerrajones (Sonchus acaulis), Bejeques (Aeonium canariensis), Corazoncillos (Lotus campylocladus) y un largo etcétera de especies endémicas. Llega un momento en que el camino se estrecha aún más y discurre algo expuesto y abierto al valle, acompañado por unas vistas panorámicas del entorno rural y agrícola de Las Llanadas y de Palo Blanco; después de otro pequeño repecho, nos adentramos de nuevo en el bosque húmedo compuesto de Fayas (Myrica faya) y Brezos (Erica arborea), haciendo una agradable travesía por firme bastante compacto. Mas adelante y después de una corta pero fuerte bajada, encontraremos de nuevo algunos Castañeros, que conviven perfectamente con varios Tiles (Ocotea foetens) de pequeño porte.
A medida que avanzamos, estos árboles se hacen mas numerosos convirtiéndose en un auténtico bosque de ellos, hasta que en una bajada inesperada nos llamará la atención un enorme ejemplar llamado Til de los Pavos que crece junto al sendero, un curioso árbol de la especie antes mencionada y de grandes dimensiones, con muchas raíces aéreas y muy ramificado, albergando en su base un murete de piedras de reciente creación, hecho para conservar la antigua Fuente del Til de los Pavos.
Fuente y Til de los Pavos.
Precioso bosque de Tiles (Ocotea foetens).
Desde este lugar sigue el sendero descendiendo suavemente por uno de los bordes del Barranco del Sauce y a nuestra derecha nos acompaña una atarjea bajo grandes Tiles (Ocotea foetens) y varios Laureles (Laurus azorica). Mas adelante, donde hay muchos Helechos (Pteridium aquilinum) junto a un asiento de madera, desechamos una desviación a la derecha y seguimos descendiendo por el sendero zigzagueante hacia el cauce del Barranco, donde los restos del muro de piedras delimitador del camino, nos hace cruzar el cauce de éste y llevarnos bajo unos Castañeros en fuerte descenso hasta una pista agrícola.
Cruzando el Bco. del Sauce.
Debemos seguir a la izquierda, haciendo caso de la señalización existente en ese cruce, ascendemos por la pista bajo grandes ejemplares de Castañeros, hasta encontrar junto a varias huertas de cultivo un desvío a la derecha que desciende hacia unas casas de campo aisladas; tendremos desde el camino perspectivas muy bellas e inusuales de los municipios de Los Realejos y del Puerto de la Cruz; este camino nos deja en una pista asfaltada que seguiremos descendiendo entre huertas de cultivo, hasta encontrarnos de nuevo una señalización que nos invita a girar a la derecha entre un cañaveral y varios Castañeros; esta estrecha senda desciende zigzagueante hacia el cauce del Barranco de la Calera y nos va dirigiendo algo resbaladizo entre brezos (Erica arborea) y mas adelante con firme reforzado con algunas piedras en forma de escalón para evitar el fuerte desnivel, entre multitud de Helecheras (Pteridium aquilinum), Vinagreras (Rumex lunaria) y algunos Zarzales (Rubus bollei), hasta un tramo medianamente empedrado y perfectamente delimitado que termina en el mismo cauce del barranco para ir recorriendo el mismo, hasta acabar en el primer cruce señalizado que encontramos en la pista de cemento al principio de la ruta; solo nos queda desandar el camino hasta la Plaza Viera y Clavijo en el barrio del Realejo Alto, punto de partida de esta magnífica y algo larga ruta.

Últimos tramos del recorrido.

Descendiendo por el Barranco de Godínez al regreso.

© Texto y fotografías de Francisco Fariña
Francisco_farina@yahoo.es
http://franciscofarina.blogspot.com/

7 comentarios:

  1. Hola, buena descripcion de la zona, he subido por este sendero en varias ocasiones y lo conozco bien, como bien lo describes en este artículo. Veo que conoces mucho la vegetacion, echo de menos, algún artículo donde poder aprender un poco mas de la nuestra.
    Gracias por escribir.
    Un saludo. Adán

    ResponderEliminar
  2. Amigo Francis,
    No te creas que no lo voy a hacer, ¡ desde que pueda ! me parece binito el sendero. Mañana intentaremos subir al Teide por Pico Cabras a ver si la nieve nos lo permite ,
    Un abrazo
    Ramón

    ResponderEliminar
  3. Perfecta la descripción (amena, didáctica,...). Como siempre, amigo Fariña, "me falta" la ayuda de un track para mi GPS (soy un desastre cuando hay muchas bifurcaciones, pues suelo andar "con la olla" en otro lado...
    Si aparezco por Tenerife pronto, le dedico una jornada y aprovecho para comer un estupendo "conejo al salmorejo" en una tasca de las proximidades ...

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena por el "report"!! No se puede describir mejor. Un saludo. Richard

    ResponderEliminar
  5. sendero bonito , muy fuerte subida hacia el mirador del asomadero, hay que estar prerarado.

    ResponderEliminar
  6. Lo hicimos el fin de semana pasado un amigo canarión y yo, el camino es precioso, la subida es muy dura, pero luego tiene su recompensa, intentaremos volver a hacerlo pero esta vez al revés. La fuente del tilo del pavo estaba taponada pero justo detrás del tilo conseguimos desatascarla y recogimos agua que estaba helada y riquisima, prometemos que la próxima vez pondremos un trozo de caña para que se pueda coger agua con facilidad. Enhorabuena por la descripción, es genial. Un fuerte abrazo para tod@s.

    ResponderEliminar
  7. Enhorabuena...excelente artículo.Hice el pateo ayer, sábado 1 de abril de 2017 y, como iba solo, tardé cuatro horas y cuarto. La pena es que había calima y la vegetación de los miradores lleva años sin ser recortada.

    ResponderEliminar