martes, 29 de enero de 2019

SANTIAGO DEL TEIDE - MORRO VERDE - SANTIAGO DEL TEIDE (Por el PR-TF-65 y regreso por el PR-TF-51)

SANTIAGO DEL TEIDE – MORRO VERDE - SANTIAGO DEL TEIDE
(Por el PR-TF-65 y regreso por el PR-TF-51)


FICHA TÉCNICA
TÉRMINO MUNICIPAL: Santiago del Teide. 
CÓMO LLEGAR: Al finalizar la autopista TF-1 después de cruzar el túnel de El Bicho, hay una gran rotonda que nos desviará hacia el núcleo urbano.
COMIENZO: Casco urbano de Santiago del Teide.
FINAL: Mismo lugar.
DIFICULTAD: Baja.
DURACIÓN: 5 horas.
LONGITUD: 9,5 Km.
PROVISIÓN DE AGUA: En Santiago del Teide.
LUGARES DE INTERÉS: Casco urbano de Santiago del Teide; Iglesia de San Fernando Rey; PR-TF-51; Degollada el Terrero de la Mesa; Morro Verde (1312 m.); Casas de la Cumbre; Degollada de la Florida.
VENTAJAS: Ruta de gran interés paisajístico.
INCONVENIENTES: En el núcleo urbano de Santiago del Teide no hay ningún tipo de señalización que indique el inicio de la ruta.
PELIGROSIDAD: Ninguna digna de mención.
TIPO DE RUTA: Senderismo.


CARTOGRAFÍA:


DESCRIPCIÓN

Iniciamos la ruta en la plaza principal del municipio de Santiago del Teide, que está situada en el extremo norte del pueblo; en ese punto se alza la Iglesia de San Fernando Rey, un pintoresco templo datado en el año 1679 aunque su origen está en una edificación religiosa construida en el año 1520. Alrededor de la plaza está el centro neurálgico del término municipal, donde se desarrolla toda la vida social, ya que es donde están las principales instalaciones municipales, así como comercios y servicios básicos.


Cruzamos la carretera TF-82, cerca del cruce con la TF-436 que se dirige al Caserío de Masca y vamos dirección a un parque recreativo situado junto a la vía; una pista de tierra hacia la derecha nos lleva a rodear dicha infraestructura que discurre al mismo tiempo, bordeando el cauce del Barranco del Valle. 



Al terminar veremos una senda que transcurre entre una canalización y el muro de piedra seca perteneciente a unas huertas colindantes, hasta que lleguemos al borde de la carretera TF-82 en las inmediaciones del cruce con la vía que va hacia el Caserío de Valle Arriba. Por dicha calzada avanzamos mediante una vereda paralela a la misma, que discurre acompañada por un muro de piedra seca que delimitan unas amplias huertas plantadas de vid y bajo el paisaje de la cadena montañosa que separa el municipio de Santiago del Teide con el de Buenavista del Norte, donde es notable la presencia del Morro de Cherfe (1070 m.), Pico del Gato (1101 m.) y Los Roquillos (1125 m.).


Huertas de cultivo de viñas.

Senda paralela a la carretera TF-82.

El sendero continúa con la vista puesta en Los Topos de la Mesa (1342 m.), donde se alzan unas torres de telecomunicaciones y otra de control de incendios, en la Degollada del Terrero de la Mesa y el Morro Verde (1312 m.), el final de la ruta. Avanza muy cómodo a pesar de que discurre junto a la carretera, hasta que en un momento determinado se desvía de su curso y gira bruscamente hacia la izquierda para comenzar una suave subida con firme algo pedregoso que discurre bajo un frondoso pinar de Pino Canario (Pinus canariensis); el recorrido está delimitado por un muro de piedra y zigzaguea entre Escobones (Chamaecytisus proliferus), Cerrajones Arbóreos (Sonchus canariensis) y algunos ejemplares aislados de Retamas Blancas (Retama rhodorhizoides). 

Inicio del sendero hacia los Topos de la Mesa.

Aproximadamente en la cota 980 el camino cruza, entre grandes rocas, el cauce del barranquillo que separa las dos lomadas que conforman un pequeño valle denominado la Hoya de la Mesa. Más adelante progresa mucho más pedregoso asomándose con vistas más abiertas a dicho valle, donde es posible observar la imagen inconfundible del Teide (3718 m.) y Pico Viejo (3135 m.), así como el cono volcánico de Montaña de Bilma (1369 m.), en primer plano.





Luego, encontramos un tramo empedrado que asciende bastante sinuoso, caminando entre Malpicas Cabezote (Carlina salicifolia), Malpicas Brillantes (Carlina falcata), Taginastes Gigantes (Echium giganteum), Matorriscos (Lavandula canariensis) y Cerrajones (Sonchus acaulis), un buen tramo de subida y después un rellano terroso nos servirá para tomar un pequeño respiro; enseguida el recorrido gira a la derecha remontando por una zona rocosa que termina en un amplio espacio medio llano donde podremos disfrutar de la panorámica del entorno, donde es notable observar el espeso pinar que alberga el lomo que tenemos a nuestra derecha y al lado contrario la ladera que soporta el Morro Verde (1312 m.) plagada de Retamas Blancas (Retama rhodorhizoides), Escobones (Chamaecytisus proliferus) y algún Pino Canario (Pinus canariensis) solitario, entre sus riscos colindantes. 

Valle de Santiago, Teide y Pico Viejo.



Tramo empedrado.

Luego el sendero sigue su trayectoria tallado en el firme, zigzagueando mediante una zona de superficie mixta y marcado con una hilera de piedras que hace muy evidente su curso; va tomando cada vez más altura hasta desembocar, tras una fuerte pendiente escalonada, en el final de una pista de tierra que es el sendero homologado PR-TF-51, que tiene su inicio en el Caserío de San José de los Llanos y termina en la Punta de Teno, con un recorrido total de aproximadamente 24 kilómetros.




Conexión con el sendero PR-TF-51.


En este amplio punto, donde termina el PR-TF-65, hay unas vistas inmejorables de la práctica totalidad del Valle de Santiago coronado por el Teide (3718 m.) y Pico Viejo (3135 m.), donde es posible observar el núcleo urbano de Santiago del Teide y alguno de sus caseríos que se asientan en su entorno más cercano; es un buen lugar para descansar ya que se encuentra bajo el pinar. 

Morro Verde, al fondo.

Teide, Pico Viejo y Valle de Santiago.

Firme erosionado hacia la Degollada Terrero de la Mesa.

Al retomar el camino haremos caso de la señalización que nos indica la dirección a seguir hacia la Punta de Teno por el PR-TF-51, que nos lleva a iniciar un camino con superficie rocosa bastante degradada que asciende bordeando una de las vertientes que se precipita desde los Topos de la Mesa, donde está la denominada Cruz de Gala (1354 m.). Avanza de forma ascendente y más adelante se vuelve bastante más pedregoso en una zona muy erosionada, incluso la traza del sendero tiene algunos tramos encajonados en la superficie que han sido tallados para facilitar el paso; también hay ocasionalmente, varios escalones de piedra que se han puesto a propósito para evitar la erosión masiva de este terreno tan frágil. Enseguida estaremos en un montículo de roca que se asoma hacia el entorno y que forma un mirador natural hacia el Valle de Santiago, donde podremos disfrutar de inmejorables vistas.


El sendero continúa bastante evidente, ya que está marcado en el terreno y es obvio el paso del mismo, además su firme es bastante compacto y cómodo de andar; un poco más adelante una fuerte pendiente sinuosa y algo pedregosa, nos deja en la Degollada del Terrero de la Mesa, un espectacular sitio con firme de tosca rojiza donde se bifurca el camino en dos direcciones, hacia la izquierda el acceso al Morro Verde (1312 m.) y hacia la derecha, sigue avanzando el PR-TF-51 hacia la Punta de Teno.

Degollada Terrero de la Mesa.

Entre numerosos Escobones (Chamaecytisus proliferus), Jaguarzos (Cistus monspeliensis), Codesos de Monte (Adenocarpus foliolosus) y Cerrajones (Sonchus acaulis) que crecen entre las rocas, se intuye una vereda que a medida que avanza es más evidente y que se dirige hacia un dique rocoso que cruza perpendicularmente el paso; luego remontamos entre unas grandes rocas y seguimos el curso del camino que cada vez se va acercando más a la cima rocosa del Morro Verde (1312 m.). 

Senda a Morro Verde.

Dique rocoso de camino a Morro Verde.

Hay un paso estrecho que rodea la cúspide y que se puede acceder con precaución, para poder disfrutar de las vistas panorámicas del entorno; en primer lugar, vemos el Roque Tarucho (1051 m.) en primer plano, con el Valle de Masca de fondo coronado por la lomada donde se alza el Pico Yeje (868 m.) y la Fortaleza de Masca (916 m.) y al otro lado la Cabezada de Guergues (1031 m.); más allá es notoria también la ladera que se sitúa sobre el valle que alberga el Caserío de los Carrizales, donde puede verse el Roque de los Carrizales (802 m.) junto a la zona de Abache y terminando la vista en las laderas donde están las Cumbres de Baracán (1002 m.). 


Al otro lado y más allá de la ladera que separa el Valle de Santiago, donde está el Morro de Cherfe (1070 m) y Los Roquillos (1125 m.), puede verse el núcleo urbano de Santiago del Teide y alguno de sus caseríos cercanos que se asientan bajo el Roque de Arguayo (1073 m.), incluso veremos la zona costera más turística del sur de la isla, destacando en las medianías la Montaña de Tejina (1058 m.) y el Roque del Conde (1001 m.), más alejado. 

Cruz de Gala, Reserva N. E. de Chinyero y Teide-Pico Viejo.

Valle y Fortaleza de Masca y La Gomera en el horizonte.

En la zona más al norte, sobre el Caserío de Valle Arriba, podremos disfrutar de las vistas del paisaje volcánico de la Reserva Natural Especial del Chinyero, donde se acentúa la silueta de Montaña de Bilma (1369 m.) y parte del Parque Nacional del Teide, donde destaca notablemente el complejo volcánico Teide (3718 m.) – Pico Viejo (3135 m.); aún más allá se puede observar también las laderas que forman la costa norte de la isla. Y ya para culminar la vista de 360tenemos muy cerca la Cruz de Gala (1354 m.) al otro lado de la Degollada del Terrero de la Mesa, por donde discurre el sendero PR-TF-51 que se dirige hacia las Casas de la Cumbre, nuestro siguiente destino.



La bajada la haremos desandando el camino que hemos hecho hasta encontrar de nuevo el PR que cruza nuestro paso perpendicularmente; una vez en el mismo, iremos a la izquierda por una senda muy marcada y con firme bastante compacto, que avanza bajo la Cruz de Gala (1354 m.) y sobre la Hoya de las Gamonas, una serie de barranquillos paralelos que desembocan en uno principal cuyo cauce se extiende por las cercanías de Masca, el Barranco del Agua. 

Avance del PR-TF-51 hacia Casas de la Cumbre.

Continuamos entre un frondoso bosque de Escobones (Chamaecytisus proliferus), Codesos de Monte (Adenocarpus foliolosus) y Brezos (Erica arborea) hasta encontrarnos repentinamente una pendiente que ha conservado su firme empedrado y que se encuentra bordeada de Cerrajones (Sonchus acaulis) y Chagorras de Teno (Sideritis brevicaulis); luego el terreno llanea algo pedregoso y va transcurriendo con suaves y ocasionales remontes sin importancia y sin perder las panorámicas del Valle de Masca, donde sobresale la Fortaleza de Masca (916 m.) ante el espectáculo visual de la isla de La Gomera en el horizonte marino. 

Tramo empedrado por el PR-TF-51.

Al fondo, la Fortaleza de Masca desde el PR.


Continúa bastante cómodo hasta que más adelante nos introducimos en la masa forestal de laurisilva, donde los Brezos (Erica arborea) y Escobones (Chamaecytisus proliferus) forman un pasillo vegetal que nos lleva a desembocar, no sin antes pasar junto a unos captanieblas, en un amplio espacio abierto bajo La Majada (1175 m.), en la Cumbre de Bolico, donde están las llamadas Casas de la Cumbre, unas edificaciones antiguas en estado de abandono, que se asientan junto a una era de trilla que conserva su superficie empedrada. 


Llegando a Casas de la Cumbre.

Interconexión del PR-TF-51 con el PR-TF-56 en Casas de la Cumbre.

Progreso del PR-TF-51 hacia Punta de Teno.

Aquí se unen dos senderos homologados, el PR-TF-51 que se dirige a la Punta de Teno, que es el que hemos recorrido desde las Degollada del Terrero de la Mesa y el PR-TF-56 que termina en este punto y se inicia en el Caserío de El Palmar. Nuestra ruta continúa, después de haber disfrutado del lugar, volviendo sobre nuestros pasos unos trescientos cincuenta metros, hasta que veamos una bifurcación a la izquierda donde hay una señal del PR, que remonta algo pedregosa y conecta enseguida con una pista forestal que asciende suavemente bajo una densa masa boscosa de laurisilva, donde podremos disfrutar de muchas especies arbóreas como Brezos (Erica arborea), Acebiños (Ilex canariensis), Palo Blanco (Picconia excelsa), y un largo etcétera, así como sotobosque compuesto de Chagorras (Sideritis cretica), Cerrajones (Sonchus acaulis), Helecheras (Diplazium caudatum) y muchas más. 

Era de trilla, en Casas de la Cumbre.


Pista forestal hacia la Degollada de la Florida.

Dicha pista es lo suficientemente ancha para ir avanzando con comodidad ya que está formada por un firme bastante compacto; al finalizar la misma, después de un agradable recorrido de unos novecientos metros, llegaremos a la Degollada de la Florida donde una puerta metálica nos cierra el paso, pudiendo evitarla sorteándola por la derecha. 


Pista de acceso a la Cruz de Gala.

Al otro lado de dicha puerta hay una pista asfaltada que pertenece al acceso de las infraestructuras de telecomunicaciones y torre de vigilancia que se encuentran en lo alto de la Cruz de Gala (1354 m.); seguimos nuestro recorrido hacia la izquierda por dicha vía, que avanza en suave descenso bajo Piedras Altas (1274 m.), un montículo volcánico cubierto de un frondoso pinar compuesto de Pino Canario (Pinus canariensis) y sotobosque de Escobones (Chamaecytisus proliferus) y Codesos de Monte (Adenocarpus foliolosus). 


Paso del PR-TF-51(dcha.).

Mas adelante el monte se aclara y nos deja entrever una imagen espectacular de la Reserva Natural Especial del Chinyero y de la parte noroeste del Parque Nacional del Teide con la inconfundible silueta de Pico Viejo (3135 m.) y del Teide (3718 m.).


Enseguida nos cruzamos con el PR-TF-51 justo en una degollada con vistas al Valle de El Palmar, donde destaca la imagen del Caserío de Erjos; en este punto hay un poste señalizador de dicho PR que nos indica la dirección a tomar, por nuestra derecha, hacia la Punta de Teno. 



Se inicia en este punto otra pista forestal que discurre llaneando bastante pedregosa sobre la Hoya Vargas y se prolonga luego sinuosamente, pasando sobre el Lomo el Barquito y cruzando algunas cabeceras de varios barranquillos y terminando, un kilometro y medio después, en el final de esta vía, donde el PR-TF-51 se desvía hacia la derecha para ascender hacia la Cruz de Gala (1354 m.), lugar donde ya estuvimos después de ascender desde Santiago del Teide. 

De regreso hacia Santiago del Teide.

En este lugar, empezamos hacia la izquierda el descenso hacia el municipio, desandando el camino que discurre por la Hoya de la Mesa, que nos ofrece unas panorámicas permanentes del Valle de Santiago y del núcleo urbano de Santiago del Teide, punto final de la ruta, la cual podremos completar con una visita al mismo.


© Texto y fotografías de Francisco Fariña
     francisco_farina@yahoo.es


No hay comentarios:

Publicar un comentario