viernes, 11 de marzo de 2011

CENTRO DE VISITANTES - LA FORTALEZA

RUTA 1
CENTRO DE VISITANTES - LA FORTALEZA

FICHA DE LA RUTA

TÉRMINO MUNICIPAL: La Guancha, La Orotava.
COMO LLEGAR: El Centro de Visitantes está situado en El Portillo, en el kilómetro 32 de la carretera TF-21 que viene desde La Orotava.
COMIENZO: Centro de Visitantes de El Portillo.
FINAL: Mismo lugar.
DIFICULTAD: Medio – Baja.
DURACIÓN: 5 horas.
LONGITUD: 11,8 Km.
PROVISIÓN DE AGUA: En el Centro de Visitantes de El Portillo.
LUGARES DE INTERÉS: Centro de Visitantes de El Portillo; Roque del Peral; Montaña del Cabezón (2173 m.); Degollada del Cedro; Cruz de Frejel; Cumbre y riscos de La Fortaleza; Punta del Risco; Cañada de los Guancheros.
VENTAJAS: Recorrido dentro del Parque Nacional del Teide entre un ecosistema único, compuesto de las especies vegetales características del paraje. Ascenso a La Fortaleza, reducto de una pequeña población de Cedros Canarios (Juniperus cedrus).
INCONVENIENTES: Es una ruta muy visitada por turistas y senderistas. En ocasiones la Cañada de los Guancheros se encuentra parcialmente vallada para funciones de repoblación, quitándole el encanto de un paraje solitario y agreste. El descenso de La Fortaleza por la Punta del Risco entraña cierto peligro.
TIPO DE RUTA: Senderismo en alta montaña.
Cañada de los Guancheros.

CARTOGRAFÍA


DESCRIPCIÓN

En la puerta principal del Centro de Visitantes se encuentra un cartel informativo con las reseñas de varios recorridos que tienen su punto de inicio aquí y recorren parte del Parque Nacional. Junto a dicha señalización asciende un estrecho sendero empedrado por el borde del Morro del Sordo, que se adentra poco a poco entre una población muy numerosa de Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus) y algunas Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius); luego desciende hasta una pequeña cañada donde hay un cruce de caminos, a la derecha se adentra en el jardín botánico del parque, de obligada visita si queremos saber sobre el terreno todas las características de la flora y fauna del Parque Nacional del Teide y a la izquierda sigue el sendero principal de la RUTA 1, después de atravesar una pequeña cancela de hierro que forma parte de una valla que rodea este tramo del recorrido.


Entrada principal del Centro de Visitantes.


Comienzo del recorrido.

Descendemos nuevamente por firme pedregoso hacia el Llano del Morro del Sordo, después de pasar junto a un asiento de madera y haciendo un recorrido sinuoso entre lomas cargadas de Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus) y pequeñas colinas rocosas, vamos esta vez por firme arenoso y bordeado de Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius) y Hierbas Pajoneras (Descurainia bourgeauana), acompañadas de algunos Codesos de Cumbre (Adenocarpus viscosus) y Alhelíes del Teide (Erysimum scoparium); haremos el recorrido con la imagen permanente del Teide, que nunca perderemos de vista en la totalidad de la ruta.


La imagen del Teide es permanente.

Después de cruzar dicho llano, ascenderemos suavemente y en unos minutos encontraremos a la izquierda la RUTA 6, que se adentra hacia Montaña Blanca (2748 m.), pasando por Montaña de los Tomillos (2222 m.). Unos doscientos cincuenta metros después, la RUTA 24 se dirige, también hacia la izquierda y entre grandes ejemplares de Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius), hacia el Portillo Alto, cruzándose con la anterior y terminando después de 1,5 Km. en la zona de restaurantes. Continuamos el recorrido junto al Roque del Peral que nos ofrece una imagen muy bella con el Teide como telón de fondo; a la derecha se despliega el Parque Natural de Corona Forestal, que rodea todo el Parque Nacional del Teide con una extensión de 46.612 Hectáreas, formando una de las mayores extensiones de pinar de Canarias, incluso podremos fijarnos en algunos accesos hacia dicho pinar que llevan a varias pistas forestales, que a su vez conectan con la carretera de La Orotava, la TF-21.


Roque del Peral.

Seguimos con la vista puesta, esta vez en la Montaña del Cabezón (2173 m.), que llama la atención por estar cubierta de pinos en su cara norte y que se distingue a lo lejos junto a la cumbre de La Fortaleza, separadas ambas por la degollada del Cedro. Vamos directos a un frente de lava correspondiente a Montaña Blanca (2748 m.), una pared rocosa que rodearemos para cruzarla ascendiéndola suavemente y después continuar por el sendero perfectamente marcado y con firme compacto. El Rosalillo de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus) es el rey vegetal del recorrido, ya que las poblaciones son inmensas, las Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius) afloran por encima de ellos formando ejemplares de grandes dimensiones, los Alhelíes del Teide (Erysimum scoparium) que crecen junto a las rocas, dan un toque de color violeta y la Hierba Pajonera (Descurainia bourgeauana) florece con un color amarillo intenso. Después llanearemos por un ancho paisaje, siempre con la vista del Teide a nuestra izquierda y el pinar del Parque Natural de Corona Forestal a nuestra derecha; nos vamos acercando a una loma donde afloran gran cantidad de brotes rocosos, que resguardan el recorrido sinuoso del camino; enfrente ya podemos distinguir la Cruz de Frejel, situada en la Degollada del Cedro, por donde pasa nuestra ruta



La Fortaleza y la Degollada del Cedro.

Un poco mas adelante y con suave descenso, vamos acercándonos a un cruce de sendas desde donde las primeras vistas de la Cañada de los Guancheros bajo los altos riscos de La Fortaleza, van apareciendo ante nuestros ojos. Cuando el descenso se hace un poco mas acusado llegaremos a dicha intersección, donde hay un gran cartel indicativo; a la derecha discurre la RUTA 25, llamada Recibo Quemado, que pasa junto a la Punta del Cabezón (2106 m.) y termina después de dos kilómetros, en las inmediaciones de la carretera TF-21, dentro del pinar; a la izquierda la RUTA 22 se adentra en el malpaís de Lomo Hurtado hasta enlazar con la RUTA 6 en las inmediaciones de Montaña de los Conejos (2432 m.) y terminar fusionados en Montaña Blanca (2748 m.) después de mas de cinco kilómetros de recorrido.
El camino desciende a través de un corto tramo en fuerte pendiente y algo resbaladizo entre grandes Retamas (Spartocytisus supranubius) hasta desembocar en la Cañada de los Guancheros, un enorme llano cubierto de piedra pómez (pumitas) que se extiende bajo los altos riscos de La Fortaleza; se cree que dicha denominación proviene de que era paso obligado de los pastores del termino municipal de La Guancha, de ahí el gentilicio “guanchero”; dichos pastores utilizaban este camino con sus rebaños para aprovechar los pastos fértiles de las altas cumbres de la isla.


Cañada de los Guancheros.

Teide, La Fortaleza y Riscos del Cabezón.


Comienzo de la RUTA 29 hacia la Degollada del Cedro (d).

Una vez en la cañada, seguiremos unos pocos metros hasta encontrarnos con un cartel informativo que señala la RUTA 29 que asciende hacia la derecha con fuerte pendiente y con firme bastante arenoso e inestable, hasta coronar la Degollada del Cedro; el sendero comienza junto a los Riscos del Cabezón, unos peñascos rocosos que se precipitan sobre la cañada y discurre por las faldas de Montaña del Cabezón (2173 m.), rebasando un tramo donde se han precipitado grandes rocas y se han asentado junto al camino. Las panorámicas que van quedando detrás son cada vez más vistosas, destacando los malpaíses del Llano de las Brujas y despuntando dentro del mismo, la Montaña Negra (2110 m.), Montaña de la Abejera (2120 m.) y Pico Cabras (2357 m.), estas dos últimas bajo las laderas del Teide (3714 m.), siempre omnipresente.
Llegando a la Degollada del Cedro, donde está la Cruz de Frejel.
La Cruz de Frejel junto a La Fortaleza.
Paseo vallado hacia el mirador (i).
Pico Cabras y La Abejera desde
la Degollada del Cedro.
El sendero sigue su curso hasta que encontremos una valla de madera que delimita un espacio a modo de mirador, estamos en la Degollada del Cedro (2087 m.), donde hay una pequeña capilla bajo dos pinos, es la Cruz de Frejel y la pista forestal de Tomás el Guarda que viene por el Lomo de la Burra, desde el lugar conocido como Piedra de los Pastores, en la Ladera de Tigaiga. Detrás de la capilla, ya fuera del recorrido de la RUTA 29, tendremos que seguir llaneando por la pista forestal entre una población muy numerosa de Alhelíes del Teide (Erysimum scoparium) con vistas hacia la parte norte de la isla, concretamente hacia los altos de Los Realejos, incluso hacia la costa del Puerto de la Cruz y Santa Úrsula.
Sendero de ascenso a La Fortaleza con
vistas hacia la costa norte de la isla ...
... y al majestuosoTeide.
En unos quinientos metros se termina dicha pista y a la izquierda asciende zigzagueante un estrecho y casi inapreciable sendero entre las rocas que componen la ladera dorsal de La Fortaleza; vamos subiendo suavemente guiándonos por algunos mojones hechos de piedras, entre Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus), Codesos de Cumbre (Adenocarpus viscosus) y Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius) hacia la cumbre rocosa donde crecen aislados una pequeña población de Cedros Canarios (Juniperus cedrus), endemismo canario que se encuentra actualmente catalogado como “en peligro de extinción”. Se puede recorrer prácticamente todo el lugar, habiendo accesos bastantes expuestos al filo de las paredes rocosas desde donde puede contemplarse una imagen panorámica de la totalidad de la Cañada de los Guancheros, con el Teide (3714 m.) como colofón principal; en dichos bordes y entre las rocas nacen varios endemismos tinerfeños, la Malpica de Cumbre (Carlina xeranthemoides) y el Bejequillo Peludo (Aeonium smithii); vale la pena buscar un lugar donde estemos cómodos y regocijarnos con las majestuosas vistas que nos regala esta cumbre.
Cedros Canarios en la cumbre de La Fortaleza ...
... con vistas a la Cañada de los Guancheros.
Una vez que decidamos volver, tendremos que tomar la misma senda paralela al borde que discurre casi invisible, para ir descendiendo paulatinamente hasta el sendero principal, que está más marcado y por lo tanto es más evidente su recorrido. Al borde de La Fortaleza iremos encontrándonos poco a poco con una pequeña resbaladera que da acceso a un descenso un poco complicado en la Punta del Risco, se trata de una degollada muy pedregosa con un mal camino bastante resbaladizo y muy zigzagueante por el cual hay que ir descendiendo con mucha precaución, tendremos unas fantásticas vistas de la costa norte de la isla, bajo el pinar del Parque Natural de Corona Forestal y de la isla de La Palma, que emerge en el Océano Atlántico, todo este panorama no debe ser una distracción mientras vamos avanzando.
Sigue el sendero paralelo a los riscos de La Fortaleza.
Comienzo del descenso por Punta del Risco
con vistas a La Palma (i).
Por el camino iremos encontrando algunos Tagasastes (Chamaecytisus proliferus), unos cuantos ejemplares de Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius) y Alhelíes del Teide (Erysimum scoparium); en las paredes rocosas crecen dos o tres Pinos Canarios (Pinus canariensis), así como al final de este expuesto recorrido, veremos Corazoncillos (Lotus hillebrandii) y un auténtico bosque de Cañahejas o Julanes (Ferula linkii). Terminaremos en un llano al borde del pinar y bajo algunos Pinos Canarios (Pinus canariensis) que pueden darnos algo de sombra para descansar; dicho llano forma parte de una antigua pista forestal que se introducía por este lugar en el Parque Nacional del Teide y ascendía por el borde erosionado de La Fortaleza y conectaba con la Pista de Tomás el Guarda, que vimos en la Cruz de Frejel.
Vista general de Punta del Risco
entre multitud de Cañahejas.
Dirección ascendente y por terreno muy pedregoso y degradado, donde podremos ver algunos Taginastes Rojos (Echium wildpretii), continuaremos unos pocos metros hasta llegar al sendero oficial de la RUTA 1 que tiene su final en este punto y que evitamos seguir en el comienzo de la RUTA 29, al comienzo de la Cañada de los Guancheros; hay una señalización de dicho recorrido y el comienzo de la RUTA 33, que hacia la derecha se dirige bordeando Montaña Negra (2110 m.) por un inmenso retamal y termina cruzándose con la RUTA 22, después de haber recorrido unos tres kilómetros.
Final del descenso por la Punta del Risco (i);
comienzo de la RUTA 33 (d).
Evitamos esa ruta y seguiremos llaneando por un sendero perfectamente marcado, algo sinuoso y con firme arenoso y compacto, entre Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius), Codesos de Cumbre (Adenocarpus viscosus) y varios Cedros Canarios (Juniperus cedrus), bajo los riscos imponentes y erosionados de La Fortaleza, hasta entrar de nuevo en la Cañada de los Guancheros, también llamada Cañada de los Rastrojos, la cual cruzaremos en su totalidad con vistas panorámicas hacia el Teide (3718 m.), que se eleva frente al Llano de las Brujas y dirigiéndonos hacia el comienzo de la RUTA 29 donde hay una señal solitaria y donde nos desviamos para subir hacia La Fortaleza.
Sendero llano al pie de La Fortaleza.
De regreso al centro de Visitantes con vistas hacia Izaña.
Solo nos queda, evitando dicha ruta, desandar el camino recorrido desde este punto hasta el comienzo de la ruta en el Centro de Visitantes, sin desviarnos en ningún cruce existente y donde daremos por concluida la excursión; en definitiva es una ruta muy recomendable que combina un recorrido clásico del Parque Nacional con un ascenso fuera de los límites oficiales de la red de senderos de dicho parque.



© Texto y fotografías de Francisco Fariña
francisco_farina@yahoo.es
http://franciscofarina.blogspot.com/

1 comentario:

  1. Buenas Francisco!
    Me hize este sendero hace poco pero lo enlazé con el nº33 que bordea Montaña Negra y luego con el nº22 y despues de nuevo hasta el nº1 y de ahí al Portillo.Una duda que tengo que es... ¿por dónde puedo atacar Echisere o Pico Cabras? que desde el alto de la Fortaleza tiene una vista de espectáculo.
    Gracias.

    ResponderEliminar