miércoles, 28 de noviembre de 2012

DESCENSO DE BARRANCOS EN EL MACIZO DE ANAGA


DESCENSO DE BARRANCOS EN EL MACIZO DE ANAGA



PARQUE RURAL DE ANAGA

El espectacular paisaje de Anaga es el resultado de la acción de las fuerzas erosivas sobre un territorio volcánico, originado en un periodo de intensa actividad eruptiva que comenzó hace unos 6,5 millones de años. Su desmantelamiento erosivo ha excavado una densa red de barrancos y dejado al descubierto numerosos diques y pitones, testigos de antiguas emisiones volcánicas.

- Texto redactado por la Sección de Educación Ambiental y Oficina de Gestión del PR Anaga, para una guía del Macizo de Anaga.



MONTAJE DE VÍDEO
© David García



CRÓNICA FOTOGRÁFICA

Rosy, David, Héctor, Manu y Francis.

Sendero de acceso al barranco.

En el cauce.

Equipándonos al inicio.

Primeros tramos.
Las lluvias han llenado el cauce del barranco.


Cabecera del R1.

Por su altitud y orientación, Anaga se beneficia de la influencia de los vientos húmedos de NE (vientos alisios), que condicionan la existencia de un ambiente húmedo y lluvioso en las partes altas, en claro contraste con las zonas áridas, de elevada insolación y escasa pluviometría, de las costas. Esta diversidad de ambientes favorece el asentamiento de la vegetación en pisos, con comunidades vegetales muy diferenciadas.
Entre los hábitats naturales de Anaga se encuentran algunas de las mejores manifestaciones de los ecosistemas de Canarias. Destacan por su buen estado de conservación, los bosques de laurisilva de sus cumbres, sabinares como el de Afur, los cardonales tabaibales del extremo oriental del macizo, y pequeños enclaves de pinar y comunidades de agua dulce como las del Barranco de Tamadite.
Este abanico de comunidades alberga numerosas especies animales y vegetales, con mas de 120 endemismos locales (exclusivos de Anaga), algunos de ellos muy escasos y amenazados.

- Texto redactado por la Sección de Educación Ambiental y Oficina de Gestión del PR Anaga, para una guía del Macizo de Anaga.


Recepción del R1.


  

Travesía por el cauce entre charcos y pozas.





Travesía.

Anaga es inabarcable, es inmensa en su pequeñez, su viejo relieve está lleno de sorpresas. Debido a su fragosa orografía es bastante desconocida a pesar de estar junto a los dos núcleos mas habitados de la isla, Santa Cruz y La Laguna. Por mucho que usted intente aprehenderla, siempre le quedarán rincones inaccesibles. Así es también para sus naturales que conocen bien su valle, algo menos los contiguos y difícilmente el resto, siendo habitual que incluso no hayan estado en los mas alejados.
El Macizo de Anaga es único en el mundo y a nosotros nos ha tocado contemplarlo en una época difícil en que determinados intereses predominan sobre la supervivencia de este frágil y sensible enclave, aún escasamente protegido.

Miguel Pérez Carballo
ANAGA, EXCURSIONES A PIE
(Santa Cruz de Tenerife, 1997 - 2ª Edición.)


Cascada destrepable.

R2.
Recepción del R2.

Destrepes.

R3.

R4, escalonado.

David y Manu en el R4.

Travesía entre agua y mucha vegetación.


David y Héctor.

Francis.


R5.

Recepción en el R5.
Recogiendo cuerda.

Destrepe delicado (i), cauce antes del retorno (d).

La lluvia no daba tregua.


Camino de retorno.


© Fotografías de:

    Francisco Fariña
    David García
    Héctor Marrero