jueves, 8 de septiembre de 2011

LOMO COLORADO - PISTA BOCA DEL VALLE


LOMO COLORADO - PISTA BOCA DEL VALLE -
LAJA DE CHAFA - LOMO COLORADO


FICHA DE LA RUTA

TÉRMINO MUNICIPAL: Candelaria.
COMO LLEGAR: Desde el municipio de Arafo se inicia la carretera TF-523 que se dirige al Parque Nacional del Teide; a la altura del cortafuego de Lomo Colorado hay una pista forestal donde comienza la ruta.
COMIENZO: Aproximadamente en el kilómetro 13,5 de la carretera TF-523, en Lomo Colorado.
FINAL: Mismo lugar.
DIFICULTAD: Baja.
DURACIÓN: 4 horas.
LONGITUD: 9,5 Km.
PROVISIÓN DE AGUA: No.
LUGARES DE INTERÉS: Lomo Colorado; Pista Boca del Valle; Lajas de Chafa; Cortafuego de Lomo Colorado.
VENTAJAS: Recorrido circular por pinar canario con vistas panorámicas del Valle de Güimar, cuando la vegetación lo permite. Hay numerosos pinos “breados” (cortados en canal para aprovechar su savia).
INCONVENIENTES: Sendero sin señalizar; la bajada por el cortafuego es inestable y resbaladiza.
PELIGROSIDAD: Nula.
TIPO DE RUTA: Senderismo.

CARTOGRAFÍA

 


DESCRIPCIÓN DE LA RUTA

Subiendo por la carretera TF-523, entre los puntos kilométricos 13 y 14, en una curva a izquierdas, comienza una pista forestal bajo la Montaña del Corral (1409 m.) que se adentra hacia el cauce del Barranco de Chese, situado en un pequeño valle denominado de igual manera.

 
Pista forestal bajo Montaña del Corral.

El recorrido por dicha pista discurre entre pinar, con un suave descenso protegido por un talud rocoso perteneciente a dicha montaña; en los bordes del camino crecen Codesos de Monte (Adenocarpus foliolosus), Escobones (Chamaecytisus proliferus), Taginastes (Echium virescens) y algunas Cerrajillas (Sonchus tenerrimus) que cuelgan de las paredes colindantes. En poco tiempo llegaremos al cauce del barranco, donde termina la pista en forma de un amplio llano donde confluyen varios barranquillos de poca importancia; a la izquierda y entre multitud de Codesos de Monte (Adenocarpus foliolosus) y Escobones (Chamaecytisus proliferus), podemos intuir un paso que se convierte enseguida en un estrecho y evidente sendero que asciende en línea recta entre algunos “pinos breados” y otros de gran porte; hay que decir que un “pino breado” es un árbol al que se le ha practicado un corte vertical para aprovechar su savia y utilizarla para varios fines tradicionales, sobre todo en la antigüedad.

 
"Pino breado" (d).

Montaña del Corral (1409 m.).

Seguimos ascendiendo con la vista a nuestras espaldas de la Montaña del Corral (1409 m.), que sobresale notablemente del pinar que la rodea, hasta que lleguemos a una loma muy poblada de Codesos de Monte (Adenocarpus foliolosus), dándonos la impresión de que se corta bruscamente el paso, pero tendremos que fijarnos a la derecha y ver como transcurre el mismo sendero hacia el pequeño Valle de Chese, donde también hay un saltadero de poca altura perteneciente al barranco del mismo nombre. Una vez en el camino, que transita por firme volcánico y por una loma de picón, continuaremos subiendo de forma zigzagueante entre algunos promontorios rocosos volcánicos, donde se distingue notablemente el tallado del trazado del sendero.

Sendero tallado en zona volcánica.

Un poco más adelante, el recorrido se vuelve bastante pedregoso debido al deslizamiento de piedras de los bordes del sendero por causas de abandono, ya que este camino no es muy habitual; los Codesos de Monte (Adenocarpus foliolosus) invaden parte de la traza original, siendo necesario desviarnos de la misma junto con la imagen curiosa de algunos “pinos breados” que nos acompaña en una gran parte del recorrido. También veremos restos de apilamientos de piedras en forma de delimitación del camino, que seguidamente zigzaguea con bastante desnivel junto a un dique rocoso muy resquebrajado.

 
Sendero practicamente abandonado
en algunos tramos (i).

Como el pinar no es muy frondoso, aunque tiene Pinos Canarios (Pinus canariensis) de gran porte debido a su edad, podemos observar preciosas panorámicas del Pico del Valle (2026 m.) que sobresale notablemente tras la Morra de Cheque y el Monte de los Frailes, teniendo de fondo parte de la Ladera de Güimar, que cierra el Valle de Güimar por el sur. Siguiendo el ascenso, y después de un tramo recto y algo largo, podemos asomarnos a un mirador natural donde hay una gran roca en un claro del monte, teniendo panorámicas espectaculares hacia el valle, donde se alza notablemente la Montaña Grande (276 m.) o comúnmente llamada Montaña del Socorro, en el Malpaís de Güimar, y mas cercana, la Media Montaña (1225 m.) en el paraje de Chivisaya.

Pico del Valle (2026 m.).

 
Pino breado (d).
Entre multitud de rebrotes de Pinos Canarios (Pinus canariensis), discurre el sendero muy estrecho y con un desnivel mucho mas suave cuando vayamos junto a un dique rocoso con forma curiosa de muro de piedra, rodeado de algunos ejemplares de “pinos breados” y otros incrustados en dicho dique, al igual que algunos restos de troncos secos que a veces dificultan el paso. Pasado este tramo, vuelve a remontar con fuerte desnivel entre Codesos de Monte (Adenocarpus foliolosus) y algunos ejemplares aislados de Escobones (Chamaecytisus proliferus); asciende en fuerte pendiente zigzagueante con algunos tramos rectos donde podemos encontrarnos mucha vegetación impidiendo el paso.

 
Sendero remontando hacia la Pista Boca del Valle.
 

Mas arriba, donde crecen grandes ejemplares de Escobones (Chamaecytisus proliferus) y numerosos “pinos breados”, veremos como algunos muretes de piedra cimentando el sendero, nos llevan por buen camino teniendo unas vistas fantásticas del valle, hasta que por una estrecha loma junto a un barranquillo muy vertiginoso, daremos los últimos pasos para llegar a la Pista de Boca del Valle, justo donde se encuentra un ejemplar de Pino Canario (Pinus canariensis) perfectamente “breado”; esta pista forestal une la carretera TF-523, en la Choza de la Loca, con el Paisaje Protegido de Las Lagunetas por el interior del Monte de la Esperanza, dentro del Parque Natural de Corona Forestal.

 
En la Pista Boca del Valle (d).

Altos del Valle de Güimar.

Una vez en la pista evitaremos el sendero, que apenas se distingue por estar invadido por Escobones (Chamaecytisus proliferus), que asciende hacia Lomo Custodio, en las inmediaciones de El Gaitero (1747 m.), una preciosa ruta con un mirador espectacular hacia el Valle de Güimar. Seguimos a la derecha por la pista forestal, por la zona conocida como Cuatro Barrancos, donde están las cabeceras del Barranco de las Goteras y del Barranco de Chese; el firme es bastante compacto y fácil de caminar ya que su superficie es completamente llana y ancha; cuelgan de los taludes colindantes multitud de Escobones (Chamaecytisus proliferus) y mucha vegetación característica del sotobosque de pinar como Cerrajones (Sonchus acaulis), Jaguarzos (Cistus monspeliensis), Codesos (Adenocarpus foliolosus), etc.

 
Pista Boca del Valle.

Mas adelante un talud volcánico bajo el Lomo del Yugo, nos llamará poderosamente la atención, ya que contrasta con las paredes rocosas colindantes donde podremos ver infinidad de diques y multitud de formas sedimentarias correspondientes a las distintas eras volcánicas; a la derecha, nos acompañan permanentemente unas vistas panorámicas del valle, donde destaca el Pico del Valle (2026 m.), La Montaña de Ayosa (2077 m.) y el Risco de Ayesa (2034 m.), las tres cumbres mas altas del término municipal de Arafo, así como los barrancos y parajes mas importantes de dicho municipio.

Lajas de Chafa.
Valle de Güimar, en primer término
las Lajas de Chafa.

Después de aproximadamente 1,5 Km. de recorrido, llegaremos a las cercanías del Alto de los Escobonitos, donde crece una población bastante numerosa de Cañahejas (Ferula linkii) al borde del camino y donde se encuentran las Lajas de Chafa, un privilegiado lugar que se asoma vertiginosamente hacia el Valle de Güimar, donde podemos regocijarnos con las excelentes vistas y tomarnos un buen descanso admirando dicho paisaje.

Valle de Güimar.

De regreso, desandaremos el camino por la pista forestal hasta la conexión con el sendero de subida que se dirigía hacia el Lomo Custodio; una vez en ese punto seguiremos por la pista y la recorreremos un poco mas de un kilómetro, iremos pasando por un verde ecosistema compuesto de pinar, con sotobosque de Codesos (Adenocarpus foliolosus) y Escobones (Chamaecytisus proliferus), además de Cerrajillas (Sonchus tenerrimus), Corazoncillos (Lotus campylocladus), Malfuradas (Hypericum grandifolium), Cardos (Carduus clavulatus) y la Amapola Californiana (Eschscholzia californica), que aunque sea foránea, convive perfectamente con el resto. Cerca de la Hoya de las Carboneras llegaremos a una bifurcación, la pista por la que venimos andando sigue su curso hacia la Choza de la Loca, después de atravesar una valla de hierro; a la izquierda desciende otra vía de tierra que se divide un poco mas adelante en dos, la de la derecha se dirige a las inmediaciones del Barranco del Carcho y bajo las faldas de Montaña Colorada (1697 m.) y a la izquierda seguiremos nuestra ruta hacia el cortafuego; desciende suavemente bajo el pinar y donde crecen numerosos Codesos (Adenocarpus foliolosus) y Chagorros (Sideritis oroteneriffae) en los taludes colindantes.

 
Cerca de la Hoya de las Carboneras hacia el cortafuego.

 
Cortafuego en Lomo Colorado.

Después de varias curvas, el desnivel se acentúa, discurriendo en ocasiones por firme bastante resbaladizo donde el trazado se vuelve zigzagueante, y en pocos metros, donde el monte se abre al paisaje, encontraremos un amplio pasillo bastante despejado de vegetación que hace la función de cortafuego; la traza de la pista sigue marcada en línea recta y dentro del espacio de dicho cortafuego y debemos continuar por ella en fuerte pendiente hasta que lleguemos a un tramo mas llano, donde una nueva pista de tierra se interna hacia la izquierda, la evitaremos ya que no tiene salida hacia un lugar concreto, solo termina en los alrededores del cauce del Barranco de Chese.

 
Tramos finales en Lomo Colorado.



Después de ignorar este cruce, prorrogaremos la ruta de nuevo en fuerte pendiente y volviendo a discurrir muy sinuosa y resbaladiza, ya que es muy arcillosa, con tramos pedregosos, hasta llegar a la carretera TF-523, justo en el punto donde iniciamos el recorrido.


© Texto y fotografías de Francisco Fariña



2 comentarios:

  1. Excelente tus rutas, magníficas tus explicaciones, enhorabuena por esta página y gracias por compartirla con nosotros;
    solo solicitarte que pusieras los mapas con la posibilidad de consultarlo en tamaño mayor al de la imagen, saludos y de nuevo, enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartir estos senderos con aquell@s que seguimos tus pasos

    ResponderEliminar