viernes, 24 de junio de 2011

SL-TF-242 - CIRCULAR DE LAS VEGAS


SL-TF-242
CIRCULAR DE LAS VEGAS


FICHA TÉCNICA

TÉRMINO MUNICIPAL: Granadilla.
COMO LLEGAR: Desde Granadilla se toma la carretera general del sur, la TF-28 y en las inmediaciones del kilómetro 67 hay un cruce con la carretera TF-555 que termina en el Caserío de Las Vegas.
COMIENZO: Caserío de Las Vegas.
FINAL: Caserío de Las Vegas.
DIFICULTAD: Baja.
DURACIÓN: 5 horas.
LONGITUD: 7,7 Km.
PROVISIÓN DE AGUA: El Canal del Sur lleva un caudal permanente de agua, no conviene beberla, pero si es apta para refrescarse.
LUGARES DE INTERÉS: Caserío de Las Vegas; Horno y pila de lavar en Las Toscas; Barranco El Seco; Vistas hacia la Degollada de Guajara y el Barranco del Río; El Molino; Tubo Volcánico junto al camino; Casas-Cueva; Canal de Madera.
VENTAJAS: Sendero local perteneciente al municipio de Granadilla, señalizado como SL-TF-242; Comienza en el mismo punto que el PR-TF-83.1.
INCONVENIENTES: En verano, en las medianías del sur de la isla suelen imperar las temperaturas muy elevadas.
PELIGROSIDAD: Nula.
TIPO DE RUTA: Senderismo.

CARTOGRAFÍA
 

DESCRIPCIÓN

Ermita de Ntra. Sra. de la Esperanza.

Desde la Ermita Nuestra Señora de la Esperanza, situada en la Plaza de Las Vegas, tendremos acceso a la Calle Guajara que asciende compartiendo paso con el  PR-TF-83.1 y que se dirige a Los Escurriales, pasando por el Risco del Muerto. Cuando hayamos recorrido unos trescientos metros entre viviendas típicas construidas al más puro estilo canario, nos tendremos que desviar a la derecha, según indican las señales que allí hay situadas, y continuar por una degradada pista de tierra algo resbaladiza por la Hoya de las Habas, donde hay algunos Eucaliptos (Eucalyptus globulus) y que termina mas adelante en un estrecho sendero entre Escobones (Chamaecytisus proliferus), Amagantes (Cistus symphytifolius) y algunas Magarzas (Argyranthemum gracile), que desemboca en la carretera TF-555, que es la que accede al caserío.

Señalización saliendo del caserío.

 
Antiguo horno (i) y pila de lavar (d).

Hacia la izquierda tendremos que recorrer dicha vía unos ciento cincuenta metros hasta encontrarnos con una señal que nos obliga a desviarnos a la izquierda, ascendiendo por unos escalones tallados en la tosca, hasta un pequeño espacio donde se halla un panel informativo; luego un tramo empedrado pasa junto a una antigua pila de lavar y un pequeño estanque, también esculpidos en la tosca, situada en las inmediaciones de los restos de un horno situado frente a otro panel informativo. El sendero sigue llaneando por Las Toscas, entre grandes ejemplares de Piteras (Agave americana), Tederas (Bituminaria bituminosa) y Pencones (Opuntia maxima) y continúa mas tarde ascendiendo al lado del pinar, por firme empedrado y en ocasiones bastante degradado; está perfectamente marcado por una fila de piedras, entre las cuales nacen multitud de Jaguarzos (Cistus monspeliensis) y en la loma que lo alberga pueden verse Escobones (Chamaecytisus proliferus), Amagantes (Cistus symphytifolius), algunos Pencones (Opuntia maxima) y Tabaibas (Euphorbia lamarckii).

 
Restos de empedrado en el camino (i).

El Caserío de Las Vegas queda a nuestras espaldas.

Mas arriba zigzaguea con firme más compacto y con preciosas vistas hacia el circo sur de Las Cañadas, con las cumbres más emblemáticas, como el Roque del Encaje (2329 m.), la Montaña Guajara (2715 m.) y Montaña Pasajirón (2529 m.), separada de la anterior por la Degollada de Guajara. A nuestras espaldas no nos podemos perder las pintorescas panorámicas del Caserío de las Vegas y de la costa sur en la zona de El Médano, destacando Montaña Roja (171 m.), dentro de la Reserva Natural Especial de Montaña Roja, incluso se vislumbra en el vecino municipio de Arona la cumbre del Roque del Conde.

 
Montaña Guajara y Montaña Pasajirón.

En algunas ocasiones el sendero llanea suavemente y de nuevo vuelve a ascender cuando se cruce con una pista agrícola que asciende desde Lomo Peraza y va hacia Montaña Alta (830 m.); atravesaremos dicha pista y marcharemos por firme plano y superficie compacta por el borde sur perteneciente al Barranco Hoyo Hondo, entre numerosas Tabaibas (Euphorbia lamarckii), Jaguarzos (Cistus monspeliensis) y Amagantes (Cistus symphytifolius) y algunos Pinos Canarios (Pinus canariensis) solitarios; un tramo muy recto y largo del camino, donde una población de Bejeques Punteros (Aeonium pseudourbicum) nos llamará gratamente la atención, nos lleva a ir descendiendo paulatinamente hacia el cauce de dicho barranco, el cual salvaremos junto a un gran estanque de agua vacío que pertenece a una finca cultivable cercana, donde también está situada la Casa de la Fuente Nueva.

Degollada de Guajara al fondo.

 
Bejeque puntero en plena floración (i).

Después seguiremos por el camino perfectamente marcado que va descendiendo suavemente hacia el profundo cauce del Barranco El Seco, discurre bajo una pared rocosa y por firme con restos de empedrado, bajo el pinar alfombrado de sotobosque de Jaguarzos (Cistus monspeliensis), donde también podemos ver algunos Chagorros (Sideritis soluta) y Palomeras (Pericallis lanata); llegamos al cauce propiamente dicho y continuamos ascendiendo por terreno muy pedregoso con vistas al cauce y al camino recorrido; el sendero es ancho y el firme está muy degradado, aunque la cimentación del trazado compuesto de piedra viva lo ha mantenido en muy buenas condiciones. Las vistas son cada vez más espectaculares, se distingue el Lomo Romero con pequeños grupos de Pinos Canarios (Pinus canariensis) bastantes distanciados, la Casa de la Fuente sobre el Risco de la Fortaleza, un promontorio rocoso que se alza sobre el Lomo Peraza y las planicies de la costa de Granadilla y San Miguel.

 
Camino cruzando Barranco El Seco.

Después de salir del barranco, el sendero da un brusco giro a la izquierda y comienza una moderada subida que termina en una pista agrícola, la cual tendremos que comenzar a ascender entre Codesos (Adenocarpus foliolosus), Amagantes (Cistus symphytifolius) y Jaguarzos (Cistus monspeliensis) en dirección a las Fuentes del Guirre; dicha pista es transitable por vehículos todoterreno, sobre todo de los agricultores de la zona; a nuestra derecha podemos ver una canalización tallada en la tosca y un poco mas adelante cruza la pista perpendicularmente el Canal del Sur, que lleva agua de forma permanente.

 
Saliendo de Barranco El Seco (i).

Pista forestal hacia Fuentes del Guirre ... 
... con vistas a la Degollada de Guajara y Bco. del Río.

Desde el recorrido tendremos a la vista la Degollada de Guajara, donde nace el Barranco del Río, uno de los más largos y profundos de la isla, el Lomo del Acero lo acompaña en este precioso tramo. Algunos Pinos Canarios (Pinus canariensis) de gran porte nacen junto a la pista, pudiéndolos aprovechar en días calurosos para refrescarnos un poco bajo su sombra; a lo lejos distinguimos la Casa El Seco, una solitaria y medio derruida edificación situada en Lomo Seco, mientras el camino sigue su ascenso, esta vez mas suave, entre Codesos (Adenocarpus foliolosus) y algunos Taginastes (Echium virescens). En un momento determinado, cuando el desnivel se acentúa bastante, tendremos que cambiar de dirección a la izquierda, haciendo caso de la señalización del SL, e ignorar la pista de tierra que se dirige, en continua ascensión, hacia Montaña Tames (1164 m.) ya dentro del pinar del Paraje Natural de Corona Forestal, dicha pista se bifurca mas adelante en un camino hacia la derecha que se adentra en el Barranco del Río en busca de la Galería del Consuelo, en las inmediaciones de las Huertas del Palomero.

Desvío a la izquierda,
evitando la dirección hacia el Bco. del Río.

Junto a una zanja excavada, hecha para transportar el canal que nos encontramos unos metros mas adelante, discurre el sendero con firme terroso separándose de dicha conducción, para ir adentrándose en descenso de nuevo hacia el cauce del Barranco El Seco, desde este punto veremos El Molino sobre el Lomo Romero, nuestra siguiente parada; mientras el sendero va descendiendo sobre firme rocoso y muy marcado, va perdiendo desnivel poco a poco mientras el firme se degrada cada vez mas a medida que se va acercando al cauce, aunque llegando a éste, donde crecen multitud de Taginastes (Echium virescens), Escobones (Chamaecytisus proliferus), Codesos (Adenocarpus foliolosus) y algunas Tabaibas (Euphorbia broussonetii), el firme es mucho mas compacto.

 
De nuevo descenciendo al Barranco El Seco.

 

Una vez empecemos a subir por la ladera sur del barranco, el pinar da cobijo al sendero que está formado por una capa muy generosa de pinocho y un poco mas adelante llegaremos a un cartel informativo que explica algunas anécdotas del lugar; el camino aquí es ancho y llanea muy pedregoso hasta desembocar en una pista forestal bordeada de Jaguarzos (Cistus monspeliensis) y Amagantes (Cistus symphytifolius), que se dirige hacia un gran estanque de agua y pasa de largo dirigiéndose hacia la cumbre por el Lomo Romero. Cerca está El Molino, una antigua infraestructura en total desuso que en su día sirvió como abastecimiento de agua para usarla después de canalizada como elemento tractor de un molino de cereal; dicha agua provenía de las galerías cercanas o del mismo Barranco del Río que antiguamente llevaba un continuo caudal del liquido elemento; por los alrededores también hay muchas atarjeas y elementos relacionados con la captación y distribución del agua.

  
El Molino en Lomo Romero.

Siguiendo el curso ascendente de la pista, enseguida encontraremos una desviación a la izquierda que cruza un pequeño barranquillo y discurre perpendicularmente por el Lomo Romero, entre el pinar y sotobosque de Jaguarzos (Cistus monspeliensis) circula un estrecho sendero con firme compacto, que después de remontar dicho cauce, comienza a llanear un buen tramo bajo un escaso pinar y junto a algunas barranqueras de piedras que provienen de dicho lomo, hasta tener unas vistas panorámicas del Caserío de las Vegas situado sobre el municipio de Granadilla.

 
 Por el Lomo Romero.

Señalización homologada del SL-TF-242.

Con estas vistas iremos recorriendo dicho sendero, entre multitud de Jaguarzos (Cistus monspeliensis) y Amagantes (Cistus symphytifolius), hasta encontrarnos con el cauce pedregoso de un barranquillo, el cual cruzaremos sin dificultad para poco después, dar un giro a la izquierda y comenzar a descender por firme bastante rocoso y trazado zigzagueante, que nos llevará hasta un tramo del recorrido donde se hallan algunos restos de empedrado.

 
 

En un promontorio rocoso junto al camino se encuentra un tubo volcánico cuya entrada es bastante angosta y mas adelante por firme pedregoso y entre algunos Escobones (Chamaecytisus proliferus) de gran porte, Tabaibas (Euphorbia broussonetii), Taginastes (Echium virescens) y unos pocos Pencones (Opuntia maxima), va descendiendo sobre una base bien formada de roca viva el sendero hacia un cauce muy poblado de vegetación.

 
Amagante (i); Vistas del Caserío de las Vegas (d).

Tubo volcánico junto al camino.

Mas adelante pasaremos bajo varios Pinos Canarios (Pinus canariensis), los cuales cobijan un firme compuesto por grandes lajas de piedra viva y que termina mas adelante, mediante un pasillo vegetal muy frondoso, en un cruce de caminos donde encontraremos el paso del  PR-TF-83.1 que se dirige hacia Los Escurriales, pasando por el Risco del Muerto y cruzando el Barranco de las vegas; tendremos que desviarnos en este punto hacia la izquierda, en descenso por una pista forestal muy pedregosa y bordeada por grandes Ejemplares de Escobones (Chamaecytisus proliferus), Taginastes (Echium virescens), gigantescas Tabaibas (Euphorbia broussonetii) y algunos Codesos (Adenocarpus foliolosus), compartiendo paso con dicho PR que se dirige hacia Las Vegas.

 

 

 
Cruce con el PR-TF-83.1.

Un poco mas adelante hay un desvío hacia la izquierda que va descendiendo gradualmente hacia el cauce de un barranquillo por donde discurre el Canal del Consuelo, una conducción que transporta agua del cercano Barranco del Río y que poco después de remontarlo por la vertiente contraria, alcanzaremos un espacio mas o menos amplio, compuesto de tosca, donde hay unas casas-cueva junto a un almendro y que se utilizaron como viviendas rurales.

 

 
Señalización compartida PR y SL (d).

 
Casas-cueva (d), junto al sendero.

El sendero sigue en ascenso, hasta coronar una loma por donde discurre el recorrido y que va descendiendo por la misma después de cruzarnos con el Canal del Sur y continuar muy marcado entre Tabaibas (Euphorbia broussonetii), Pencones (Opuntia maxima), Jaguarzos (Cistus monspeliensis) e Inciensos (Artemisia canariensis). Un poco más adelante pasaremos junto a un muro delimitador de unas huertas de cultivo y luego continúa zigzagueando con vistas espectaculares al Caserío de Las Vegas y de la costa de Granadilla, incluso del Barranco de Las Vegas y la zona de escalada.

 
Canal del Sur (i).

 

Observando la costa y el Caserío de las Vegas.

En un momento determinado encontraremos un desvío a la izquierda sin señalizar que en fuerte y sinuoso descenso termina en la carretera de acceso al Caserío de Las Vegas; ignoramos dicho desvío y seguimos por el sendero principal en busca del cauce de un pequeño barranco donde, después de bajar por un tramo con restos de empedrado donde nacen algunos Matorriscos (Lavandula canariensis), nos fijaremos en una canalización de madera que cruza dicho cauce y que permanece casi intacta a pesar del paso del tiempo.

 
Canalización antigua de madera.

Últimos tramos. 

Por la Calle Guajara llegando a Las Vegas.

Cruzando dicho barranco, iremos en ascenso a parar junto a unas huertas que están protegidas por una valla de madera y luego el paso junto a un estanque de agua da lugar a un pedregoso descenso hacia una pista agrícola, que es la continuación de la Calle Guajara que tomamos al principio de la ruta y termina en la plaza de Las Vegas, habiendo hecho así un precioso recorrido circular en las medianías del municipio de Granadilla.

© Texto y fotografías de Francisco Fariña





No hay comentarios:

Publicar un comentario